Por que la tortuga de Florida es una especie invasora

Especie exótica invasora

¿Qué ha pasado con la tortuga de Florida para terminar siendo un problema medioambiental?

La tortuga de Florida, de nombre científico Trachemys scripta elegans, ha sido la tortuga más popular como mascota, tal y como lo demuestran las más de 50 millones de exportaciones entre 1989 y 1997, desde los Estados Unidos. En España, la venta de tortugas de Florida se hizo masivamente entre los años 1991 y 1998 aunque el comercio de esta especie de reptil exótico se inició unos cuantos años antes.

El éxito de la tortuga de Florida como mascota fue debido a su pequeño tamaño cuando era vendida en forma de cría, sus relativos fáciles cuidados y su bajo precio.

Sin embargo, la cosa cambiaba con el paso del tiempo, cuando aquella tortuguita terminaba midiendo hasta 30 cm de longitud, a lo que se le sumaba su larga esperanza de vida, que empujaban al propietario, cansado de mantener a una tortuga de grandes dimensiones, muy voraz y a veces hasta agresiva, a abandonarla sin saber las consecuencias de su acto a nivel medioambiental.

Ello supuso la entrada de estos reptiles exóticos en un medio ambiente que no les era propio, problema que fue más grave en lagos, estanques y ríos de las zonas urbanas, donde se liberaron muchos más de estos ejemplares que en zonas más rurales.

En España, fue frecuente la liberación de este galápago americano en el medio natural a partir de los comienzos de la década de los 90 del siglo XX.

Foto de tortuga de Florida (Trachemys scripta elegans ). Este reptil vive en ambientes acuáticos con abundante vegetación

La introducción de la tortuga de Florida tuvo como consecuencia en Europa el desplazamiento de las tortugas acuáticas autóctonas debido a que el quelonio americano estaba más acostumbrado a competir con otras especies de tortugas acuáticas que los galápagos de Europa, donde, como mucho coexistían dos especies de estos reptiles, el galápago europeo (Emys orbicularis) y el galápago leproso (Mauremys leprosa).

Ahora el factor comercios de mascotas ya no se puede tener en cuenta al menos a nivel de España porque la comercialización de Trachemys scripta elegans o tortuga de Florida en este país ya ha sido prohibida. Sin embargo, queda un numero considerable de estas mascotas en los hogares de toda España, de ahí la necesidad de pedir la concienciación a los propietarios de estos animales exóticos que no las liberen en la naturaleza cuando se cansen de ella. Existen refugios de animales, algunos de ellos especializados en reptiles, como el CRARC (centro de recuperación de anfibios y reptiles de Cataluña), que se hacen cargo de estos animales.

¿Por qué la tortuga de Florida es una especie invasora?

La tortuga de Florida ha acabado por colonizar las aguas de parte de la geografía española

Las distintas especies de tortugas acuáticas se ha comprobado compiten por el alimento, por las zonas donde toman el sol o por los sitios de puesta.

En los lugares donde la tortuga de Florida ha sido introducida, se ha observado que ésta consigue controlar los mejores lugares de toma de sol; algo muy perjudicial para los galápagos europeos, teniendo en cuenta que las tortugas son animales de sangre fría, por lo que necesitan el calor del medio ambiente para mantenerse activas y activar su metabolismo.

Esta pérdida de la actividad de las tortugas autóctonas debido al entrar en competencia con la tortuga de Florida repercute negativamente en su estado de salud, lo que les produce una perdida de peso y una mayor mortalidad.

Por otro lado, la tortuga de Florida tiene una ventaja reproductiva respecto a las tortugas de agua dulce europeas por su propia fisiología que la hacen una especie todavía más competitiva cuando entra en contacto con los quelonios indígenas. La especie de tortuga americana invasora alcanza la reproducción sexual mucho antes que los galápagos autóctonos europeos.

Por si todavía las tortugas acuáticas autóctonas tuviesen suficientes factores en contra, Trachemys scripta elegans o simplemente tortuga de Florida, mayor en tamaño, suele ser más agresiva que ellas. Esta mayor agresividad es la responsable del control de las mejores zonas de toma de sol o de un mayor control de los recursos alimenticios que el galápago europeo o el galápago leproso.

Se ha comprobado mediante experimentación que los cangrejos de río americanos de la especie Procambarus clarkii pueden atacar y comerse las crías recién nacidas de galápago europeo (Emys orbicularis) pero son incapaces de dar caza a las tortugas de Florida de la misma edad, ya que éstas responden con agresividad al cangrejo intentando morderlo, lo que lo intimida y ahuyenta. Ello supone una desventaja en la supervivencia para las tortugas autóctonas de España y Europa en general en relación con la tortuga de Florida.

* Información relacionada: Problemas que causa la tortuga de Florida / Características de la tortuga de Florida

Más información sobre los animales.

Editorial
Escrito por Editorial Equipo de Botanical-online encargado de la redacción de contenidos
Etiquetas:

Artículo actualizado el: 22 abril, 2019

Otros artículos de interés

El contenido de este artículo es informativo. Le recordamos que la comercialización y tenencia de las especies animales exóticas están sujetos a la legislación de cada país.