Semillas en remojo

Remojar las semillas

Cómo se realiza la siembra

El objetivo de remojar las semillas es conseguir una mayor hidratación para que se produzca antes de la germinación. Con el remojo se consigue que se ablande la capa externa de la semilla y, al mismo tiempo, se disuelvan y se eliminen una serie de substancias que inhibían el proceso de germinación. Esta activación permite una germinación más exitosa.

En alimentación, algunas personas ponen las semillas en remojo para que se activen y para mejorar así su digestibilidad.

semillas de mostaza germinadas
Foto de semillas de mostaza germinadas.

¿Para qué se remojan las semillas?

De no remojarse, algunas semillas no tendrán capacidad para romper la cutícula externa y no germinarán; otras las semillas se hidratarán poco a poco sobre el mismo subsuelo aunque el tiempo de germinación en este caso será superior.

Algunos estudios realizados en la India, demostraron la ventaja de este método. En estos estudios se comprobó, por ejemplo, que, remojando el trigo, la cebadao el arroz durante 8 horas, el maíz durante 12 o 18 horas, el sorgo o el lino durante 10 horas, o los garbanzos, las judías mungo o los cacahuetes , durante 8 horas las semillas germinaban antes y en mejores condiciones.

¿Cómo se remojan las semillas?

Las semillas pueden remojarse en agua caliente, tibia o en agua fría. El agua debera ser más caliente para aquellas semillas que resulten más difíles de germinar. Como norma general, deberemos introducir el doble o el triple de agua que de semillas y removerlas bien para que el agua las remoje bien a todas. Esto es especialmente interesante en las semillas de poco tamaño.

Después de cada periodo de remojo, deberán aclararse bien con agua a temperatura normal, teniendo en cuenta que deberán eliminarse aquellas semillas que floten sobre el agua, después de aplicarles una pequeña presión con el dedo, o todas las cortezas o impurezas que pueden existir sobre ella. Esto último se debe tener en cuenta en alguna semillas muy ligeras como las de las crucíferas (como las coles y otras hortalizas parecidas).

huerto
Foto de huerto familiar. Las semillas en remojo son una técnica para germinar y posteriormente plantar las hortalizas.

Escurrir las semillas

Posteriormente al proceso de aclarado, las semillas deberán dejarse escurrir por un periodo de 8-12 horas, en el lugar adecuado y con la temperatura adecuada.

¿Qué ocurre si las semillas no germinan?

Aquellas semillas que tarden más tiempo en germinar que un periodo de remojo, deberán someterse a otro o varios periodos de remojo adicionales. Posteriormente deberán aclararse y secarse después de cada periodo de remojo hasta que se inicie la germinación. Hemos de tener en cuenta que algunas semillas pueden tardar varios días en germinar.

¿Cuánto tiempo deben remojarse las semillas?

Aunque generalmente las semillas se suelen remojar durante un periodo que oscila entre las 8 y las 48 horas, se debe conocer el tiempo aproximado de remojado de las semillas, puesto que una inmersión demasiado prolongada en agua termina por estropearlas. Es un técnica que no se utiliza demasiado porque, al no existir una tabla oficial del tiempo de remojo de la mayoría de las semillas, muchos agricultores, jardineros u horticultores tienen miedo de estropearlas y no recurren a esta posibilidad.

Remojo con agua templada para germinar semillas

El remojo en agua templada resulta muy conveniente para las semillas de muchas verduras y hortalizas. Para ello se introducen en un barreño con agua caliente de 8 a 12 horas. Por ejemplo, las semillas de tomate, melón, sandía, pepino, pimiento, calabacín o berenjena se benefician de este tratamiento.

germinado trigo
Foto semillas para hacer germinados comestibles.

¿Todas las semillas necesitan remojo antes de la siembra?

Algunas semillas no necesitan remojarse para que germinen bien. En la mayoría de los casos son semillas que contienen una cantidad muy elevada de mucílagos, por lo que no les hace falta tanta hidratación. Dentro de este grupo tenemos semillas como la del lino, la chía, los berros, o el amaranto.

Semillas más difíciles de germinar

Entre las semillas que resultan más difíciles de germinar se encuentran las de las leguminosas, como las judías o alubias. Se ha comprobado que el remojo de semillas grandes como el de las leguminosas, especialmente en especies forestales, como las acacias, combinado con el secado posterior de las mismas acelera el proceso de germinado y garantiza una germinación más elevada. Muchas de estas semillas germinan mejor cuando se les añade al agua nitrato de potasio al 0,2 %. Cuando la inmersión en agua tibia resulta poco eficaz, se suele utilizar la técnica de remojarlas en agua caliente depués de haber sido escarificadas convenientemente.

Las semillas de las aliaceas o liliáceas, (ajo, cebolla, puerro, etc.) tardan en germinar una o dos semanas, por lo que debemos ser pacientes.

Germinadores caseros de semillas

Los germinadores son dispositivos que favorecen el proceso de germinación. Existen germinadores caseros, más o menos ingeniosos que pueden utilizarse perfectamente para obtener semillas germinadas. Tambien disponemos de germinadores industriales que pueden comprarse en muchas establecimientos de alimentación o dietética.

Cómo hacer un germinador casero

Se puede realizar un germinador casero de una manera muy sencilla que puede resultar útil para germinar pequeñas cantidades de semillas o como un experimento para ver en que consiste la germinación de la semilla.

germinador casero alfalfa
Foto germinador casero en tarro de cristal con brotes de alfalfa.

Componentes o material para un germinador fácil

  • Una bolsa de plástico trasparente

  • Un rollo de servilletas de papel de cocina

  • Un vaso de agua

  • Una grapadora

  • Unas semillas

Montar un germinador de semillas

  • Colocar la bolsa de plástico bien plana sobre una mesa.

  • Coger una servilleta de papel de cocina y doblarla varias veces hasta que su tamaño sea un poco mas corto y estrecho que la superficie de la bolsa. (Comprobar este dato superponiendo la servilleta doblada sobre la bolsa de plástico)

  • Introducir la servilleta en la bolsa de plástico y sujetarla mediante un grapado más o menos continuo que atraviese la bolsa a unos 8 cm de su borde, dejando un lateral libre a modo de cuello de botella. Procurar que la parte inferior de la servilleta quede situada al fondo de la bolsa.

  • Cogiendo la bolsa de plástico por la parte superior, llenar una cuarta o quinta parte de la bolsa con el agua del vaso, sujetándola por la parte superior para que no se derrame.

  • Introducir varias semillas en la bolsa de manera que queden situadas sobre la linea de las grapas, sin que caigan al fondo donde se encuentra el agua. Se deben colocar planas, sin amontonar unas con otras, para que todas toquen la servilleta de papel.

  • Colgar la bolsa sobre una ventana si las semillas necesitan luz para germinar o en alguna pared de la casa donde no llegue la luz directa en caso de que necesiten sombra.

Funcionamiento del germinador

La servilleta de papel absorbe la humedad y la transfiere a las semillas situadas sobre ella. (Las semillas no deben tocar directamente el agua para que no se pudran). A través del plástico trasparente, se puede ir viendo como las semillas van germinando poco a poco. Debemos añadir agua cuando en el fondo de la bolsa quede muy poca. Si no se produce la germinación en unos días, puede ser debido a varios motivos:

  • La temperatura de germinación puede ser demasiado baja.

  • La temperatura de germinación puede ser demasiado alta. A mayor temperatura, el oxígeno es menos soluble en agua y la semilla lo absorbe con mayor dificultad.

  • Las condiciones de luz pueden no ser adecuadas. (Cambiar la bolsa a otro lugar)

  • Todavía necesitan más tiempo para germinar.

  • La semillas no tienen suficiente humedad. (Comprobar que la bolsa de plástico contiene agua en el fondo y que la servilleta de papel este húmeda y este en contacto con el agua, o que las semillas se encuentren bien situadas sobre la servilleta)

* Más información sobre germinadores

Germinador de semillas industrial o automático

germinadores
Foto de germinadores comerciales

El germinador mencionado anteriormente, además de utilizarse como experimento, puede servir para germinar semillas en casa. Basta con utilizar varias bolsas de un tamaño superior a las que se utilizan para experimentar, sustituyendo las servilletas de papel por tela de algodón, la cual absorbe igualmente la humedad y tiene una vida útil superior.

Para las personas que no deseen realizar experimentos o los que no dispongan de suficiente tiempo para realizar un germinador propio, existen en el mercado una serie de dispositivos, muchos de ellos automáticos, que permitirán facilitar la germinación.

* Más información:

- Humedad en las plantas

- Cultivos del huerto

punto rojo Más información sobre cultivos del huerto, tratamiento de plagas, tareas y cuidados.

Otros artículos de interés

El material que aquí se trabaja tiene carácter informativo. En caso de duda, consúltese con el facultativo.
"Botanical-online" no se hace responsable de los perjuicios ocasionados por la automedicación.