Dieta para la ictericia

Alimentos adecuados para la ictericia

ALIMENTACIÓN RECOMENDADA PARA LA ICTERICIA

dieta recomendada para la ictericia, alimentos
Lámina con algunas de las pautas recomendadas en la dieta recomendada para la ictericia.

Dieta para la ictericia

La alimentación para la ictericia supone utilizar una serie de alimentos que resulten adecuados para el funcionamiento del hígado y de la vesícula biliar.

Debido a que la ictericia puede ser debida a muchas causas, es necesario acudir a un médico cuando se presente ictericia para que determine qué la provoca y paute un tratamiento adecuado. Es imprescindible acudir a un médico en caso de ictericia.

En general, la dieta para la ictericia consiste en:

- Eliminar completamente el consumo de alcohol

- Dieta baja en grasas y rica en vegetales: Serán importantes aquellos alimentos que posean propiedades depurativas y antioxidantes, dado que ayudarán al hígado a realizar su función, que es de servir de filtro para las impurezas de la sangre.

- Alimentos con proteínas en cada comida: Una ingesta insuficiente de proteínas podría agravar el estado nutricional de la persona y producir alteraciones de metabolismo que obligarían al hígado a trabajar más. Se recomienda tomar en cada comida algún alimento rico en proteínas.

- Eliminar los alimentos ricos en colesterol: Se debe prescindir o limitar aquellos alimentos que puedan recargar la función del hígado o aquellos que puedan favorecer la formación de cálculos en los canales biliares, lo que conduciría a la obstrucción de los mismos y a la retención de la bilirrubina con la consiguiente aparición de la ictericia.

ALIMENTOS ADECUADOS PARA LA ICTERICIA

verduras
Frutas, verduras y hortalizas son adecuadas para la ictericia. Se recomienda lavar muy bien los vegetales y si es posible escoger aquellos más naturales o libres de químicos.

Alimentos antioxidantes para la ictericia

Los alimentos antioxidantes son los más adecuados en la dieta para la ictericia. Estos alimentos son capaces de depurar el organismo de toxinas y ayudar al hígado a realizar su función. Entre los alimentos antioxidantes debemos mencionar los siguientes:

- Frutas: Las frutas contienen mucha vitamina C, con propiedades antioxidantes, minerales y otros fitoquímicos que ayudan a depurar el organismo. Frutas como papayas, limones, frambuesas, kiwis, manzanas, etc. son especialmente ricas en vitamina C.

Frutos como el aguacate son especialmente ricos en vitamina E, otro antioxidante muy potente, además de ácidos grasos esenciales con función hepatoprotectora.

En un estudio, se observó que el níspero ayudaba a mejorar la salud del hígado.

- Verduras y hortalizas: Al igual que las frutas, las verduras contienen mucha vitamina C, sobre todo el pimiento, el brócoli, col, rabanitos, nabos, y otras crucíferas.

Algunas frutas, verduras y hortalizas también son ricas en betacarotenos, especialmente las de color naranja o verde, como las zanahorias, calabazas, mango, melocotones, acelgas, rúcula, etc. Los betacarotenos son transformados en vitamina A por el organismo una vez ingeridos, una vitamina con propiedades antioxidantes muy reconocidas.

Las alcachofas y los cardos los vegetales más recomendados para el hígado, ya que ayudan a depurar el organismo y tienen propiedades para regenerar y mejorar las funciones del órgano.

Patatas, boniatos o tomates son ricos en vitamina B. Los tomates y los pimientos rojos son reconocidos por su elevado contenido en licopeno, un antioxidante capaz de depurar el organismo y prevenir muchas enfermedades.

También es interesante la ingesta de remolacha, por su contenido en betanina, un antioxidante que le da su coloración violácea. Frutas y verduras son interesantes porque contienen otros antioxidantes como los flavonoides.

Zumoterapia para el tratamiento de la ictericia

zanahoria licuada
Se recomienda el jugo de zanahoria licuada con manzana.

El uso de zumos frescos constituye un buen remedio para remediar la ictericia. Se introducen en la dieta como acompañamiento de las comidas.

Los zumos ejercen una función depurativa y facilitan la labor del hígado Es importante combinar frutas y verduras por sus propiedades desintoxicantes.

Para realizar esta terapia, se deben preparar jugos naturales, sin azúcares añadidos ni aditivos. Entre los alimentos más recomendados se encuentran los siguientes:

- Zumo de manzana con zanahoria (alto contenido en quercetina -de la manzana- y betacarotenos -de la zanahoria)

- Zumo mixto de apio, zanahoria, manzana y perejil

- Zumo mixto de zanahoria, mandarina y pera

- Zumo de zanahoria

- Zumo de manzana

- Zumo de uva

- Zumo de pera

- Zumo de limón

- Zumo de pepino

- Zumo mixto de zanahoria y pepino

Grasas saludables para la ictericia

nueces
Se recomienda tomar 2 nueces al día porque aportan omega 3, un ácido graso esencial que debe ser aportado por la dieta, ya que el organismo no lo puede fabricar.

Una dieta baja en grasas favorecerá la recuperación de la persona afectada por la ictericia. Las grasas, en general, son difíciles de metabolizar y suponen un gran esfuerzo para el hígado. Liberar al hígado de parte de este trabajo contribuirá a un mejor funcionamiento del órgano.

Se optará, por lo tanto, por eliminar de la dieta alimentos ricos en grasa y colesterol, como embutidos, quesos grasos, lácteos no desnatados, mantequilla (bollería, pasteles, galletas,...), carne roja (salchichas, hamburguesas, carne picada, cordero,...), etc.

A la hora de escoger el tipo de grasas que se deben tomar, se escogerán las grasas que resulten más saludables, entre estas se encuentran los aceites o grasas insaturadas omega 3 y omega 6.

Los alimentos ricos en aceites deben consumirse igualmente con moderación, para no producirse un exceso de grasa. Se recomienda tomar 2-4 nueces al día, porque son los vegetales más ricos en omega 3; y aliñar con aceite de oliva.

Ictericia en personas con obesidad

Se ha observado que las personas obesas tienen mayor tendencia a producir piedras de colesterol en la vesícula, una de las causas que puede originar ictericia.

Por lo tanto, un dieta con poca grasa no sólo ayudará a adelgazar, sino que también revertirá en una probabilidad más baja de litiasis biliar.

A las personas con obesidad se les recomienda tomar suplementos de fibra, como semillas de linaza molidas (1-2 cucharaditas, tres veces al día) o cápsulas de glucomanano (2 cápsulas antes de las comidas, 3 veces al día).

Cómo cocinar cuando hay ictericia

alcachofas cocinandose al vapor
Foto de alcachofas cocinándose al vapor. Se recomiendan cocciones suaves.

Se recomienda utilizar cocciones con poca grasa, como cocinar al vapor, hervidos, al papillote,... Se recomienda cocinar sin aceite o con poca cantidad, y añadir sólo un chorro a la hora de servir el plato.

No se recomiendan las cocciones a la plancha, barbacoas o alimentos asados porque resultan muy oxidantes (presencia de hidrocarburos aromáticos policíclicos HAP).

Algunos ejemplos de platos recomendables son: Judía verde con zanahoria y patata hervida - Ensalada de cuscús - Ensalada de patata - Crema de zanahora y patata - Arroz de verduras sin sofrito - Puré de patatas - Tortilla de alcachofa - Lentejas vegetarianas - Rape al papillote con verduras - Pescado al vapor.

Alimentos con poco colesterol para la ictericia

La ictericia posthepática se produce, entre otros motivos, por obstrucción de los canales biliares que conducen la bilirrubina al intestino. Esta obstrucción se debe principalmente a la formación de piedras en los mismos al sedimentarse cristales de calcio, el exceso de colesterol y la bilirrubina que estaban disueltos en la bilis.

Una dieta para el colesterol ayudará a evitar la formación de arenilla o piedras en los canales biliares.

Beber mucha agua para la ictericia

El agua es el líquido necesario para que el organismo pueda disolver las toxinas. Una micción abundante y regular impide también la sedimentación de los cristales de ciertos minerales que, al agruparse, forman las piedras en el riñón y en la vesícula. Se debería beber entre 2 y 5 litros diarios, especialmente cuando hace mucha calor o se ha realizado un ejercicio físico fuerte y en otras circunstancias como exceso de sudoración o diarrea.

El agua mineral de baja mineralización es la que resulta más aconsejada en la dieta para la ictericia.

ALIMENTOS NO ADECUADOS PARA LA ICTERICIA

embutidos
Los embutidos están doblemente contraindicados por su contenido en grasas, colesterol, aditivos (nitritos) y sal.

- Alimentos ricos en grasas y colesterol: Los alimentos ricos en grasas suponen un trabajo excesivo para el hígado. Un hígado al que se le somete a un esfuerzo demasiado elevado puede dejar de funcionar adecuadamente dando lugar a la aparición de trastornos orgánicos.

- Alimentos industriales: En la dieta para la ictericia deberíamos limitar al máximo los alimentos considerados "industriales", es decir aquellos alimentos naturales que han sido procesados por la industria alimentaria. Este proceso implica la adición de numerosos aditivos alimentarios como conservantes, colorantes, espesantes y gelificantes, etc.

Aunque se consideran "seguros", lo cierto es que este tipo de productos añadidos a los alimentos para su conservación o para mejorar su aspecto, textura, etc deben ser filtrados por el hígado para ser eliminados del organismo.

Por ejemplo, los embutidos contienen nitritos, que en el organismo se transforman en unos potentes cancerígenos llamados nitrosaminas. Una vez más, sometemos a este órgano a un trabajo extra que puede causar, tarde o temprano, un mal funcionamiento.

Por lo tanto, es mejor elegir alimentos naturales sin procesar, cuanto más frescos posibles y cocinados lo más sencillamente posible, siempre que no sea posible comerlos crudos.

- Evitar los productos tóxicos: En la dieta para la ictericia para la ictericia se debe eliminar por completo el consumo de productos que pueden ser tóxicos para el hígado como el alcohol o el tabaco.

Ayuno parcial para el tratamiento de la ictericia

limon
Foto de limón. La cura del limón se basa en las propiedades antioxidantes y depurativas de esta fruta.

El ayuno parcial puede utilizarse como recurso terapéutico para el tratamiento de la ictericia. Al ayunar favorecemos el trabajo del hígado, el cual puede centrarse más en la eliminación de las toxinas que puedan ser responsables en la aparición de la ictericia.

Dependiendo del caso, la cura de limón durante un día o alguna de las dietas de ayuno parcial pueden resultar adecuadas. Uno de los riesgos que se debe conocer de este tipo de prácticas es el desorden metabólico que produce la ingesta insuficiente de energía, que contrariamente a lo que se busca, obliga al hígado a activar muchas rutas metabólicas para paliar este déficit.

Los ayunos pueden ser adecuados si no hay enfermedades y se realizan en un ambiente relajado y con descanso físico.

Pueden agravar enfermedades si no se practican de forma adecuada. Es conveniente consultar con su médico o especialista la conveniencia de realizar este tipo de dietas antes de iniciarlas.

punto rojoMás información sobre el tratamiento natural de la ictericia con plantas y remedios naturales.

Otros artículos de interés

El material que aquí se trabaja tiene carácter informativo. En caso de duda, consúltese con el facultativo.
"Botanical-online" no se hace responsable de los perjuicios ocasionados por la automedicación.