Hazte fan en Facebook

 


 

 

 

ADAPTACIONES DE
LAS RAPACES NOCTURNAS

Adaptaciones de los animales

 


Adaptaciones de las rapaces noctunas a la caza

Las rapaces nocturnas, grandes cazadores

Los búhos, y en general, las aves de rapiña nocturnas (o rapaces) están perfectamente adaptadas a cazar bajo la oscuridad de la noche.
La visión estereoscópica de estos animales les permite cazar a sus presas con gran precisión.
Los ojos de muchas rapaces nocturnas, como es el caso de la lechuza común, estan rodeados por el disco facial, un conjunto de plumas más rígidas que el resto. El disco facial hace una función de antena parabólica ya que sirve para captar los sonidos que le llegan del ambiente, entre ellos los sonidos que hacen sus presas al moverse.

El sentido de la vista estas aves lo tienen muy desarrollado, especialmente los cárabos (Strix aluco), que parece ser que son las rapaces nocturnas que gozan de una vista más fina, superior a la mayoría de animales. No obstante, las rapaces nocturnas tienen todavía más desarrollado el sentido del oido. El oido de los búhos y lechuzas es extremadamente fino dado que la mayoría de estos animales son nocturnos. Estas aves son las que tienen el oido más sensible de todas, es muy parecido al de un gato.
La situación asimétrica del canal auditivo de un oído respecto al del otro permite la localización de las presas en muchas especies de rapaces nocturnas.
La simetria del disco facial de las rapaces nocturnas también les sirve para localizar mejor a sus presas.
El sentido del oido es especialmente útil para la caza en las rapaces nocturnas puesto que les permite saber sin verla donde hay una presa tan pequeña como un ratón oculto entre la vegetación.

Las aves de presa nocturnas son animales muy silenciosos, espcialmente durante el vuelo, para no delatarse cuando se diponen a realizar un ataque porque su plumaje es espeso pero suave, junto con que sus plumas tiene una disposición especial. Además, el contorno exterior de cada pluma tiene una especie de dentición que minimiza el ruido producido por el chocar de las plumas entre si.

Búhos y lechuzas están dotadas de un pico grueso y ganchudo. Pese a que de forma se parece bastante el pico de las aves de rapiña a los de los loros, la función del pico de búhos y lechuzas, sin embargo, es radicalmente distinta a la de las otras aves vegetarianas, los loros. De ahí, que por ejemplo, el pico de las rapaces sea de cantos especialmente cortantes para rasgar la piel de sus presas.

De las aves de presa nocturnas, son muy espectaculares las garras formadas por 4 dedos. Con las garras extremadamente poderosas y curbadas son capaces de agarrar presas muy grandes del tamaño de una liebre adulta.
El dedo posterior de las rapaces nocturnas puede articularse hacia adelante ya que es reversible.
Los dedos son tapizados por densas plumas para hacer más silenciosa al ave durante la cacería.

Las rapaces desarrollan 2 formas distintas de capturar a sus presas. Las ahí que cazan en pleno vuelo patrullando grandes extensiones de territorio a poca velocidad mientras que otras especies lo hacen al acecho permaneciéndo absolutamente inmóbiles desde sus puntos de caza hasta la llegada de una presa adecuada.

Las aves de presa que cazan en vuelo tienen una mayor envergadura de alas que las que capturan las presas al acecho.

Los búhos y lechuzas matan la presa con las garras y después la despedazan (si la presa es de gran tamaño) con el pico.

El sentido de la vista de las rapaces nocturnas

Unos grandes ojos, unas pupilas muy dilatables y una mayor proporción de bastones en la retina les permiten localizar y capturar las presas en condiciones de baja luminosidad.

No obstante, las rapaces nocturnas también tienen conos en la retina, por lo que pueden apreciar los colores. Este detalle es importante sobre todo en los búhos diurnos, como el mochuelo chico o el búho nival, para poder cazar bien de día.
El búho real aprovecha su excelente vista diurna, tan buena o más que la nuestra, para cazar durante el día en periodos del año cuando escasea la comida.

El tapetum lucidum, una estructura reflejante que se encuentra por detrás de la retina de muchos búhos y otros animales nocturnos, como los gatos, ayuda a concentrar los focos de luz hacia las células fotorreceptoras de la retina que se encargan de la visión nocturna, los bastones.

Pese a que la vista es muy buena en las aves de presa noctunas, tiene algunas limitaciones, por ejemplo, cuando la oscuridad del ambiente es total, aunque es muy difícil llegar a estos extremos con la presencia de la luna. De ahí que sólo en noches nubladas o sin luna estas aves nocturnas no salgan a cazar.
La otra limitación del sentido de la vista de los búhos y lechuzas está cuando tienen que mirar de cerca, pero para ello tienen las vibrisas en el pico, esas plumas modificadas que les proporcionan el sentido del tacto y gracias a las cuales pueden manipular adecuadamente la comida.

Esta clase de animales tiene la virtud, junto con los primates y muchos carnívoros, de tener una visión estereoscópica inmejorable. La orientación especial de los ojos de las aves de presa en relación a la cara les permiten ver en 3 dimensiones. Como los primates (entre ellos nosotros los humanos), los búhos y similares tienen los ojos en frente de la cabeza. Esta característica les es extremadamente útil para hacerse con sus presas, a veces muy pequeñas, como insectos y mariposas nocturnas (polillas).

No obstante, para albergar los ojos dentro del craneo ocupando el mínimo espacio, considerando que los búhos tienen unos ojos muy grandes, los ojos de estas aves son de forma tubular. Todo ello contribuye a que los ojos se encuentren literalmente encajonados dentro de sus órbitas y a que su mobilidad sea casi nula.
Sin embargo, esto tampoco les supone un problema para estas aves, puesto que tienen una mobilidad de la cabeza enorme y son capaces de girar mucho la cabeza gracias a su flexible cuellocuando quieren ver objetos que se desplazan hacia los lados.

El angulo de visión de lechuzas y búhos, a pesar de tener estas aves los ojos tan centrados a la cara y de ser muy poco móbiles, es bastante bueno con sus 110º, sin contar con que pueden girar mucho la cabeza.
La cabeza de las lechuzas y búhos puede girar completamente hacia atrás, puesto que tiene un giro de más de 180º en este sentido. Además, las rapaces nocturnas pueden bajar la cabeza 90º.

Es muy frecuente que los búhos y las lechuzas muevan la cabeza hacia los lados y de arriba a abajo para ver el entorno desde distintas perspectivas gracias al fenómeno del paralelaje.

Más información sobre las rapaces nocturnas en el listado superior.


Otros artículos de interés

 

© 1999-2014 Botanical-Online SL. Todos los derechos reservados.