Adaptaciones de las rapaces nocturnas

Este artículo ha sido avalado por Vicenç Martínez - Redactor especializado en animales y naturaleza.

¿Qué adaptaciones tienen las rapaces nocturnas?

Las rapaces nocturnas tienen un sentido de la vista excelente

Foto de Búho real de Bengala (Bubo bubo bengalensis)

Los búhos, y en general, las aves de rapiña nocturnas (o aves rapaces) están perfectamente adaptadas a cazar en la oscuridad de la noche. La visión estereoscópica de estos animales les permite cazar a sus presas con gran precisión.

El sentido de la vista estas aves lo tienen muy desarrollado, especialmente los cárabos (Strix aluco), que parece ser que son las rapaces nocturnas que gozan de una vista más fina, superior a la mayoría de animales.

Las aves de presa nocturnas poseen un sentido del oído muy desarrollado

Las rapaces nocturnas tienen también muy desarrollado el sentido del oído. El oído de los búhos y lechuzas es extremadamente fino dado que la mayoría de estos animales son nocturnos. Estas aves son las que tienen el oído más sensible de todas, su oído es muy parecido al de un gato.

La situación asimétrica del canal auditivo de un oído respecto al del otro permite la localización de las presas en muchas especies de rapaces nocturnas. La simetría del disco facial de las rapaces nocturnas también les sirve para localizar mejor a sus presas.

Los ojos de muchas rapaces nocturnas, como es el caso de la lechuza común, están rodeados por el disco facial, un conjunto de plumas más rígidas que el resto. El disco facial hace una función de antena parabólica ya que sirve para captar los sonidos que le llegan del ambiente, entre ellos los sonidos que hacen sus presas al moverse.

El sentido del oído es especialmente útil para la caza en las rapaces nocturnas puesto que les permite saber sin verla donde hay una presa tan pequeña como un ratón oculto entre la vegetación.

Anatomía de las aves de presa nocturna

Las aves de presa nocturnas son animales muy silenciosos, especialmente durante el vuelo, para no delatarse cuando se diponen a realizar un ataque porque su plumaje es espeso pero suave, junto con que sus plumas tiene una disposición especial. Además, el contorno exterior de cada pluma tiene una especie de dentición que minimiza el ruido producido por el frotar de las plumas entre sí.

Búhos y lechuzas están dotadas de un pico grueso y ganchudo. Pese a que de forma se parece bastante el pico de las aves de rapiña a los de los loros, la función del pico de búhos y lechuzas, sin embargo, es radicalmente distinta a la de las otras aves vegetarianas, los loros. De ahí, que por ejemplo, el pico de las rapaces sea de cantos especialmente cortantes para rasgar la piel de sus presas.

De las aves de presa nocturnas, son muy espectaculares las garras formadas por 4 dedos. Con las garras extremadamente poderosas y curbadas son capaces de agarrar presas muy grandes del tamaño de una liebre adulta. El dedo posterior de las rapaces nocturnas puede articularse hacia adelante ya que es reversible. Los dedos son tapizados por densas plumas para hacer más silenciosa al ave durante la cacería.

* Ver más sobre: Adaptaciones de los animales

Técnicas de caza de las rapaces nocturnas

Las rapaces desarrollan 2 formas distintas de capturar a sus presas. Las ahí que cazan en pleno vuelo patrullando grandes extensiones de territorio a poca velocidad mientras que otras especies lo hacen al acecho permaneciendo absolutamente inmóviles desde sus puntos de caza hasta la llegada de una presa adecuada.

Las aves de presa que cazan en vuelo tienen una mayor envergadura de alas que las que capturan las presas al acecho.

Los búhos y lechuzas matan la presa con las garras y después la despedazan (si la presa es de gran tamaño) con el pico.

* Ver más sobre: Técnicas de caza de las aves rapaces

Más información sobre las rapaces nocturnas

Editorial
Escrito por Editorial Equipo de Botanical-online encargado de la redacción de contenidos

8 junio, 2020

Otros artículos de interés