Murciélagos que trasmiten la rabia

Este artículo ha sido avalado por Vicenç Martínez - Redactor especializado en animales y naturaleza.

Murciélagos portadores de rabia

Rabia transmitida por vampiros

Vampiro
El vampiro puede transmitir la sangre a los animales de los que se alimenta a través de su mordedura.

Los murciélagos hematófagos, llamados vampiros, son los transmisores más importantes de la rabia en Latinoamérica. La rabia transmitida por estos animales, se conoció con el descubrimiento de América y se cree que ya existía en la era precolombina.

Los vampiros, murciélagos hematófagos que sólo habitan en América Latina, desde el norte de México hasta el norte de Argentina se alimentan de sangre. Si están infectados de rabia, cuando muerden a otros mamíferos salvajes, les transmiten el virus. Estos murciélagos pueden morder al ganado, como ovejas, cabras, cerdos y caballos, con las mismas consecuencias. El ser humano también puede ser objetivo de ataque por parte de dichos animales, sobre todo si se han retirado los animales domésticos o cualquier otro cambio en el proceso productivo ganadero, y estos murciélagos se quedan sin esta fuente de alimento.

No todos los vampiros cuando muerden transmiten la enfermedad de la rabia, pues pueden darse ataques de vampiros a personas sin que haya la transmisión del virus, porque ésta depende de la circulación del virus en la región donde habita esta especie.

Rabia transmitida por murciélagos no hematófagos

Los otros tipos de murciélagos, los murciélagos no hematófagos, también pueden ser portadores de la rabia, pero la transmiten mucho menos frecuentemente que los vampiros, pues el contagio sólo se da en casos accidentales, ya que estos animales no suelen mostrarse más agresivos cuando están enfermos.

La forma más frecuente de transmisión de esta enfermedad con los murciélagos no hematófagos es indirecta, con la captura por parte de algún animal doméstico, como un perro o un gato. Se han dado casos directos de contagio con manipulación de murciélagos enfermos recogidos del suelo. Por ello, se recomienda evitar el contacto con ellos, especialmente en el caso de los niños y jóvenes del medio rural, que tienen la costumbre de capturarlos y jugar con ellos.

Otra forma de transmisión de la rabia a los humanos todavía más anecdótica por improbable se debe a la inhalación de aerosoles en cavernas habitadas por millones de murciélagos por parte de exploradores y espeleólogos.

* Ver más sobre: Animales transmisores de rabia / Rabia en gatos / Dónde hay rabia / Casos de rabia en el mundo

Mas información sobre los murciélagos.

Editorial
Escrito por Editorial Equipo de Botanical-online encargado de la redacción de contenidos

18 noviembre, 2019

Otros artículos de interés