Hazte fan en Facebook

El CONVENIO CITES

Certificado Cites España

Qué es el convenio CITES

Es preciso tener en cuenta la legislación sobre las mascotas. Algunas especies aparecen protegidas por el convenio de Washington o CITES (Convention International Trade Endangered Species = Convención Internacional del Comercio de las Especies en Peligro). El convenio de Washington o Convenio CITES tiene como objetivo asegurar la protección y conservación de las especies animales y plantas que se encuentran en peligro de extinción.

Según este convenio, los animales protegidos tienen que haber nacido en criaderos para la venta y no haber sido capturados en su medio natural. Además, para el correcto mantenimiento de los animales exóticos, tiene que estar en posesión de documentos oficiales procedentes del criadero y necesitan un permiso de importación si proceden del extranjero. No se pueden comprar pájaros que no estén anillados ni loros sin papeles.

Todos los animales incluidos en el Convenio de Washington o CITES tienen que disponer de un permiso CITES.

No debemos ignorar las medidas para la conservación de determinadas especies que sin embargo se venden como animales de exóticos. Su deber es adquirir únicamente los animales cuya venta esté permitida por el convenio CITES.

Especies protegidas por el convenio CITES

Tortuga leopardo

Foto de tortuga leopardo (Geochelone pardalis)

La tortuga leopardo se encuentra protegida en el apéndice II de Cites

Existen más de 2.500 especies animales y 4.000 de plantas protegidas por este documento, que prohíbe el comercio con las especies en peligro de extinción y reglamenta el tráfico de las especies amenazadas. Todo intercambio entre países tiene que estar sujeto a la emisión de un permiso y a una reglamentación muy estricta, cuyo incumplimiento implica sanciones.

El convenio prohíbe también el comercio con productos derivados de animales protegidos como el marfil de los elefantes o de rinocerontes o la concha de las tortugas.

En este convenio existen 3 tipos de protección en relación con la amenaza de extinción a la que se muestran expuestas las especies:

- El apéndice I: incluye todas las especies amenazadas con las que se prohibe comerciar de forma estricta. Únicamente constituyen una excepción los casos de crías en cautividad. En este gran apartado se incluyen los monos o las tortugas de mar.


- El apéndice II: En el apéndice II, se recogen las especies cuyo comercio podría originar su desaparición. Muchas psitácidas, como el amazonas, el ara o algunas cacatúas, aparecen recogidas en el apéndice I. Su comercio está muy reglamentado. Para importar animales inscritos en el apéndice II, es necesario un permiso CITES de exportación realizado por el país de origen y otro por la autoridad competente.

- El apéndice III: En el Apéndice III, figuran las especies para las que el país de origen ha planteado una petición especial de protección. Como especies incluidas dentro de apéndice III de CITES tenemos perezosos o la tortuga aligator.

Fuentes de CITES

Es importante conocer que significan las distintas fuentes que pueden modificar los apéndices según la procedencia de las especies en cuestión.

- Fuente W: Se llama fuente W (wild) a los animales capturados en estado salvaje antes de que el país de origen los incluyera en el apéndice o antes de la suscripción del convenio en la fuente P (preconvention). Unos y otros se encuentran en el convenio I (comercio prohibido)

- Fuente C: La fuente C (captive) incluye a los animales de segunda generación. Estos están nacidos en cautividad dentro de un criadero reconocido por el convenio. Estos animales están recogidos en el apéndice II, aunque la especie salvaje esté en el apéndice I.

Es necesario ser muy preciso sobre los términos relacionados con los países exportadores. El país de origen es aquel en el que el animal ha sido capturado o criado. El de procedencia, desde el que el animal es enviado al nuestro.

En cada país, un organismo administra la excepción de las autorizaciones. La secretaria internacional tiene su sede en Ginebra. En España, la Secretaria General de Comercio Exterior del Ministerio de Economía tiene asignadas las competencias como autoridad con lo establecido en el artículo IX del convenio CITES con el carácter de órgano de gestión principal a los efectos establecidos en el artículos 13.

Asimismo, y de acuerdo con las previsiones del Real Decreto 1739/1997, la Secretaria General de Comercio Exterior ejerce sus funciones a través de los Centros y UNidades de Asistencia de los Centros y Unidades de Comercio Exterior (CAT ICE).

La CITES ha establecido una red mundial de controles en el comercio internacional con especies salvajes amenazada y con los productos que se fabrican con ellas (como el marfil).

El sistema que establece la convención CITES, en esencia, consiste en la obtención de exploración en el país de origen y de importación en el destino, así como en la extensión de certificaciones para las excepciones previstas en el convenio, de forma que toda mercancía objeto de comercio exterior se encuentra totalmente,met documentada y se conozca su origen, su destino y el fin por el que es objeto de transacción.

Para la aplicación del sistema, el convenio CITES contempla la designación de autoridades administrativas y científicas por cada contratante. De este modo, cada parte que acepte la convención debe asignar una o más autoridades administrativas que se encarguen de gestionar el sistema de concisión de licencias y una o más autoridades científicas que presten asesoramiento acerca de los efectos que produce le comercio en la situación de las especies.

Únicamente podría importarse o exportarse un individuo incluidos en los apéndices de la CITES si se ha obtenido el documento apropiado en el despacho de aduanas en un puerto de entrada o salida.

Se trata especialmente de obligaciones morales. Cuando se compra un NAC, se tiene que disponer de todo lo necesario para ofrecerles las condiciones adecuadas para su equilibrio su salud.Los conocimientos sobre dicha especie deben ser suficientes para comprender su comportamiento animal.

Cómo identificar las mascotas

Es muy importante conocer la legislación relativa a la identificación de las mascotas.

En España, existe un gran vacío estatal con respecto a este tema, pero en cambio, si que existen leyes autonómicas y municipales. De este modo, lo más adecuado será consultar en el ayuntamiento de la localidad donde vive.

Los perros, gatos y hurones se suelen identificar mediante microchip o tatuaje (tatuar la combinación de letras y números en la oreja del animal con tinta indeleble.)

Para viajar por la Comunidad Económica Europea (CEE) con uno de estos animales, es imprescindible que lleven insertado un microchip que deberá cumplir la normativa europea. Si el microchip no se adapta a esta normativa, el propietario deberá proporcionar los medios para la lectura del microchip.

En los reptiles, la identificación todavía no está muy organizada. El único sistema de identificación es el número CITES.

En los peces, por otra parte, no existe ningún sistema de identificación.

Más información sobre los animales exóticos en el listado superior.

Otros artículos de interés

El contenido de este artículo es informativo. Le recordamos que la comercialización y tenencia de las especies animales exóticas están sujetos a la legislación de cada país.

© 1999-2017 Botanical-Online SL. Todos los derechos reservados.

Ver versión de móvil