Características de las infecciones vaginales

Este artículo ha sido avalado por Rao Adeel - Doctor en Medicina por la Universidad Médica de Hebei

¿Qué son las infecciones genitales femeninas?

Las infecciones genitales femeninas son infecciones de la vagina y de la vulva producidas por diferentes microorganismos.

Tipos de infecciones vaginales

Entre las principales infecciones, tenemos las siguientes:

¿Cómo sé que tengo una infección genital femenina?

Los síntomas de las infecciones del aparato genital femenino dependen del tipo de infección que se trate. En general, las infecciones vaginales presentan unos síntomas bastante comunes. Entre los principales, se encuentran los siguientes:

  • Escozor
  • Dolor en la penetración
  • Enrojecimiento vaginal
  • Flujo que huele mal y presenta un color desagradable
  • Picor
  • La candidiasis se caracteriza por un flujo vaginal blanco o amarillo, escozor, enrojecimiento, olor a levadura de pan
  • La tricomoniasis se caracteriza por flujo vaginal marronoso y con mal olor, escozor. (La picazón y el enrojecimiento vaginal principalmente intensos llevan al médico a pensar en tricomoniasis)

Causas de infecciones vaginales

Las infecciones del aparato genital femenino están producidas por cambios en la flora genital. La flora genital protege la vagina y la vulva del ataque de diversos microorganismos. Un cambio en las condiciones de humedad y acidez de la vagina o la vulva propicia el desarrollo de microorganismos patógenos que producen la infección.

¿Por qué se producen las infecciones genitales femeninas?

Los cambios de pH que favorecen la colonización de bacterias patógenas pueden estar producidos por distintas causas, como un exceso de estrógenos (ya sea proveniente de la toma de anticonceptivos orales, o a causa de un hígado congestionado que no puede depurar el exceso de estrógenos), puede aparecer tras un tratamiento con antibióticos o un bajón de defensas, o por contagio de algún microorganismo realmente agresivo, contra el que el cuerpo no puede luchar.

Normalmente los tratamientos se centran en eliminar los microorganismos, como sería el caso de la utilización de pastillas, pomadas y óvulos vaginales con componentes antibióticos y antifúngicos. Sin embargo, también hay que tratar el medio donde crecen estos microorganismos, es decir, acidificar la vagina y mejorar la mucosa para evitar que vuelvan a colonizar.

El microbio no es nada, el terreno lo es todo. Claude Bechamp

Esta visión de tratamiento contrasta con las ideas representadas típicamente por Pasteur y Bechamp. Cuando se descubrieron los microorganismos, Pasteur dijo que «las enfermedades eran producidas por los gérmenes», mientras que Bechamp incidía en que el medio es lo que favorece la infección del germen, es decir, la enfermedad producía las condiciones idóneas para el crecimiento de los gérmenes, y no al revés. En la práctica, ambas visiones pueden ser útiles, pero normalmente la medicina convencional se centra en erradicar el microorganismo, sin fijarse tanto en las causas.

Tipos de microorganismos que pueden infectar la vagina

Entre los organismos que pueden producir infecciones en el aparato genital femenino tenemos los siguientes:

  • Hongos: Fundamentalmente la Candida albicans, causante de candidiasis. Aunque este hongo forma parte de la flora habitual de la boca, la vagina y el intestino, su proliferación causa infecciones muy habituales. Cuando afecta a la vagina y la vulva produce enrojecimiento y ocasiona un picor muy intenso.
  • Bacterias: Entre ellas, por ejemplo, la Chlamydia trachomatis causante de una infección llamada clamidia, que es la más habitual infección por contacto sexual en occidente. De no tratase adecuadamente, puede derivar en la llamada enfermedad inflamatoria pélvica y afectar al útero y a las trompas de Falopio. También se pueden producir infecciones por otras bacterias y por protozoos (Trichomonas).
  • Virus: Como el herpes.

¿Por qué cambian las condiciones de la vagina y la vulva?

Las principales causas que producen variaciones de las condiciones normales del aparato genital femenino en cuanto a la humedad y acidez son las siguientes:

  • Anticonceptivos orales: el exceso de estrógenos disminuye la acidez de la vagina, lo que favorece la colonización bacteriana.
  • Bajón de defensas: Producido por algún tratamiento médico o por estrés.
  • Falta de higiene o mala higiene en la vagina y en la zona anal-genital: Una higiene deficiente o la costumbre de lavarse el año y arrastrar las manos hacia la vagina puede propiciar el desarrollo de infecciones vulvo-vaginales.
  • Uso de productos de higiene genital no adecuados o con demasiada frecuencia: El uso demasiado frecuente de jabones intimos, espermicidas, lubricantes, etc o cuando estos productos son poco naturales y, consecuentemente, muy irritantes, puede afectar las condiciones de la vagina o la vulva.
  • Relaciones sexuales: Son responsables de numerosas infecciones del aparato genital, especialmente cuando no se toman las precauciones necesarias.
  • Retención mediante los tampones de las secreciones vaginales.
  • Medicamentos: Algunos medicamentos, como los antibióticos, eliminan la flora vaginal protectora que es remplazada por una flora dañina.
  • Cambios hormonales de la mujer: La menopausia supone un cambio en las hormonas que modifican las condiciones del aparato genital femenino, favoreciendo las infecciones

¿Cómo prevenir y tratar las infecciones del aparato genital femenino?

Los siguientes consejos pueden resultar muy efectivos en la prevención de las infecciones del aparato genital femenino:

  • Utilizar prendas anchas que no aprieten demasiado la zona genital.
  • Utilizar ropa interior de algodón, para lograr una buen transpiración vaginal. La seda o el nylon no dejan transpirar
  • Mantener una higiene genital adecuada.
  • Procurar no arrastrar la esponja de baño desde el ano a la vulva a la hora de la ducha o el lavado en el videt.
  • Lavar bien las manos con agua y jabón después de limpiar la zona anal y previamente a la limpieza de la zona genital
  • Lavar los genitales con productos ecológicos no irritantes.
  • No abusar del lavado genital.
  • Secar bien la zona genital: el exceso de humedad, junto con el calor corporal, favorece el desarrollo de microorganismos
  • Evitar las duchas vaginales: Este tipo de duchas elimina bacterias que protegen la vagina.
  • Utilizar preservativo en las relaciones sexuales.
  • Utilizar compresas durante la menstruación en vez de tampones
  • Orinar después del coito: De esta manera, la orina puede arrastrar gérmenes que se hayan introducido en la relación sexual
  • Comer yogur con bífidus en caso de estar tomando antibióticos: El yogur consigue restaurar la flora vaginal maltrecha por los antibióticos
  • Tomar suplementos de Lactobacillus acidophilus para aumentar la flora vaginal. (no debe practicarse sin consultar al médico)

Diagnóstico de las infecciones genitales femeninas

Ante la aparición de ciertos síntomas que hacen presuponer la presencia de una infección del aparato genital femenino, se debe visitar al médico o especialista para que realice un diagnóstico adecuado. El diagnóstico de una infección de este tipo consiste en una visita personal al especialista, quien, a través de una revisión física determina la existencia de la infección.

Además de la exploración vaginal y vulvar, el médico realiza una entrevista personal con la mujer afectada en la que le pregunta sobre sus relaciones sexuales, el tipo de higiene vaginal que práctica, si utiliza anticonceptivos, tampones o algún medicamento.

Para el correcto diagnóstico de una infección del aparato genital femenino podrían necesitarse otras pruebas analíticas, como análisis de sangre u orina, cultivo de mucus, etc.

Tratamiento de las infecciones genitales femeninas

El tratamiento de las infecciones del aparato genital femenino está en función de la causa que originó la infección. En general se suelen recetar cremas, ungüentos, supositorios con propiedades bactericidas, fungicidas o antiinflamatorias para curar este tipo de afecciones y aliviar los síntomas de irritación, dolor, inflamación, etc.

Más información sobre plantas medicinales para las infecciones vaginales.

Editorial
Escrito por Editorial Equipo de Botanical-online encargado de la redacción de contenidos

2 julio, 2020

Otros artículos de interés

El material que aquí se trabaja tiene carácter informativo. En caso de duda, consúltese con el facultativo.
"Botanical-online" no se hace responsable de los perjuicios ocasionados por la automedicación.

Botanical-online es una página informativa que describe, entre otros temas, los usos tradicionales de las plantas desde un punto de vista terapéutico. Sus descripciones no sustituyen el consejo profesional. Botanical-online no se hace responsable de la automedicación y recomienda consultar con el facultativo.
Aceptar