Tipos de reproducción en los insectos

Cómo se reproducen los insectos

¿Qué formas de reproducción tienen los insectos?

ooteca de mantis religiosa
Foto de ooteca de mantis religiosa

Los insectos generalmente son ovíparos, pero también pueden ser vivíparos u ovovivíparos. El motivo de ello es que para reproducirse estos animales ponen huevos, pero también pueden parir crías vivas.

Estos invertebrados se pueden reproducir por anfigonia o reproducción sexual (reproducción mas común), por partenogénesis, por pedogénesis o por poliembrionía.

Los insectos con reproducción sexual tienen fecundación interna. Estos animales se aparean en pleno vuelo como ocurre en abejas, en el vuelo nupcial como las termitas, en estado de reposo o en movimiento. La reproducción sexual más común de los insectos es la ovípara.

La mayoría de los insectos tienen reproducción sexual, es decir, hay separación de sexos.

¿Cómo son los insectos ovíparos?

Los insectos ovíparos ponen huevos. Los huevos contienen mucho vitelo y una cáscara protectora. Las hembras depositan huevos fertilizados. El huevo almacena las reservas nutricionales necesarias para el desarrollo del insecto. El desarrollo embrionario se completa fuera del cuerpo de la hembra. Los huevos son colocados cerca de una fuente de alimento. Pueden ser depositados sobre animales, como es el caso del piojo, o de los taquínidos (parásitos de otros insectos) o sobre tejidos vegetales, como la mosca del vinagre. Los huevos pueden ser puestos en grupos o aislados. Los huevos pueden protegerse con una ooteca, como sucede con la mantis religiosa o la cucaracha.

El número de huevos producidos por una única hembra varia mucho según las especies. En las condiciones más favorables una hembra de drosófila puede producir más de 3.000 huevos. Por su parte, la mariposa de la col puede poner unos 600 huevos. Las termitas reinas pueden poner varios millares de huevos por día.

Otros ejemplos de insectos

Algunos insectos son vivíparos, como los pulgones. En este caso, los huevos no disponen de suficientes reservas nutritivas para el desarrollo del insecto y se desarrollan en el cuerpo de la hembra.

Otros insectos son ovovivíparos, como los taquínidos (moscas) y los coleópteros (escarabajos). Los huevos de los insectos ovovivíparos son incubados dentro del tracto reproductivo de la hembra.

Mosca taquínida
Ejemplo de mosca taquínida. Este insecto da a luz a crías vivas.

Formas de reproducción especiales de los insectos

Ciertos insectos se reproducen por partenogénesis, cuando los huevos se desarrollan sin estar fertilizados. En estos casos, el huevo se madura sin que intervenga la célula sexual masculina. Se da en fásmidos.

Hay distintos tipos de partenogénesis:

  •  Telitoca: los huevos dan hembras.
  • Arrenotoca: los huevos producen machos.
  • Anfitoca: los huevos dan machos y hembras.

En ocasiones puede haber alternancia entre una o varias generaciones partenogenéticas y una generación sexual (anfigónica). Esto sucede en los pulgones. Durante la estación favorable, estos animales producen una serie de generaciones partenogenéticas y posteriormente, en otoño, generan machos y hembras ovíparas.

Otro ejemplo de partenogénesis lo tenemos en las abejas. Los huevos no fecundados originan zánganos y los huevos fecundados generan obreras o reinas.

La pedogénesis es una forma de reproducción conocida también como partenogénesis larvaria. Se da en los dípteros quironómidos. Consiste en la producción de huevos o de formas juveniles por individuos inmaduros.

La poliembrionía es un tipo de multiplicación asexual que se da en diversas familias de himenópteros parásitos, como las avispas icneumónidas. Consiste en la producción de dos o más embriones a partir de un único huevo, gracias a la segmentación del huevo.

* Ver más sobre: Reproducción de los de insectos

Más información sobre la reproducción de los animales.

Editorial
Escrito por Editorial Equipo de Botanical-online encargado de la redacción de contenidos

8 abril, 2020

Otros artículos de interés