ENFERMEDADES PARASITARIAS
EN REPTILES

¿Qué enfermedades provocan los parásitos intestinales en los reptiles?

La gran mayoría de los animales parasitados no muestra síntomas de enfermedad y únicamente se observan síntomas clínicos en aquellas situaciones parasitarias en las que el equilibrio constante entre el organismo invasor o parásito y el huésped o animal parasitado empieza a romperse. La cautividad puede hacer que este equilibrio se rompa, cuando el animal experimenta una situación de estrés.

Los parásitos son controlados por el sistema inmunitario del reptil, manteniéndolos bajo un número reducido de modo que la vida del animal no esté en peligro. El estrés puede afectar al sistema inmunitario, haciendo que los parásitos internos se multipliquen y se vuelvan peligrosos.

Los parásitos, bajo ciertas condiciones, se pueden reproducir rápidamente provocando devastadoras enfermedades y se pueden trasmitir rápidamente a toda la colección de reptiles cuando se tiene a más de un animal.

Las formas larvas de algunos tipos de parásitos intestinales pueden migrar hacia los pulmones y causar problemas respiratorios, pudiendo llegar a causarle la muerte al animal parasitado sobre todo si se implican ciertos tipos de microorganismos.

Se distinguen dos tipos de síntomas clínicos en las enfermedades parasitarias intestinales de los reptiles: inespecíficos y específicos.

Son síntomas inespecíficos de enfermedad parasitaria intestinal la anorexia, el adelgazamiento, la apatía, la inactividad y, en ocasiones, el malestar y la mala digestión. También puede haber vómitos, regurgitaciones, heces anormales y diarrea. Además, si hay una gran acumulación de parásitos, puede observarse retención intestinal.

El animal parasitado puede eliminar estructuras parasitarias a través de las heces, lo que se conoce como a síntomas clínicos específicos de la enfermedad. En ocasiones, éstas son visibles a simple vista, mientras que a veces son microscópicas.

¿Qué pronóstico tiene un reptil con parásitos?

El pronóstico de esta enfermedad en los reptiles es favorable. Los reptiles toleran bien los tratamientos antiparasitarios. De hecho, para dar una sobredosis a un reptil debería pasarse en más de 10 veces la dosis prescrita.

Se tiene que ir desparasitando regularmente a todos los reptiles mantenidos en cautividad para evitar que los parásitos proliferen demasiado. La depreciación ayuda en el equilibrio correcto de los parásitos intestinales en aquellos animales que se encuentran en cautividad.

En animales que viven solos es recomendable desparasitarlos una vez al año. En grupos zoológicos es aconsejable realizar la desparasitación por lo menos 2 veces al año.

Sin embargo, ciertos tipos de parásitos microscópicos son resistentes al tratamiento. Este es el caso de los criptosporidios en geckos e iguanas, en los que parece ser que no se llega a eliminar el parásito pero si que se reducen sensiblemente los síntomas de la enfermedad.

* Ver más sobre: Parásitos intestinales en reptiles / Diagnóstico de parásitos intestinales en reptiles / Tratamiento contra parásitos intestinales en reptiles

Más información sobre los parásitos en el listado superior.

Otros artículos de interés

Hazte fan en Facebook
Hazte fan en Facebook

El contenido de este artículo es informativo. Le recordamos que la comercialización y tenencia de las especies animales exóticas están sujetos a la legislación de cada país.