Costumbres de la culebra bastarda

Comportamiento de la culebra bastarda

La culebra bastarda es una serpiente agresiva pero no peligrosa

La culebra bastarda es un animal agresivo que, cuando se siente amenazado es capaz de levantar el primer tercio de su cuerpo, como hacen las cobras, para desafiar a su enemigo.

Esta culebra es venenosa, aunque los colmillos con los que podría inocular el veneno los tiene situados en la parte posterior de la boca y son carentes de movilidad, por que se trata de una serpiente opistoglifa. Otra serpiente con las mismas características a la culebra bastarda es la culebra de cogulla (Macroprotodon brevis), siendo las dos únicas especies de culebras que son venenosas dentro de la geografía española.

Junto con el tipo de dentición y que solo muerde si se siente atacada, a la práctica la culebra de Montpellier resulta ser un animal relativamente inofensivo para el ser humano, aunque letal para sus presas, que se introducen hasta el fondo de su boca cuando esta serpiente las engulle.

Enemiga acérrima del lagarto ocelado

El lagarto ocelado es un temido depredador de la culebra bastarda

Este animal frecuenta los lugares secos y pedregosos, que suelen estar habitados por otros reptiles, como lagartos y diferentes especies de serpientes. Además de convivir con todo tipo reptiles, se atreve a atacar hasta las especies más grandes y fuertes, como el lagarto ocelado (Lacerta lepida), lo que ha menudo implica duros combates entre ofidio y saurio.

Para matar a sus presas, utiliza el veneno, para lo que las muerde con insistencia, prolongando en el tiempo su mordedura sobre la presa.

La culebra bastarda es un reptil diurno

La culebra de Montpellier es una serpiente eminentemente diurna, pero puede volverse crepuscular en los días más calurosos de verano.

En los meses en los que la calor es muy intensa, permanece a menudo escondida durante el día.

A la culebra bastarda le gusta tomar el sol

Este reptil suele tomar el sol en lugares abiertos, como montones de piedras o sobre el caliente asfalto.

Las hembras y los ejemplares jóvenes pueden quedarse inmóviles cuando son descubiertos, en sus lugares donde toman baños de sol, porque confían en su capacidad mimética.

Los machos adultos emprenden la huida al menor señal de peligro, para esconderse entre las rocas o la vegetación circundante. Estas serpientes detectan la presencia humana a más de 30 metros de distancia.

Esta culebra, cuando va de caza, levanta de vez en cuando la parte delantera de su cuerpo para localizar con mayor precisión a sus presas.

No le gusta el agua pero es sabe nadar muy bien

A esta serpiente no le gusta el agua pero es una buena nadadora.

No suele meterse en el agua pero es capaz de nadar, incluso en el mar.

Un animal fácil de ver

A pesar de la relativa prudencia y timidez de los machos adultos, la culebra bastarda es la especie de serpiente que se observa con mayor frecuencia a lo largo de buena parte del territorio español.

Su relativa abundancia, su gran tamaño y el comportamiento descarado de las hembras adultas y las crías delatan a esta especie en muchas ocasiones.

Cuándo entra en letargo la culebra de Montpellier

Como otras serpientes de climas templados, la culebra bastarda entra en hibernación con la llegada del mal tiempo.

Esta especie de culebra realiza la hibernación exactamente entre principios de noviembre y finales de marzo.

Más información sobre la culebra bastarda.

Editorial
Escrito por Editorial Equipo de Botanical-online encargado de la redacción de contenidos

7 noviembre, 2019

Otros artículos de interés