Problemas causados por toxoplasmosis en animales

Problemas que causa toxoplasma

Problemas que causa Toxoplasma gondii en animales

El ciclo vital de este parásito protozoario intestinal tiene una fase sistémica facultativa, es decir, que se encuentra en sangre. Este coccidio puede dar lugar a aborto en las ovejas sobre todo y, a veces, en cabras y cerdos. Las ovejas que abortan por toxoplasmosis normalmente tienen partos normales en los años siguientes.

se observan a veces epidemias de toxoplasmosis, sobre todo en animales jóvenes en condiciones de estrés. En el individuo joven normalmente la infección es aguda y generalizada. Los signos clínicos incluyen fiebre, anorexia, tos, diarrea, ictericia. El sistema nervioso central también se ve afectado. Se puede dar hepatitis, miocarditis, encefalomielitis, neumonitis y linfadenitis.

Todos los gatos en algún momento de su vida se infectarán con este parásito. Sin embargo, los gatos no tienen ningún síntoma de estar enfermos, desarrollan anticuerpos para protegerse del Toxoplasma y, por lo tanto, no sufren la toxoplasmosis como nosotros. Además, en los gatos que no salen de casa la probabilidad de que entren en contacto con este parásito es menor que en los gatos callejeros.

* Información relacionada: Protozoos parasitarios intestinales en el perro y gato

Problemas que causa Toxoplasma gondii en humanos

En el caso del hombre, la infección por Toxoplasma gondii es particularmente seria si ocurre durante el embarazo, especialmente cuando se adquiere en los primeros meses de gestación porque, cuanto más cerca del comienzo del embarazo ocurre la infección, más grave son las consecuencias para el feto, ya que puede dar lugar a la pérdida del feto, o aborto, o a alteraciones en el bebé que afectan al sistema nervioso central.

La toxoplasmosis, por lo tanto, es peligrosa para las mujeres embarazadas, ya que puede producir abortos y malformaciones congénitas. Algunos bebés presentan pérdidas de la audición, hidrocefalia, retraso mental, problemas de aprendizaje o ataques de apoplejía o derrames cerebrales en lo que se conoce como toxoplasmosis congénita.

Si la infección por Toxoplasma se produce en el primer trimestre del embarazo de una mujer, la muerte del feto es lo más probable. En el segundo trimestre, el niño nacerá con malformaciones y en el tercero, las secuelas serán graves en el sistema nervioso central, entre otras afecciones. Si la madre se infecta durante el tercer trimestre, el feto estaría más expuesto a un contagio, pero el riesgo de daño al feto se reduce ya que la mayoría del desarrollo del bebé ya se ha dado.

La toxoplasmosis también puede ser una enfermedad problemática en niños, ancianos y personas inmunodeprimidas.

Sin embargo, la mayoría de infecciones por Toxoplasma son latentes o asintomáticas en las que el huésped parasitado no sufre molestias. Casi todos los seres humanos han contraído este parásito alguna vez en su vida. Únicamente en un pequeño porcentaje de personas contagiadas aparecen molestias parecidas a la gripe, como un leve dolor de estómago, glándulas linfáticas inflamadas o dolores musculares. Porque también ellos desarrollan anticuerpos como los gatos.

Sólo en personas con el sistema inmunitario debilitado (inmunodepremimidas) la toxoplasmosis puede ocasionar síntomas graves de enfermedad como una meningitis e incluso la muerte.

Más información sobre la Toxoplasmosis.

Editorial
Escrito por Editorial Equipo de Botanical-online encargado de la redacción de contenidos

22 abril, 2019

Otros artículos de interés