TELEOBJETIVOS

CARACTERÍSTICAS DE LOS TELEOBJETIVOS

¿Qué es un teleobjetivo?

Teleobjetivos son aquellos objetivos fotográficos que ofrecen un ángulo de visión menor que un objetivo normal (menor de 30 º) y una distancia focal entre los 80 mm y los 1200 mm.

¿Para qué sirven los teleobjetivos?

Los teleobjetivos tienen la capacidad de aproximar los objetos distantes. Se utilizan mucho en fotografía de la naturaleza para captar animales que estén situados lejos del fotógrafo.

Son muy útiles para acercar detalles lejanos de un paisaje o para magnificarlo Así, por ejemplo, si queremos tomar una foto de unas montañas lejanas utilizaremos un teleobjetivo.

De igual manera si queremos aumentar la sensación de altura de las mismas, las acercaremos con un teleobjetivo incluyendo algún elemento en el plano que puede tomarse como referencia.

Consecuencias de fotografíar con un teleobjetivo

A medida que aumentamos en distancia focal los teleobjetivos tienden a aplanar la imagen disminuyendo la profundidad de campo.

Otro de los efectos relacionados con la poca profundidad de campo es la capacidad que tienen este tipo de objetivos para centrar la atención en un plano de enfoque desenfocando el resto.

Esto resulta muy interesante porque centra la atención de la fotografía en el focus. Otra característica es la cualidad del desenfoque que se muestra en forma de una serie de manchas suaves de color que se conocen con el nombre de Bokeh.

¿Cómo se deben hacer las fotos con un teleobjetivo?

Debemos ser prudentes en el uso de los teleobjetivos para conseguir que la imagen no salga movida.

Para ello, dispararemos a una velocidad como mínimo igual a la distancia focal. Es decir, si contamos con un 300 mm deberemos al menos disparar a una velocidad de 1/300.

Muchas veces será necesario aumentar la sensibilidad de la exposición (numero ISO más elevado) o utilizar trípode a medida que aumenta la longitud focal

A diferencia de los grandes angulares, todos los teleobjetivos ofrecen una imagen sin distorsiones. La mayoría de ellos tienen el problema de contar con aberturas máximas poco destacadas, entre F4.5 y F5.6 a no ser que compremos un teleobjetivo profesional cuya abertura máxima oscila entre F2 y F2.8.

Estos últimos son muy caros. Por ejemplo el precio de un objetivo Zuiko ED 150mm 1:2.0 de Olympus es de más de 2000 €. El precio de un objetivo 300mm f/2.8 ED-IF AF-S VR Nikkor de Nikon se acerca a los 5000 €.

Si no queremos recurrir a estos objetivos profesionales deberemos comprar otros con aberturas máximas más pequeñas o recurrir a otras marcas compatibles con objetivos más baratos. Así, por ejemplo, el precio de un EF 200mm f/2.8L II USM de canon, un objetivo muy luminoso y de muy buenas prestaciones, puede costar unos 700 u 800 €.

Dos teleobjetivos de calidad profesional. A la izquierda 180mm f/2.8D ED-IF AF Nikkor de Nikon; a la derecha, el Zuiko digital ED 150 mm 1:2.0 de Olympus Los dos ofrecen una calidad impresionante y mucha rapidez aunque su precio es muy elevado.

Tipos de teleobjetivos

Según la diferente longitud focal, los teleobjetivos se clasifican en:

- Teleobjetivos cortos: Cuando su longitud focal abarca entre los 80 mm y los 135 mm.

- Teleobjetivos medianos o standar: Cuando su longitud focal abarca entre los 135 mm y los 240 mm.

- Teleobjetivos largos o superteleobjetivos: Cuando su longitud focal abarca entre los los 240 mm y 500 mm.

- Ultrasuperteleobjetivos: Con una distancia focal mayor de 500 mm.

Diferencias entre los teleobjetivos

Los teleobjetivos de longitud focal mas moderada, entre los 80 y 135 mm, se utilizan especialmente para retratos y se caracterizan por su capacidad para resaltar la persona retratada frente a un fondo desenfocado.

Los disparos pueden realizarse a mano, sin necesidad de trípode, especialmente si la luz es adecuada o si la cámara dispone de estabilizador de imagen.

Los teleobjetivos medianos son los más utilizados en fotografía de la naturaleza. Aplanan más la imagen que en los anteriores. Tienen aberturas más pequeñas y necesitan dispararse en condiciones de muy buena luz, o con sensibilidad elevadas. A veces se necesitará el trípode.

Los superteleobjetivos se sitúan por encima de los teleobjetivos estándar y comprenden una Son los que se utilizan para fotografiar personas o animales a grandes distancias. Todos ellos precisan ser utilizados con trípode.

Los ultra teleobjetivos precisan velocidades de disparo muy elevadas que obligan a utilizar sensibilidades muy grandes y deben utilizarse siempre con trípodes muy pesados. Son, por ejemplo, los que utilizan los profesionales para tomar fotos de animales en el safaris.

Más información sobre objetivos y fotografía digital.

Otros artículos de interés

El material que aquí se trabaja tiene carácter informativo. En caso de duda, consúltese con el facultativo.
"Botanical-online" no se hace responsable de los perjuicios ocasionados por la automedicación.