Hazte fan en Facebook

LA PITÓN MOLURUS

Cuidados de la pitón de la India

Características de Phyton molurus

La pitón de la India o Phyton molurus, si la llamamos por su nombre científico, es una serpiente de la familia de las boas o serpientes constrictoras, de hábitos nocturnos.

La pitón de la India es del género de las pitones (Phyton). Aparte de Phyton molurus, este grupo de serpientes tiene muchísimas especies más por lo que parece justificada la mayor presencia de pitones en los terrarios ya de por si, además de tener ventajas sobre otros ofidios el mantenimiento de estos reptiles en cautividad. Las pitones son pacíficos reptiles (se muestran muy poco activos durante gran parte del día) y toleran la compañía de otras serpientes, como la anaconda o la boa constrictor. Además, el carácter tranquilo de estas serpientes (se pasan la mayor parte del día inactivas enrolladas en su refugio, fuera del agua), junto con que no son venenosas, las hace muy adecuadas para personas con poca experiencia en el cuidado de animales exóticos.
Sin embargo, tampoco debemos obviar que estos animales están bien provistos de dientes, sus bocas están armadas con unos grandes dientes. Estos mismos dientes nos pueden causar un percance bastante molesto si el animal, por desgracia nuestra, está dispuesto a atacarnos. Si estamos frente a esta hipotética situación (en Phyton morulus es algo raro por tratarse de una especie bastante pacífica), en ningún caso deberemos perder la calma porque sino sólo conseguiremos que el mordisco, de por si doloroso, nos cause un daño mayor. En lugar de retirar la mano de la serpiente de su boca, que por otro lado es lo que haríamos de forma instintiva, deberemos, con mucha sangre fría, abrir suavemente la boca del animal.
La gravedad de tal hecho se puede explicar con decir que las pitones tienen los dientes dirigidos hacia atrás para evitar que se les escape de los dientes las presas que capturan.

Este reptil puede alcanzar una longitud, de cabeza a cola, de 6 metros y unos 95 kg de peso, aunque, normalmente, no llega a medir más de 5 metros de largo y los ejemplares más pequeños tienen una longitud de 3 metros. La pitón de la India tiene una cabeza típicamente triangular, de pequeño tamaño comparado con la longitud de su cuerpo.

Para cazar, las pitones disponen de un sistema de captación del calor de sus presas (animales de sangre caliente) situado en las mandíbulas.



Foto de pitón de la India
(Phyton molurus)

La variedad (o subespecie) de pitón de la India que es más frecuente encontrarla como animal de compañía es la pitón de Birmania (Phyton molurus bivittatus). Su nombre común alude a su área distribución. Es verdad que esta serpiente vive en Birmania, pero también tiene su lugar de origen en China y la zona oriental de Indonesia.
Cuando se habla de serpiente albina, en realidad se trata de una variedad cromática de pitón de la India de la subespecie birmana. La otra subespecie muy importante de Phyton molurus es Phyton molurus molurus, pero la importancia de este reptil radica en su estado de conservación en su lugar de origen. Esta especie la podemos encontrar viviendo en libertad en la India, el Pakistán y el Nepal. Phyton molurus molurus está muy amenazada en su medio natural, por lo que se encuentra amparada por el convenio CITES, apédice I, mientras que la pitón birmana está en el apéndice II de la ley de protección CITES (el grado de protección en la pitón birmana es menor que en la otra subespecie más amenazada de extinción). De entrada, esto hace que sea muy difícil encontrar Phyton molurus molurus a la venta. Si alguna vez tenemos ocasión de ver a este majestuoso reptil en algún núcleo zoológico o evento de zoología, podemos fijarnos en su color. Phyton molurus molurus se parece mucho a Phyton molurus bivittatus, como es lógico por otra parte, pero esta última es más clara que su pariente cercana. Phyton molurus bivittatus es de un color parecido al gris, pero más apagado. Las manchas redondeadas del dibujo del dorso no tienen el peculiar contorno más oscuro de la pitón birmana. Otro detalle es la cabeza de Phyton molurus molurus, la zona de cabeza alrededor de los ojos es de perfiles más suaves que en Phyton molurus bivittatus.
Los patrones de colorido de cada serpiente responden a una estrategia evolutiva. La coloración de estos reptiles, basada en tonos oscuros con el negro y el marrón y en tonos claros con el amarillo, es críptica, o lo que es lo mismo, les sirve a estos animales para camuflarse entre la vegetación.

Foto de pitón albina
(Phyton morulus bivittatus)

Sin centrarnos en ninguna subespecie en concreto, la pitón de la India vive en el sudeste asiático (pero no en Filipinas) ocupando bosques y praderas y otros ambientes más húmedos, cercanos a los ríos, como zonas pantanosas o arrozales.
A este reptil le gusta bañarse y se desenvuelve en el agua a la perfección. Fuera del agua, prefiere ir a ras de suelo, aunque también es capaz de trepar por los árboles y vegetación similar.

Phyton morulus tiene una esperanza de vida en cautividad de unos 10 años, aunque se han visto casos que han llegado a los 30 años.

Alimentación de Phyton morulus

La pitón de la India, y en general cualquier pitón, se alimenta de presa viva, porque se trata de serpientes constrictoras que, al no tener veneno, deben matar sus presas por constricción (estrangulamiento).
La presa es seleccionada en función de la edad del animal, por lo que le daremos presas cada vez más grandes a medida que la pitón crezca de tamaño.
En estado salvaje las pitones jóvenes comen todo tipo de roedores, lagartos de tamaño pequeño y crías de ave. Las pitones adultas depredan sobre grandes lagartos, cocodrilos, pequeños rumiantes (ciervos jóvenes), cerdos pequeños y monos. Aunque lo que más frecuentemente consumen son roedores, sobre todo ratas.
Por lo tanto, daremos a nuestras pitones ratones, ratas, jerbos, hámsters, conejos, pollos y palomas, dependiendo del tamaño concreto del animal (conejos, ratas y pollos en pitones adultas y ratones o hámsters para serpientes de pequeño tamaño). También se debe tener cuenta las necesidades en nutrientes del animal, por lo que no es aconsejable una dieta muy pobre basada en las mismas presas cada vez. Con ir variando el tipo de presas regularmente es suficiente.

Cuando la serpiente es joven tiene mayores necesidades de comer. Una vez por semana le daremos comida a la Phyton morulus jovencita, a medida que va haciendo más grande tardaremos más en alimentarla. Una vez al mes, en ejemplares adultos.
Le daremos unas 4 presas cada vez del tipo que mejor convengan al animal según su tamaño.

A parte del tipo de presa que podemos darle a la pitón y de la frecuencia con la que es mejor alimentarla, también es bueno saber, en el caso de mantener a más de una pitón de la India, que resulta mejor mantenerlas aisladas mientras les demos de comer. De este modo evitaremos algún que otro problema. Porque, aunque Phyton morulus es una especie relativamente tranquila, se pueden llegar a producir disputas por el alimento.

Las crías recién nacidas empiezan a comer sólo a partir de su primera muda. Cuando llegue este momento le daremos ratones.

- Ver Alimentación de los reptiles en cautividad

- Ver Alimento vivo

Material necesario para Phyton molurus

- Terrario de grandes dimensiones (recomendable una habitación entera).

- Terrario de exterior para los días soleados (como en la iguana).

La temperatura óptima para la pitón de la India está entre los 28 y los 40ºC, según si está a la sombra (alejada de la luz artificial) o al sol (o luz artificial en condiciones de cautividad), respectivamente. Mientras que la temperatura nocturna óptima se sitúa entre los 22 y los 24ºC.

Los valores adecuados de humedad ambiental están por encima del 65%.
Para proporcionarle unas condiciones de humedad adecuadas a nuestra pitón es muy conveniente que pulvericemos el terrario cada día. Sobre todo durante el periodo de muda es cuando más debemos vigilar con la humedad ambiental.

Preparación del terrario para Phyton molurus

El terrario lo decoraremos con decoración sencilla: pocas ramas y piedras que faciliten el acceso del animal al agua.

- La zona acuática debe ser amplia para que la pitón pueda bañarse con suficiente comodidad (recordemos que viven cerca del agua y les gusta bañarse) y de fácil limpieza, con acceso rápido al agua. No es adecuado poner grava de acuario para el fondo, porque puede causarle a la serpiente infecciones, sobre todo a nivel de la boca.

Mantenimiento de Phyton molurus

Aunque la pitón de la India, de forma general, no hiberna, una excepción la constituyen aquellos individuos que viven en las zonas más montañosas, aquellas que geográficamente se sitúan más al norte de donde podemos encontrar a estas serpientes. (Phyton morulus también habita la zonas montañosas, de montaña media).

De todos modos, no es ni obligatorio ni recomendable hacer hibernar a la pitón de la India, en primer lugar porque no es una costumbre extendida de esta especie cuando vive libre.

Adiestramiento y manejo de Phyton molurus

Su manipulación, aunque la pitón de la India no es una especie de naturaleza agresiva, siempre entraña cierto riesgo debido a su gran tamaño, ya que tienen mucha fuerza sobre todo teniendo en cuenta que la pitón de la India es una serpiente de las llamadas constrictoras, que matan su presa por constricción y ahogamiento.

En este sentido, debemos respetar la siguiente regla para evitarnos sustos: para manipular a cualquier serpiente de la familia Boidae debe haber una persona por metro de serpiente.
Cuando notemos que empieza a enroscarse por nuestro cuerpo, con una mano deberemos rápidamente desenredarla empezando por la cola, mientras que con la otra sujetaremos el cuerpo del animal.

Pese a todo ello la pitón de la India es una de las especies de pitón más tranquila que existen y puede domesticarse, sobre todo con el paso del tiempo. Al cabo de unos 4 años nuestra Phyton morulus puede llegar a ser una mascota excelente. Eso si también será muy grande, porque esta especie mantenida en cautividad experimenta un crecimiento tan rápido como cuando se encuentran salvajes.

El grado de mansedumbre de una serpiente hacia nosotros depende de la especie. Así por ejemplo, Phyton regius es una de las pitones menos peligrosas que existen como animales exóticos. Phytus regius o pitón bola es mucho más inofensiva incluso que Phyton morulus. Ello se debe a que la gran mayoría de pitones cuando se sienten amenazadas silban y pueden atacar, mientras que la pitón bola, como su nombre indica, para defenderse de los enemigos se hace una bola, algo que recuerda en esencia a la cochinilla de la humedad, si no fuese porque en lugar de doblar su cuerpo se enrolla sobre si misma. En el otro extremo a Phyton morulus y Phyton regius, están otras serpientes muy agresivas, como Phyton sebae o Phyton reticulatus.
Es cierto que la peligrosidad o inocuidad de una serpiente viene bastante determinada por la especie a la que pertenece y al propio animal en cuestión, sin embargo el propio manejo es una forma de adiestramiento muy adecuada para este tipo de animales.
Al principio, además de tener mucha paciencia, deberemos tener la precaución de no sobremanipular a nuestra serpiente, sino sólo conseguiremos causarle el perjudicial estrés responsable de muchas de las enfermedades que aparecen en animales exóticos cuidados de forma incorrecta. La pitón de la India (pero es aplicable a otros muchos animales) cuando acaba de llegar a nuestra casa por primera vez y en los meses previos a su compra todavía no conoce ni su terrario ni a su cuidador. Para evitar estresar a nuestro animal en este periodo crítico para la vida del reptil, deberemos combinar periodos cortos de manipulación con momentos de tranquilidad absoluta. A medida que Phyton morulus se va acostumbrando a nuestra presencia podremos estar más rato con ella. Con nuestros cuidados, el paso del tiempo y algunos requisitos más, como que la serpiente sea nacida en cautividad (si algún ejemplar es de origen salvaje el adiestramiento es más costoso y difícil) conseguiremos que el animal exótico sea además un buen compañero nuestro.

Salud de Phyton molurus

Aunque la pitón de la India es una especie de por si bastante tranquila y pacífica, si se ve sometida a unas condiciones ambientales durante cierto tiempo que le generen bastante estrés puede llegar a mostrarse agresividad.
Es el propio miedo que siente el animal que le empuja a ser agresiva hacia nosotros.
Por lo tanto, por partida doble, deberemos cuidar muy bien a nuestra pitón, para que se sienta bien y evitemos así enfermedades y para disfrutar mejor de este precioso animal y que no se nos convierta en una amenaza real.

Cría de Phyton molurus

La pitón de la India no es una especie que muestre muchos inconvenientes para reproducirse en cautividad. Aunque para ello deba disponer de unas buenas condiciones ambientales y una alimentación adecuada, su cría es relativamente fácil, comparada con muchos otros animales exóticos, como por ejemplo, sin ir más lejos, las iguanas.

Según el recuento de escamas de la cola (escamas ventrales caudales) podemos determinar si estamos frente a un macho o una hembra de Phyton morulus. Ello se debe a que la cola del macho es mayor que la de la hembra. Concretamente, la hembra tiene menos escamas que el machos; podemos contar entre 3 y 5 escamas de la hembra, mientras que un macho tiene hasta 15 escamas y en los casos menos optimistas, 10.

Independientemente del sexo, Phyton morulus, y en general cualquier serpiente del género Phyton tiene dos filas de escamas ventrales caudales. Saber este detalle nos puede ayudar a diferenciar a esta clase de ofidios de otros muy emparentados, de su misma familia, las anacondas. Las anaconda, por su parte, sólo tienen una fila de escamas de la cola.

Si vemos las extremidades vestigiales (restos de las antiguas extremidades situadas cerca de la cloaca) podemos decir que es un macho de Pitón de la India.
Lógicamente, la observación del órgano copulador será el mejor indicativo para saber si es un macho o una hembra el ejemplar de Phyton morulus en cuestión. El órgano copulador en las serpientes se llama hemipene. Con sólo observar los hemipenes (2 a lado y lado de la cloaca) podríamos determinar con una certeza absoluta que nuestro ejemplar es un macho. Sin embargo, para ello es necesario el sondaje del animal. Por lo que si no tenemos unos conocimientos previos de la materia, mejor será que nos conformemos con los otros criterios para determinar el sexo. Es decir, que nos fijemos en el tamaño de la cola y número de escamas de la cola y si tiene o no vestigios de extremidades nuestra Phyton morulus.

Los apareamientos en esta especie acostumbran a concentrarse en primavera y se pueden dar tanto en el agua como en tierra firme.

La hembra, después de unos 2 meses tras aparearse, pone unos 30 huevos, pero depende del tamaño de la hembra (a mayores tallas, más huevos). La puesta puede ser de hasta 100 huevos. La incubación dura entre 50 y 90 días.
En la naturaleza, las pitones hacen su puesta en algún hueco natural que ofrezca refugio a los huevos, como madrigueras de otro animal. Son muy buenas madres estas serpientes, ya que no es nada raro que la hembra pase largo tiempo enrollada cubriendo a sus huevos para ofrecerles protección contra cualquier enemigo. Se cree que la hembra de pitón de la India, aparte de proteger a sus huevos, ayuda a llevar a cabo la incubación con unos suaves movimientos de cuerpo cada cierto tiempo que permiten que la temperatura de los huevos se mantenga en los valores adecuados. Con la contracción de los músculos de su cuerpo genera calor y consigue hacer subir la temperatura que rodea a los huevos entre unos 5 y unos 10ºC.
Nosotros lo que podemos hacer para llevar a delante a los huevos puestos por nuestra pitón es colocarlos en una incubadora. Con ello nos ahorraremos cualquier contratiempo que supondría la muerte parcial o total de las crías.
Para colocar los huevos en la incubadora, deberemos separar a la hembra de los huevos con la ayuda de una toalla, que colocaremos por debajo de la pitón. Cuando realicemos esta operación deberemos tener especial cuidado con los frágiles huevos, pero también con la hembra, ya que las madres se vuelven muy agresivas cuando son separadas de su descendencia.

La incubadora debe ser de 45 x 25 x 30 cm. La temperatura de incubación para Phyton morulus es de unos 30ºC. El periodo de incubación a esta temperatura dura unos 70 días.

Nada mas nacer, las crías miden unos 55 cm de longitud y llegan a la madurez sexual a los 2 o 3 años; entonces pesan unos 20 kg. Aunque, normalmente, no se aparean hasta los 5 años.

Hasta los 3 años de vida, las pitones crecen con relativa rapidez. En este corto periodo de tiempo pueden llegar a medir hasta 3 meses. A partir de este periodo o hasta los 4 años, la velocidad de crecimiento se reduce y Phyton morulus acostumbra a crecer más lentamente.

- Ver Pitón de la India salvaje

Más información sobre otros animales salvajes en el listado superior.

Otros artículos de interés

El contenido de este artículo es informativo. Le recordamos que la comercialización y tenencia de las especies animales exóticas están sujetos a la legislación de cada país.

© 1999-2017 Botanical-Online SL. Todos los derechos reservados.

Ver versión de móvil