Hazte fan en Facebook

Adaptaciones de los animales de las cuevas

¿Qué adaptaciones tienen los animales cavernícolas?

¿Qué condiciones ofrecen las cuevas a los animales que viven en ellas?

Las cuevas ofrecen a los animales que habitan en ellas, llamados animales cavernícolas o también trogloditas, unas condiciones ambientales estables, de temperatura y humedad, lo que no tienen los animales que viven sobre la superficie, es decir, en el medio epigeo.

En las cuevas la luz es ausente todo el día y todos los días del año, lo que también influye en los animales, tanto en sus costumbres como en su apariencia.

¿Cómo son los animales de las cuevas?

Los animales de las cuevas, o animales troglobios, se han adaptado perfectamente a vivir bajo condiciones de oscuridad total, por lo que han perdido la vista, muchas veces el color de sus cuerpos y, en ocasiones, incluso les han desaparecido totalmente los ojos o los tienen pocos desarrollados.

En las cuevas, la ausencia de luz, hace que los órganos fotorreceptores, que funcionan por lo tanto con la parte de radiación electromagnética que puede ser percibida o luz, como los ojos, carezcan de utilidad. Tampoco representa ninguna utilidad para el animal el presentar coloración, por lo que la selección natural, no ha actuado en la dirección de escoger a aquellos individuos que tenían pigmentos en su piel.

El metabolismo de los animales trogloditas, es decir, aquellos animales que viven en el interior de las cuevas, es más lento que el de aquellas especies que viven sobre la superficie y tienen un bajo número de crías pero están bien cuidadas. Este tipo de animales también suelen tener una longevidad relativamente alta.

Ello es debido a que los animales que viven en las cuevas son especies que se desarrollan en ecosistemas que se caracterizan por su madurez ecológica. Los animales cavernícolas están adaptados a vivir en ambientes estables, para lo que utilizan dicha estrategia biológica basada en el menor potencial biótico respecto a las especies con una estrategia biológica fundamentada en tener muchas crías y proporcionarles pocos cuidados, caso de los insectos y, por ejemplo, el de los roedores.

Ejemplos de animales que viven en las cuevas

El pez mejicano Astyanax jordani, perteneciente a la familia de los carácidos, no tiene ojos. Algunas especies de peces de cueva, o ambliópsidos, también han perdido por completo sus ojos.

Las salamandras cavernícolas, como la europea llamada Proteus anguinus o proteo y la salamandra ciega de Texas (Eurycea rathbuni), pese a no ser de la misma familia son muy parecidas, pues no tienen nada o poco pigmento en su piel y no poseen ojos o son cubiertos por una fina piel, respectivamente.

Ello es debido a un proceso de evolución convergente, en el que especies diferentes y lejanamente emparentadas han tenido que adaptarse a un ambiente muy parecido, el interior de las cuevas o medio hipogeo.

* Ver más sobre: Animales de las cuevas / Tipos de animales cavernícolas

Más información sobre los ácaros en el listado superior.

Otros artículos de interés

El contenido de este artículo es informativo. Le recordamos que la comercialización y tenencia de las especies animales exóticas están sujetos a la legislación de cada país.

© 1999-2017 Botanical-Online SL. Todos los derechos reservados.

Ver versión de móvil