Razas de Gatos sin pelo

Razas de gatos sin pelo

Gatos sin pelo

Pese a que ver un gato sin pelo nos puede parecer algo muy extraño, en México de la época precolombina, en tiempos de los antiguos aztecas, ya se criaban gatos sin pelo y se dice que eran un regalo de los dioses. Ya en tiempos de los aztecas mexicanos, se hablaba de una raza de gatos sin pelo que en invierno desarrollaba una pelusa en el pelo y a lo largo dela cola para protegerse del frío.

Las mutaciones genéticas espontáneas, como las que han determinado la aparición de gatos sin pelo, han sucedido en muchas ocasiones a lo largo de los siglos en Europa, América o Australia. También pueden darse en otras especies animales distintas al gato, lo que sucede es que la selección natural impide que estos ejemplares sobrevivan y puedan reproducirse para pasar esta característica a las futuras generaciones.

Una mutación espontánea acaecida a finales del siglo XIX dio origen al gato sin pelo mexicano, el Mexican hairless, que la pareja que los mantenía aseguraba que eran descendientes de una raza de gatos azteca sin pelo.

La temperatura corporal de los gatos de los gatos sin pelo es más alta que la de otras razas con pelaje. Ello se debe a que el pelo regula la temperatura corporal. Al Sphynx, por ejemplo, la falta de pelo le provoca sudoración y hace que tenga la piel más caliente.

Los gatos sin pelo, contrariamente a lo que podríamos pensar, se tienen que lavar más a menudo que el resto de gatos, ya que el pelaje absorbe el sebo y sirve para eliminarlo. Tampoco es cierto que los gatos sin pelo, como Sphynx, no den alergia, porque lo que causa la alergia en los gatos no es el pelo, sino una proteína que se puede encontrar en la piel y saliva de los gatos.

Además de la raza Sphynx, como gatos sin pelo tenemos al Elfo y al Peterbald. Sin embargo, el Sphynx fue la primera raza de gato sin pelo que se creó.

Curiosidades sobre el Sphynx

El gato Sphynx no puede vivir al exterior por la falta de pelo

El gato Sphyhx como raza no está reconocido en todos los países. En Estados Unidos, solo está reconocida por la International Cat Association. En Canadá, no hay reconocimiento de esta raza. En el Reino Unido, tampoco es una raza admitida. La Federación internacional felina tampoco admite al Sphynx.

En los orígenes de esta raza felina, la Cat Fancier Association (CFA) vetó a esta raza debido a que presentaba problemas de salud y a dificultades de desarrollo. Se creía que el gen asociado a la falta de pelo era letal.

El nombre a esta raza le viene de la gran esfinge de Guiza, en la ribera occidental del río Nilo.

En 1978, en la ciudad de Toronto, una gata con pelaje normal de color blanco y negro que pertenecía al señor Micalwaith dio a luz a una cría de gato macho que no tenía pelo, que recibió el nombre de Prune. Del cruce de Prune con Elizabeth, dio lugar a la raza Sphynx.

La mutación del Sphynx alteró además del pelo, su constitución de modo que esta raza tiene un aspecto totalmente distinto al resto de gatos.

El Sphynx es un gato más delicado que los otros gatos debido a la falta de pelo. No puede vivir en el exterior y no le gusta descansar sobre superficies frías.

Esta raza felina adopta una postura muy característica mientras reposa, levantando uno de las patas anteriores.

Aunque pueda parecer lo contrario, el gato de la raza Sphynx no tiene la piel con más pliegues que el resto de razas, ya que la piel de todos los gatos es más fina que la de otros animales domésticos. Lo que sucede es que es más fácil observar los pliegues en un gato sin pelo como el Sphynx.

La piel del Sphynx está cubierta de un vello muy fino que le da una textura de gamuza o de melocotón, en especial en la cara, las orejas, la cola y las patas donde tiene un poco más de pelo.

* Ver más sobre: Gato Sphynx

Más información sobre otras razas de gato.

Editorial
Escrito por Editorial Equipo de Botanical-online encargado de la redacción de contenidos

22 abril, 2019

Otros artículos de interés

El contenido de este artículo es informativo. Le recordamos que la comercialización y tenencia de las especies animales exóticas están sujetos a la legislación de cada país.