Hazte fan en Facebook

CARACTERÍSTICAS DE CHEYLETIELLA

Ácaro parásito de la piel

¿Qué es Cheyletiella?

Cheyletiella es un tipo de ácaro no arador como Psoroptes, que causa la sarna psoróptica, Chorioptes y Otodectes, parásito frecuente en perros y gatos de todo el mundo.

Los ácaros no aradores, como Cheyletiella, a diferencia de los ácaros aradores, no excavan galerias en la piel sino que viven sobre la superficie de ella.



Este ácaro parásito de los reptiles está emparentado con
el ácaro parásito del perro y del gato Cheyletiella, ya que pertenecen todos a
misma familia

Los ácaros son un grupo de invertebrados artrópodos de la clase Arachnida o arácnidos, como las arañas, los escorpiones, los opiliones o segadores, los pseudoescorpiones o las garrapatas.

Este tipo de parásitos son conocidos como parásitos externos o ectoparásitos porque se localizan sobre la superficie externa del cuerpo del huésped que parasitan, es decir, en la piel.

* Información relacionada: Ácaros / Ectoparásitos

¿Cómo es Cheyletiella?

Este ácaro parásito mide sólo 0'4 mm de longitud y presenta un estrechamiento a la mitad del cuerpo.

Como arácnido que es al tratarse de un ácaro, Cheyletiella tiene 4 pares de patas.

Tiene los palpos, que son apéndices para palpar y sujetar la comida, muy grandes, lo que le da la apariencia de otro par de patas. Cada palpo termina en una uña prensil.

Sus patas terminan en forma de peine y no en uñas o ventosas. Además, este parásito posee seis pelos o setas en el cuerpo.

¿A qué animales parasita Cheyletiella?

Este género de ácaros se encuentra sobre todo en perros y gatos, pero también es un parásito habitual de los conejos.

Además, tiene cierta importancia en la salud pública porque se puede transmitir al ser humano a partir de los animales de compañía, perro y gato. De hecho, es un parásito frecuente del ser humano. Cheyletiella es prácticamente el único ácaro de todos los que infectan a los animales domésticos que se puede transmitir a las personas.

Cheyletiella blakei es la especie más frecuente que se describe en el ser humano, posiblemente debido a la estrecha relación física que se da entre las personas y el gato, animal al que parasita.

Como ya hemos dicho, Cheyletiella blakei parasita al gato, Cheyletiella yasguri parasita al perro y Cheyletiella parasitovorax al conejo.

Este ácaro es altamente contagioso, ya que se puede extender a todos los animales rápidamente. Por lo que se debe prestarle especial atención cuando se tienen varios animales compartiendo un mismo espacio.

¿Donde vive Cheyletiella?

Estos ácaros viven en el pelo y únicamente visitan la piel del hospedador, es decir, del perro, gato o conejo, para alimentarse.

Todo el ciclo vital de Cheyletiella se desarrolla en el huésped.

Problemas que causa Cheyletiella (Queiletielosis)

Cheyletiella no es un parásito muy peligroso y frecuentemente se encuentra en cachorros que tienen un buen estado de salud.

Sin embargo, puede causar dermatitis, que se caracteriza por la presencia de gran cantidad de productos de descamacion celular que se localizan entre los pelos. Por ello, la queiletielosis a nivel popular se conoce como "caspa ambulante". La descamación es más pronunciada en animales con infestación crónica o que se encuentran debilitados.

En los casos graves, infrecuente por otra parte, se forman costras y hay una ligera caída de pelo.

También pueden haber portadores asintomáticos en los que los animales parasitados no muestran síntomas de enfermedad.

En el ser humano, causa dermatitis persistente con prurito (gran picor). Frecuentemente, se observa este caso en las familias de dueños de mascotas cuando se diagnostica la queiletielosis en un gatito. Cuando una enfermedad animal se transmite a las personas se la conoce con el nombre de zoonosis.

Cómo saber que nuestro perro, gato o conejo sufre de queiletielosis

Si nuestra mascota tiene este parásito, se observa un polvillo blanco como consecuencia de la gran cantidad de productos de descamación celular. La descamación es más intensa en la espalda y sobre todo en la zona del sacro o parte final del lomo.

Además, veremos los propios ácaros pequeñitos que se mueven entre los restos de la descamación cutánea. Sobre un papel negro, es más fácil observar los ácaros en movimiento.

No es necesario realizar raspados de piel, ya que este tipo de ácaros se localizan en la superficie de la piel.

Por otra parte, los gatos infectados por estos parásitos pueden mostrar signos de comportamiento atípico, como acicalamiento excesivo

Tratamiento contra Cheyletiella

Los principales medicamentos por vía tópica, es decir, a través de la piel utilizados para tratar a los animales con queiletielosis son polisulfuro de calcio, fipronil, piretrinas y amitraz. El amitraz y las piretrinas están contraindicadas en gatos.

Los principales tratamientos sistemicos, es decir, vía oral son selamectina, moxidectina, milbemicin oxima e ivermetina. El último medicamento se administra con inyección vía subcutánea.

Los acaricidas no están indicados actualmente para tratar este parásito aunque sí son efectivos.

Tanto los perros como los gatos pueden ser tratados con una gran variedad de insecticidas en forma de champús. Por ello, este parásito es infrecuente en zonas donde la presencia de pulgas es muy habitual y en las que el uso de insecticidas es habitual para combatirlas.

Para los gatos, lo más recomendable es la aplicación de champús de sulfuro de selenio.

Además de tratar al animal, es necesario tratar todo lo que le rodea, como la cama.

La infección por estos parásitos desaparece tras tres semanas sucesivas con estos tratamientos.

Más información sobre parásitos en el listado superior.

Otros artículos de interés

El contenido de este artículo es informativo. Le recordamos que la comercialización y tenencia de las especies animales exóticas están sujetos a la legislación de cada país.

© 1999-2017 Botanical-Online SL. Todos los derechos reservados.

Ver versión de móvil