Hazte fan en Facebook

Cómo construir un estanque

Construcción de un estanque

Cómo debe ser un estanque

El estanque puede tener distinto tamaño (mínimo 1m2 de superficie), pero cuanto más grande sea el estanque mejor, pues más flora y fauna albergará. Requiere una profundidad mínima en el centro de 60 cm para evitar las heladas y que se seque en verano.

Para la construcción del estanque podemos usar distintos métodos. La forma más sencilla para nosotros es comprar un estanque ya hecho de fibra de vidrio o bien comprar un revestimiento especial para estanques (goma de butilo o PVC). Esta última opción tiene el inconveniente que es la menos duradera, ahora bien es más barata. El inconveniente del estanque con fibra de vidrio es que normalmente es pequeño y muy restringido en cuanto a sus formas disponibles.
Si nos decidimos por la construcción de un estanque de hormigón, tendremos mucho más trabajo pero tiene la ventaja de que le podemos dar al estanque la forma que prefiramos y no nos veremos obligados a ceñirnos a las formas rectangulares de los revestimientos plásticos.

El emplazamiento más adecuado para el estanque es un lugar abierto y soleado, pero no es un inconveniente que no le de el sol durante parte del día. Ahora bien, los estanques siempre muy sombríos atraen les gustan a muy pocos animales acuáticos. También tenemos que vigilar que no estén debajo de árboles de hoja caduca o en otoño se llenarán de hojas

Los estanques elevados son una muy buena opción para los jardines urbanos pues se hace fácil su observación.

Cómo construir un estanque


Foto de estanque
Este estanque está listo para llenarse de agua

Primero cavaremos la zanja donde irá el estanque. Daremos una ligera inclinación a los márgenes para evitar el derrumbamiento. Una buena idea es establecer distintos niveles en los márgenes para acomodar distintas clases de plantas.
Finalmente, cubriremos el fondo con arena fina, turba o con periódicos viejos para que el fondo quede liso y para evitar que se deteriore el revestimiento con las piedras puntiagudas del fondo.
Posteriormente, extenderemos el revestimiento sobre la zanja y sujetaremos los márgenes con piedras o losas. Cuando vertamos el agua, el revestimiento se amoldará con la forma de la zanja.

Para un estanque grande, tenemos que mantener un espesor de 15 cm de hormigón, especialmente en los bordes, zona más sensible a las grietas. Podemos reforzar el hormigón con tela metálica.
Finalmente, aplicaremos una capa de pintura plástica para aislar bien el hormigón. Una vez seca la pintura, podemos llenar el estanque.

Si optamos por el estanque de fibra de vidrio, una vez cavado el agujero y empotrado el estanque, recubriremos el borde de fibra de vidrio con hormigón o piedras o bien con césped si queremos darle un toque más natural. El plástico negro se daña con el sol, además de que es más estético cubrirlo bien.

Animales del estanque

La construcción de un estanque en nuestro jardín puede ser una idea estupenda como refugio salvaje para ranas, tritones y otros animales acuáticos de pequeño tamaño.

También podemos usar el estanque para albergar a nuestros animales domésticos como la tortuga de Florida o el pez rojo.

Las plantas


Foto de estanque (con plantas acuáticas)

Introduciremos distintas plantas acuáticas, cada una de ellas la colocaremos a la profundidad que necesite.
Las plantas más altas las situaremos a la zona norte para que no den sombra al estanque.
Es una buena idea introducir algunos arbustos cerca del estanque para ofrecer refugio a distintos animales anfibios. Los arbustos de hoja caduca los pondremos más alejados del estanque para que no ensucien sus hojas el agua en otoño.

Podemos introducir una zona seca con rocalla en el estanque para que hibernen los sapos y las ranas y plantas como el tomillo.

El agua

El agua de grifo es muy rica en minerales lo que causará que se desarrollen las algas con exceso, por lo que no es muy recomendable su uso para llenar el estanque.
El agua ideal para nuestro estanque es el agua de otro estanque.
También podemos emplear el agua de lluvia y la recogeremos con un bidón.

La limpieza del estanque

Con el paso del tiempo la tierra y distintos residuos se van acumulando en el fondo y provocan que las plantas emergentes como los carrizos crezcan. Al final, en lugar de un estanque, tendríamos una ciénaga.

Sin embargo, es mucha la importancia que tiene el que se den unas buenas condiciones en nuestro estanque para que las plantas y los animales estén en equilibrio y no tengamos que limpiarlo muy a menudo.

El mejor momento para las operaciones de limpieza del estanque es en otoño, cuando nuestro estanque esté más lleno de hojas. Así evitaremos que las hojas muertas caídas en el agua se pudran y contaminen el agua de nuestro estanque. Tendremos que dragar el fondo y eliminar la vegetación sobrante, así como retirar las hojas que haya en la superficie.

Si dejamos los residuos del dragado cerca del estanque, los animales que había contenidos en ellos podrán regresar al estanque.

Más información sobre el estanque en el listado superior.

Otros artículos de interés

El contenido de este artículo es informativo. Le recordamos que la comercialización y tenencia de las especies animales exóticas están sujetos a la legislación de cada país.

© 1999-2017 Botanical-Online SL. Todos los derechos reservados.

Ver versión de móvil