Recolección plantas medicinales

¿Cómo recolectar plantas medicinales?

CONSEJOS PARA RECOLECTAR PLANTAS MEDICINALES Y ARÓMATICAS

Las plantas aromáticas y medicinales contienen principios activos cuyas características dependen de una serie de factores.

Conocer que plantas medicinales debemos recoger es tan importante como el cuándo y el cómo debemos hacerlo.

Las propiedades de las mismas pueden variar de acuerdo a estos factores y no debemos olvidar también que, al tratarse de un recurso natural valiosísimo, debemos procurar salvaguardarlo al máximo.

Algunas plantas utilizadas medicinalmente estan protegidas por lo que solamente pueden obtenerse de cultivos autorizados.

¿Cuando se debe recoger una planta medicinal?

El momento de crecimiento más adecuado para recoger una planta aromática o medicinal

Plantas medicinales en el monte
Saúco (Sambucus nigra) floreciendo en el campo en el mes de junio. Es conveniente recoger sus flores antes de que éstas esten completamente abiertas.

Los principios activos de una determinada planta varían en función del momento de maduración de la misma.

Durante la juventud, la mayoría de las plantas suelen destinar sus esfuerzos a la producción de nutrientes constructivos, es decir a la acumulación de aquellas reservas, fundamentalmente en forma de hidratos de carbono, que les permitirán crear su estructura.

Una vez elaborada esta, la planta puede asimilar con mayor intensidad otras substancias destinadas a conseguir otros objetivos (almacenar principios defensivos, protegerse contra el frío, evitar la evaporación excesiva del agua, etc.).

La mayoría de estos componentes "no constructivos" -véase principios activos de las plantas medicinales- son los que les otorgan sus propiedades curativas.

El contenido en flavonoides de un arbusto como el romero (Rosmarinus officinalis), o el contenido en ácido salicíco de un árbol silvestre como el sauce blanco (Salix alba) alcanzan su grado máximo en la madurez para ir decreciendo a medida que envejecen.

Recoger muestras de ambas plantas en el momento que ambas están en su plenitud proporcionara a los preparados realizados con ellas un mayor efecto que si las recogemos cuando las plantas son jóvenes o viejas.

Este principio nos hará ser prudentes en su utilización dado que una dosis demasiado elevada podría ser perjudicial del mismo modo que otra demasiado baja podría no producir los efectos deseados. Esto mismo es aplicable a las plantas anuales o bianuales. En todas estas se ha comprobado que los principios activos son mayores justo antes de florecer.

Teniendo en cuenta estos factores, el momento más adecuado para recoger las diferentes partes de una planta son:

- Flores: Antes de que abran completamente.

- Hojas: Antes de que las flores se abran completamente.

- Corteza: Antes de que salgan las flores en primavera.

- Sumidades floríferas: Antes de que las flores se abran completamente.

- Raíces: En primavera o en otoño.

- Frutos: Cuando estén maduros.

¿De dónde obtener las plantas medicinales?

El lugar donde deben recogerse las plantas medicinales o aromáticas

La composición de una planta varia en función del lugar donde esta crece.

Así, por ejemplo, las plantas mediterráneas suelen ser muy ricas en en principios activos, porque crecen en un tipo de terreno que les ha obligado a adaptar su composición química al mismo.

Plantas medicinales en el monte
Es necesario reconocer que plantas medicinales son adecuadas y cuales pueden ser venenosas. En la foto imagen de la hierba ballestera (Veratrum album), una planta sumamente tóxica

El estramonio (Datura stramonium), por ejemplo, es una solanácea muy rica en alcaloides atropina e hiosciamina, que crece espontáneamente sobre suelos generalmente calizos.

Esta planta aumenta su contenido en estos componentes cuando se recoge de campos cultivados debido a que la fertilización estos suelos con el objetivo de aumentar la productividad produce una acidificación del suelo que la planta intenta neutralizar con la producción de alcaloides.

Otras veces es la temperatura ambiental la que genera las condiciones necesarias para que una planta desarrolle los componentes necesarios para poseer un valor medicinal o aromático.

La mayoría de las plantas de países cálidos y especialmente las plantas de zonas tropicales dejan de producirlos, o al menos los producen en menor cantidad, cuando son cultivadas en lugares más fríos.

La capacidad de las plantas en absorber substancias perjudiciales del suelo puede resultar muy interesante en la búsqueda de especies descontaminantes, sin embargo este mismo principio resulta útil para admitir que resulta muy peligroso recolectar plantas medicinales o aromáticas en lugares potencialmente peligrosos.

Así, por ejemplo, las plantas que crecen en zonas industriales presentan en sus tejidos índices muy elevados de metales pesados (plomo, cadmio, arsénico, etc.) que resultan tóxicos por acumulación.

Igualmente las plantas que crecen junto a las carreteras están contaminadas por la emisiones de gases de los tubos de escape o las que crecen junto a campos de cultivo pueden estarlo de productos fitosanitarios, como herbicidas, insecticidas, etc.

En general y como norma general, se aconseja recoger las muestras vegetales de los lugares donde una planta crece normalmente, evitando aquellos que pudieran estar contaminados por algún agente externo.

Las zonas de crecimiento autóctono, lejos de núcleos urbanos o de zonas industriales y fuera del contacto de la agricultura son las mejores.

¿Qué plantas se deben recolectar?

Recoger solamente las especies de plantas reconocidas

Las plantas medicinales o aromáticas no son inocuas. Existen multitud de plantas venenosas capaces de matar a una persona o producir en su organismo daños irreparables.

Otras plantas, aparentemente inofensivas, pueden resultar tóxicas por acumulación de principios, tener contraindicaciones o interactuar con otras plantas o medicamentos produciendo efectos no deseados.

Se aconseja no recoger en ningún momento una especie desconocida o una planta de la cual no se tenga conocimiento seguro.

Ante la duda es mejor no recolectarla. La recolección de plantas medicinales o aromáticas obliga a tener un conocimiento previo de las especies necesarias.

Es también importante no mezclar los diferentes tipos de plantas recogidas. Una buena solución es salir al campo con un cesto en el que se hayan realizado varias divisiones, de manera que se pueda colocar cada especie de hierba en una división diferente.

En todo momento de la recolección, se necesita estar informado. Existen en el mercado guías muy buenas de identificación de las plantas medicinales que cualquier persona que desee introducirse en el mundo de las hierbas debería consultar y llevar consigo en las salidas al campo.

También puede consultarse en internet la información sobre las plantas medicinales que resultan más útiles para solucionar los problemas de salud. En todo caso, se aconseja, consultar con el médico personal, antes de emprender un tratamiento natural.

Salvaguardar los recursos naturales

Plantas medicinales en el monte
No deben recolectarse plantas medicinales que puedan estar protegidas o en peligro de extinción. Foto de primavera (Primula veris) en el campo. Esta especie está protegida en algunos lugares.

Se cree que las hierbas medicinales representan la primera solución médica para el 80% de la población mundial.

Numerosas poblaciones del mundo, como la India, dependen de las hierbas medicinales para curar sus enfermedades y utilizan muchas plantas aromáticas para condimentar sus alimentos.

La presión que ejercen los pueblos que dependen de estas plantas sobre los bosques es enorme y pone en peligro de extinción a numerosas especies.

Aprender a cultivar las hierbas medicinales es la mejor manera de conservar este tesoro natural. Hasta ahora el hombre ha obtenido la mayoría de las hierbas mediante la recolección de las especies silvestres.

Debemos aprender a cultivar nuestras propias hierbas si queremos seguir disfrutando de las mismas.

Por otra parte, desde un punto de vista económico, el creciente interés de las culturas más ricas por la búsqueda de remedios naturales hace que el cultivo de las plantas medicinales pueda ser contemplado como una posible fuente de riqueza para los agricultores de las zonas más deprimidas.

puntorojo Más información sobre la conservación y cultivo de hierbas medicinales y aromáticas.

Otros artículos de interés

El material que aquí se trabaja tiene carácter informativo. En caso de duda, consúltese con el facultativo.
"Botanical-online" no se hace responsable de los perjuicios ocasionados por la automedicación.