Hazte fan en Facebook

LA DOMESTICACIÓN DEL PERRO

De la domesticación del lobo hasta el perro

El perro salvaje antes de la domesticación: el lobo

El ser humano convivía con el cánido o viceversa, hace muchos millares de años.

Cuando hablamos de la interacción y beneficio mutuo que había entre nosotros y el cánido hace ya muchos miles de años, ya sea como guardián de nuestras moradas o animal de caza no debemos caer en el error de pensar que el animal al que nos referimos era el perro actual.

Cuando nos imaginemos a ese cánido compañero de fatigas del hombre más primitivo no debemos caer en un error. En lugar de pensar con el actual animal de compañía, entrañable y simpático animalito o animalote (si es de tamaño mayor) creado a imagen y semejanza nuestra mediante la selección artificial, debemos imaginarnos un animal totalmente distinto.
Los humanos cazadores, hace miles de años, cuando todavía no fue domesticada la especie Canis lupus, no trataban con el perro, sino con un auténtico lobo y nunca mejor dicho.
Debemos tener en cuenta que tanto el lobo como el perro pertenecen a la misma especie (Canis lupus).

El lobo que desde muchos años convivía con el hombre llegó un momento, todo ello de forma gradual, que se parecía poco a sus antepasados, hasta que, ya en el año 13.500 a.C., en lugar de tratar con lobos el ser humano se rodeó de perros, una subespecie nueva de lobo que antes no existía, podríamos decir una nueva raza de lobo, pues lobo y perro son la misma especie.

* Información relacionada: Origen del perro

El perro y el ser humano

El perro es uno de los animales que desde tiempos más remotos ha mantenido relaciones de beneficio o amistad con el hombre. O dicho en otras palabras, esta especie animal, el perro, es la primera que domesticó el hombre.
Al lado del perro, con todos los respetos para este animal, podemos decir que el periodo de domesticación del gato es ínfimo. Mientras que la domesticación del gato se remonta hace 5.000 años atrás la domesticación del perro empezó hace más de 15.000 años.

No obstante, la relación del perro con el ser humano empezó mucho antes de la domesticación de esta especie.
Remontándonos miles de años antes de la domesticación del perro, 500.000 años a.C., el ser humano ya gozaba de los beneficios que le aporta este cánido (Canis familiaris).

Sin embargo, el perro antes de ser domesticado no era verdaderamente un perro sino un lobo. El ser humano con la domesticación transformó al lobo en perro.

Por una parte, el proceso de domesticación ha modelado a esta especie animal transformándola de lobo a perro. Con la presión o interacción que ha ejercido el hombre sobre el lobo ha hecho que esta especie adquiera una forma física muy distinta.
Poco tienen en común en apariencia un Carlino, mencionando una raza de perro al azar, con un lobo.
Si hacemos uso de la taxonomía para explicar este hecho de la diferenciación física del lobo hasta la transformación en cualquiera de los perros actuales, se creó, en el 13.500 a.C., con la domesticación de esta especie, una nueva categoría: la subespecie.

Aunque es algo evidente que lobo y perro son animales muy distintos, en realidad la diferencia entre ambos es mucho menor de los que pensamos, no sólo desde el punto de vista taxonómico (pensando en que el lobo y el perro son la misma especie).
El lobo es un animal que pese a esa apariencia fiera y a su mala fama, independientemente de si merecida o no, es por delante de todo un animal social, como nosotros.
Ser social en los animales, y si lo pensamos bien también en nosotros, implica que hay una jerarquía.
El perro es el animal doméstico por excelencia y ello se debe a que es un animal social.

En otros animales, como el gato, también excelentes mascotas, la situación es distinta porque el animal salvaje del que proviene es de costumbres solitarias.

Para que la domesticación del lobo fuese posible solamente era necesario que, una vez este animal que convivía con el ser humano, aceptase el rol de animal de rango bajo o animal sumiso. El hombre se encargó de seleccionar aquellos animales que eran más sumisos a él.

Con la cría de los ejemplares de lobo seleccionados se llegó hasta el perro. El proceso de selección no cesó y se crearon razas con funciones adaptadas a las necesidades del ser humano que también cambiaron cuando pasó de ser nómada cazador y recolector a sedentario agricultor y ganadero. Entonces aparecen las primeras razas de perros pastores y guardianes.

* Ver más sobre: Domesticación de los animales

Más información sobre el perro en el listado superior.

Otros artículos de interés

El contenido de este artículo es informativo. Le recordamos que la comercialización y tenencia de las especies animales exóticas están sujetos a la legislación de cada país.

© 1999-2017 Botanical-Online SL. Todos los derechos reservados.

Ver versión de móvil