Tratamiento natural del dolor

Medicina natural para el dolor

¿Qué es el dolor?

El dolor es un sensación desagradable que experimenta nuestro cuerpo. Se produce cuando el cerebro recibe la señal desde el punto del dolor a través de los nervios sensitivos.

espalda
Una musculatura fuerte evita que nos lesionemos con tanta facilidad y disminuye la aparición y los síntomas de dolor de espalda, dolor de huesos, etc. Además, el contacto con la naturaleza disminuye el nerviosismo.

¿Para qué sirve el dolor?

En un principio, el dolor constituye un aviso de defensa del propio organismo, dado que éste informa al cerebro que algo no funciona bien. Este dolor puede tener un origen físico, como consecuencia de una enfermedad o de un traumatismo, o tener un origen emocional.

Otras veces, las causas del dolor son más complejas, debido a lesiones que no se han rehabilitado correctamente, o a causas diversas que se explican a continuación.

¿Qué remedios naturales existen para el dolor?

La fitoterapia o medicina natural con plantas puede ser muy útil para desinflamar y disminuir el dolor. También resulta muy interesante la dietoterapia:

  • Remedios con plantas medicinales para reducir el dolor

  • Alimentos con ácidos grasos esenciales antiinflamatorios. Consiste en semillas y alimentos que, por su valor nutricional, son adecuados para introducir en una dieta antiinflamatoria

  • Suplementos a base de aminoácidos, vitaminas y/o minerales

  • Aceites y cremas de masaje para reducir el dolor articular, aplicados localmente sobre la zona

Tipos de dolor

Distinguimos el dolor agudo y el dolor crónico:

esguince tobillo
Un esguince de tobillo produce dolor agudo inmediatamente después de la lesión.

Características del dolor agudo

El dolor agudo es un dolor fuerte que se produce durante un periodo corto de tiempo y que normalmente responde a una patología determinada o alguna lesión corporal. Constituye una defensa del propio organismo, dado que éste informa al cerebro que algo no funciona bien.

Cuando se produce un dolor de este tipo, el cuerpo produce sus propias sustancias inflamatorias y, posteriormente, antiinflamatorias, ya que dan el aviso de reparar los tejidos al cuerpo.

El tratamiento inmediato es el descanso o reposo durante un par o tres días, dependiendo de la gravedad de la lesión. Para disminuir la inflamación se pueden aplicar antiinflamatorios caseros (hielo, cataplasmas).

¿Se recomienda tomar medicamentos calmantes para el dolor?

El dolor agudo es una reacción natural, normal y necesaria cuando se produce un traumatismo, que no siempre requiere medicación. Las señales de inflamación que produce el cuerpo son las que, posteriormente, activarán la regeneración del tejido. Si se toman medicamentos para detener estas reacciones (antiinflamatorios), la recuperación de la lesión a nivel de tejido será más lenta. Por este motivo, utilizar fármacos calmantes, que normalmente suelen aliviar este tipo de dolor, puede ser contraproducente.

Es recomendable reservar el uso de medicamentos para aquellos casos graves, en que el dolor sea muy fuerte o insoportable. Los esguinces y torceduras no siempre requieren de antiinflamatorios.

rodilla
Algunas personas sienten dolor sin que haya lesión.

Características del dolor crónico

El dolor crónico es un tipo de dolor de duración más prolongada que se encuentra permanentemente, pero que aparece con mayor intensidad en ciertos periodos. Suele producirse como consecuencia estados depresivos o a raíz de lesiones mal curadas, que irradian dolor cuando ya no hay lesión en el tejido.

A veces, el dolor crónico responde a una patología física determinada, como la fibromialgia, y otras no. A diferencia del dolor agudo, el dolor crónico no constituye una defensa del propio organismo y resulta muy difícil de aliviar con procedimientos que serían útiles en el dolor agudo.

Causas del dolor ¿Por qué se produce el dolor?

Las causas del dolor pueden ser muy variadas, pero fundamentalmente las clasificaríamos en tres tipos:

Remedios para el dolor
Podemos recurrir a las plantas para realizar preparados con los que tratar el dolor.
  • Dolores somáticos: Dolores producidos en las articulaciones, músculos, piel o vísceras

  • Dolores neuropáticos: Dolores de los nervios

  • Dolores psicogénicos: Dolores que conllevan un estado de depresión o de ansiedad, aunque inicialmente su origen pueda haber sido físico

¿Cómo prevenir el dolor?

Existen una serie de medidas que se pueden realizar para disminuir el dolor, incluso para evitar que éste aparezca. Entre las recomendaciones principales tenemos:

  • En caso de dolores musculares, torceduras, roturas de huesos, esguinces, cervicalgias, hernias, etc. es absolutamente necesario ponerse en manos de un fisioterapeuta y experto en entrenamiento para hacer ejercicios dirigidos a recuperar la musculatura y rehabilitar correctamente la lesión, en un centro con máquinas adecuadas. No se recomienda moverse sin un experto por el alto riesgo de lesión que conlleva hacer ejercicios no controlados (como deportes o correr) y porque hay que entrenar bien para notar cambios reales. También puede ser útil el uso de antiinflamatorios naturales, como la cúrcuma (suplementos ricos en curcumina) o el jengibre (infusiones de jengibre), y, en general, cocinar con abundantes plantas aromáticas.

  • En caso de dolores de muelas, dolor de cabeza, dolor de barriga u otros tipos de dolores internos, se pueden tomar remedios caseros y acudir al médico si los síntomas empeoran o si no desaparecen.

Tratamiento del dolor

El tratamiento del dolor requiere una atención especializada cuando éste no mejora, de manera que el médico pueda diagnosticar las causas reales de este dolor y aplicar el tratamiento más adecuado.

Para curar el dolor se pueden utilizar una serie de recursos naturales que ayudan a aliviarlo:

remedios naturales para el dolor
Remedios para el dolor

Más información sobre el tratamiento natural del dolor.

Otros artículos de interés

El material que aquí se trabaja tiene carácter informativo. En caso de duda, consúltese con el facultativo.
"Botanical-online" no se hace responsable de los perjuicios ocasionados por la automedicación.