Animales


...

Animales salvajes


LA PULGA EN EL GATO

 



Las pulgas pueden hacer la vida imposible a nuestro gato, por lo que lo mejor es que esté bien protegido contra ellas.

Un ambiente libre de pulgas y los tratamientos regulares contra este insecto posibilitarán que nuestro gato esté libre de pulgas.

La pulga tiene metamorfosis completa, es decir, pasa por los estadios de huevo, larva, pupa y adulto.
Los huevos de la pulga son blancos, ovoides y brillantes. Este animal los coloca en el ambiente, en grietas de construcciones y terrenos húmedos. Los huevos de pulga no son pegajosos.


Tratamientos antipulgas

El control de la pulga y su prevención se centra en el control del ambiente ya que este insecto pasa la mayor parte del tiempo en el ambiente (tanto la pulga adulta como el resto de sus fases), pues permanece sobre su huésped únicamente durante periodos muy cortos.De ahí que aunque no veamos pulgas en nuestro gato, puede que las tenga. Además, a la pulga no le gusta la luz y para buscarla empleamos luz.

Las zonas húmedas, frías y las hendiduras de las construcciones son el lugar preferido de este insecto.Como algunos estadios de su ciclo biológico pueden alargarse durante bastante tiempo, se hace necesario recurrir a productos químicos que tengan un efecto residual, teniendo que emplearlos de forma periódica.En casos graves, tendremos que recurrir a profesionales para controlar a la pulga.

Para eliminar los huevos y las formas inmaduras de las pulgas, recurriremos al aspirador cuando estemos en el interior de las casas, especialmente si hemos aplicado algún producto plaguicida. Deberemos tener especial atención en las esquinas y distintas grietas a la hora de pasar el aspirador. Una vez acabado de aspirar, deberemos deberemos vaciar y quemar el contenido de la bolsa del aspirador, para evitar que se incuben los huevos en este lugar.

El tratamiento ambiental debe ser complementado con el tratamiento del perro o gato u otros animales que convivan con nosotros como roedores. Es decir, deberemos tratar a todos los animales de la casa si queremos librarnos de las pulgas.

Los productos químicos empleados en el control de la pulga pueden tener distintas presentaciones. Es importante que acudan a su centro veterinario para que les indiquen el mejor producto que usarán sobre su animal, pues el profesional es quien más conocimientos tiene sobre los productos existentes en el mercado, sobre las necesidades y las alergias de su mascota. Como productos contra las pulgas tenemos:


- champú antiparasitario.
- polvos y aerosoles.

- pipetas.
- productos de administración oral (pastillas).
- collar antipulgas.
- otros.

- En el mercado, encontramos el champú antiparasitario. El champú antiparasitario tiene un efecto residual escaso pero es muy útil para cuando un felino esté muy parasitado y queremos estar tranquilos de que estamos eliminando pulgas. Para que el champú antiparasitario sea efectivo, debemos dejar reposarlo unos minutos y luego aclararlo muy bien, sin que queden restos de jabón sobre la piel de nuestro gato.

- También existen en el mercado productos químicos en forma de polvos y aerosoles, pero debemos tener en cuenta que el ruido de los sprays y los aerosoles no les gustan nada y posiblemente se irán corriendo. Al aplicarlos, deberemos evitar el contacto sobre los ojos y la cabeza, por iremos cubriendo a nuestro gato con una mano o con una toalla para protegerlos. Aplicaremos el producto a contrapelo, pasando la mano o el cepillo para tirar el pelo hacia delante y poniendo el producto asegurando su máxima protección. Luego, con la ayuda de nuestros dedos, diseminaremos mejor el producto por todo el cuerpo y al mismo tiempo aprovecharemos y lo aplicaremos sobre la cabeza con cuidado.

-También tenemos los productos que se utilizan bajo la forma de pipetas. Éstos son muy prácticos y eficaces, ya que solo debemos emplear una pipeta por animal, aplicándola sobre la piel de la zona de detrás del cuello. Tan solo deberemos repetir el tratamiento cada cierto tiempo, entre 1 y 2 meses, estando seguros de que nuestro gato esté bien protegido. Muchas de estas pipetas sirven para otros parásitos a parte de la pulga como garrapatas y piojos. Hay diferentes marcas en el mercado y todas funcionan muy bien y son muy cómodas para el dueño y su animal.


-Podemos encontrar también productos de administración oral (por la boca), pero no son muy aconsejables en el gato. Estos productos sirven para eliminar cualquier pulga existente sobre el animal. Es adecuado cuando nuestro gato tiene muchas pulgas. Este tipo de producto se puede combinar con otros.

- El collar antipulgas es la forma que menos se utiliza. Si nuestro gato sale a la calle, debe tener el collar un sistema de seguridad para que no se quede atrapado y se ahorque por él mismo.


- Hay otros productos que esterilizan a las pulgas para asegurar que no se reproduzcan. La combinación de 2 o más productos es, a veces, la opción mejor asegurando de este modo la completa erradicación de las pulgas y su prevención.

El tratamiento contra la pulga también pasa por realizar un control correcto de las pulgas y controlar los signos clínicos de prurito (picazón) y posibles infecciones que hayan surgido. Nuestro veterinario nos dará la combinación de productos más eficaz y nos marcará las pautas de tratamiento preventivo para evitar que esta enfermedad vuelva a repetirse.

El tratamiento sistémico (afecta a la totalidad del cuerpo) puede incluir únicamente corticoides (cortisona) o ser necesario emplear antibióticos para controlar las infecciones. En un gato alérgico, la simple presencia de una única pulga puede desencadenar una reacción alérgica y manifestar el cuadro típico de dermatitis alérgica por picadura de pulga (DAPP), por ello debemos evitar a toda costa la presencia de pulgas si nuestro gato sufre de este problema.


Problemas de la pulga

Las picaduras de la pulga pueden causar:

- irritación.
- hipersensibilidad
- dermatitis alérgica.
- enfermedades como tifus, peste bubónica, lombrices, protozoos y virus.

Las pulgas causan irritación intensa de la piel como consecuencia de sus frecuentes picaduras. El prurito intenso (picazón) hace que el animal se rasque con intensidad y, en muchos casos, puede hasta hacerse daño él mismo.

La saliva de la pulga es muy antigénica y en algunos animales puede provocarles un cuadro de hipersensibilidad (alergia) o una dermatitis alérgica.

En el gato, después de la picadura de la pulga, se desarrolla una reacción alérgica de tipo 1 (respuesta inmediata).

Además, la pulga puede transmitir numerosas enfermedades. Con sus picaduras, la picadura transmite bacterias, protozoos, virus y lombrices. La pulga transmite la lombriz solitaria Dipylidium caninum y la peste bubónica o el tifus.


* Más información: Problemas que causan las pulgas


Enfermedades transmitidas por pulgas

Clínicamente, la reacción alérgica de tipo 1 (respuesta inmediata) tiene un patrón de distribución muy característico, Cursa con lesiones típicas sobre la zona lumboscacra dorsal, caudomedial, del abdomen ventral, los muslos y el cuello. El tipo de lesión que muestra el animal afectado es también muy característico, ya que hay pápulas y costras. El animal tiene un continuo prurito y normalmente las lesiones están acompañadas de infecciones secundarias. En el gato, puede verse también alopecia simetría (pérdida parcial o total de pelo siguiendo un patrón de distribución simétrico) y úlcera indolente (úlcera resistente a tratamiento y persistente en el tiempo), placas eosinofílicas (lesión dura, elevada, ulcerada y descamativa a menudo localizada en el abdomen).

La hipersensibilidad (alergia) sucede porque la saliva del gato contiene varias sustancias potencialmente alergénicas como aminoácidos o polipéptidos (secuencia de aminoácidos en cantidad variable). La inducción de esta sensibilidad es independiente del número de picaduras que puede sufrir nuestro animal.

La dermatitis alérgica por picadura de pulga (DAPP) sucede porque el animal se ha sensibilizado con ciertas sustancias alergénicas que se encuentran en la saliva de la pulga. En esta enfermedad existe un prurito intenso acompañado de lesiones papulocostrosas.



Diagnóstico de la pulga

En el gato, se debe realizar un diagnóstico diferencial (para hacer una correcta valoración de una enfermedad con respecto a otras parecidas, con las que pudiera confundirse) que abarque otros tipos de hipersensibilidad, la presencia de otros parásitos, infecciones bacterianas, infecciones micóticas (por hongos) o desequilibrios nutricionales como deficiencia en biotina (vitamina B7).

El anamnsesis (examen clínico de los antecedentes patológicos del enfermo), el examen físico, la presencia de pulgas o sus restos y el tipo de lesiones y su distribución son muy sugestivos para poder realizar un diagnostico presuntivo (se basa en los datos obtenidos en la anamnesis y el examen físico). En casos muy dudosos se puede recurrir a pruebas de alergia.


* Más información: Características de la pulga


Más información sobre el gato en el listado superior.

 


www.botanical-online.com



El mundo de la Naturaleza

©1999-2014 Botanical-online SL.Todos los derechos reservados. Política de uso

Diseño:

www.dibujosparapintar.com