Salud de la boa constrictora

(Animal exótico)

Anorexia en la boa constrictor

La boa constrictor, contrariamente a otras serpientes como la pitón real o pitón bola (Phyton regius), normalmente no padece de anorexia. Sin embargo, en ocasiones, esta serpiente también puede sufrir anorexia. Muchas causas pueden hacer que una boa no coma. Si observamos que nuestra serpiente deja de comer, deberemos tener en cuenta cualquier causa que sea la responsable y corregirla. Una boa constictor puede no querer comer debido a temperatura o humedad del terrario inadecuada, dimensiones del terrario inapropiadas, falta de refugios, etc. Si nuestra serpiente hace tiempo que la tenemos con nosotros, puede que haya dejado de comer por falta de interés, para lo cual, un cambio en su dieta, como sustitución de un ratón blanco por un ratón gris, puede ser la solución.

Muda en boa constrictor

La muda es un buen reflejo del estado de salud del reptil. 2 semanas antes de mudar, los ojos de la boa se vuelven turbios. Es importante no tocar al animal, pues podría mordernos ya que en este estado la boa constrictor se siente vulnerable. Para ayudarle con la muda, le proporcionaremos a nuestra serpiente materiales con los que se pueda frotar. Si la muda se complica, la pondremos en agua tibia (30ºC) durante una media hora o hasta 1 hora. Posteriormente, quitaremos los jirones de piel que se vayan desprendiendo con una compresa húmeda.

Parásitos de la boa constrictor

Las serpientes suelen ser atacadas a nivel de parásitos sobre todo por ácaros parásitos y por garrapatas. Los ácaros tienen el inconveniente que con su picadura pueden transmitir la peligrosa enfermedad de IBD.

Además de los ectoparásitos anteriores, las serpientes se encuentran a menudo parasitadas por tenias y por gusanos redondos Además, estos reptiles pueden tener protozoos parásitos que les pueden causar la muerte.

El tratamiento contra parásitos se basa en la desparasitación, que depende de si se hace contra parásitos externos o contra parásitos intestinales. El medicamento concreto, recetado por un médico veterinario, variará también en función del tipo de parásito que tenga el animal.

Para saber qué parásito tiene la serpiente, se hará un examen de heces, pero puede ser necesaria la realización de otra prueba, como un análisis de sangre.

Inclusion body disease (IBD)

La IBD es una enfermedad vírica mortal que afecta a varias especies de boidos (boas, pitones, anaconda), aunque la boa constrictor parece ser el huésped habitual. El agente causante de la enfermedad es un retrovirus (como el virus del SIDA).. Debido a que es un retrovirus, fuera del cuerpo este virus tiene mala supervivencia. Por lo tanto, la transmisión del virus es por contacto directo con los fluidos corporales. Por ser un retrovirus, la serpiente puede no manifestar síntomas de enfermedad durante varios meses a pesar de estar infectada. Los parásitos pueden causar la expansión de la enfermedad (IBD). Por ello, para impedir la expansión del virus, debemos tener especial vigilancia con las boas que compremos y controlar los parásitos externos (garrapatas). En este sentido, guardaremos en cuarentena el nuevo ejemplar tanto tiempo como nos sea posible.

Los síntomas de enfermedad de la IBD son:

 

Fase aguda:

– Letargia

– Falta de apetito

– Comportamientos erróneos

Fase crónica:

– Falta de apetito crónica y pérdida de peso

– Lesiones en el sistema nervioso central.

– Infecciones bacterianas secundarias.

– Ligero temblor de la cabeza.

– Temblores.

– Desequilibrio.

Heridas en serpientes

La boa constrictor puede sufrir heridas debido a:

– Quemaduras

– Intentos de evasión del terrario.

– Mudas complicadas

– Ataque por un roedor.

Prevenirlas, es la mejor forma de curar un problema a veces tan complicado de resolver en el caso de una serpiente sin la ayuda del veterinaria. La instalación del terrario debe ser la adecuada para evitar que nuestra serpiente se queme con objetos incandescentes, como la luz o la calefacción. El terrario debe estar concebido para evitar una posible huida del animal, que en muchos casos termina provocándole heridas durante el forcejeo por tratar de liberarse. Podemos ayudarle a la serpiente si tiene una muda complicada con un poco de cuidado. Es mejor darle roedores muertos para que nuestra boa no pueda ser atacada por alguno de ellos cuando son introducidos en su terrario con el objetivo de servirle de comida.

* Información relacionada: Cuidados de la boa constrictor

Más información sobre otros animales en el listado superior.

Editorial
Escrito por Editorial Equipo de Botanical-online encargado de la redacción de contenidos

22 abril, 2019

Otros artículos de interés