Alimentos ricos en hierro

Revista de Plantas de Botanical-online

El cultivo del albaricoquero

Como cultivar el albaricoquero

flor Albaricoquero. Características:

Árbol caduco de 3 a 10 m. de altura. Aspecto redondeado. Tallo erecto con corteza pardo-grisácea y superficie llena de grietas. Ramas jóvenes de color rojizo, ramas adultas muy retorcidas. Hojas ovales de hasta 9 cm de longitud, de casi redondeadas a ovadocorazonadas, con dientes pequeños, de color verde oscuro por el haz y de un verde amarillento por el envés, terminadas en ápice puntiagudo. Flores reunidas en parejas o solitarias, cortamente pedunculadas, de color blanco con tintes rosados de unos 2,5 cm de diámetro. Posee frutos comestibles, llamados albaricoques, que son drupas de color amarillento o anaranjado con tonos rojizos de unos 8 cm de longitud por 3 o 4 de diámetro, aunque existen variedades con frutos más grandes. Su pulpa es amarilla y rodea el hueso en cuyo interior aparece una semilla que es tóxica.

foto de albaricoquero

Foto de albaricoquero o damasco

riegoAlbaricoquero. Riego:

Los albaricoqueros bien enraizados no necesitan regarse a no ser que se presenten periodos de sequía muy destacados, si bien resisten adecuadamente los periodos de sequía moderados. En caso de sequía bastante importante se produce a veces la caída de las yemas florales.

Los albaricoqueros necesitan regarse mientras no se encuentran bien establecidos. Durante el primer, año después de la plantación, es importante regar abundantemente.

maceta Albaricoquero. Utilización:

Se cultiva por sus frutos, los albaricoques.

exposicion Albaricoquero. Clima y emplazamiento.

El albaricoquero necesita unas condiciones muy adecuadas para crecer y producir frutos adecuadamente. Aunque se trata de un árbol de hoja caduca que necesita un periodo de frío invernal (entre unas 300 y unas 900 horas de temperatura por debajo de los 7 ºC, dependiendo de la variedad), al tratarse de un árbol que florece muy temprano (FEntre los meses de marzo y abril, antes del nacimiento de las hojas) es muy delicado a las heladas tardías de invierno o las últimas heladas de primavera

Le gustan más los climas cálidos donde puede ser cultivado como un árbol o arbusto normal, en un emplazamiento soleado, resguardado del frío y de los vientos. El clima mediterráneo resulta ideal para esta planta, pues le proporciona el suficiente frío invernal para que pueda desarrollarse normalmente y la poca frecuencia de heladas a finales de invierno o principios de primavera hace que esta planta pueda mantener la flor en la mayoría de las temporadas.

En los climas más frescos debe cultivarse a cubierto o hacerlo crecer mediante de la técnica del abanico, que consiste en adosarlo con las ramas laterales bien abiertas y espaciadas entre ellas sobre la superficie del muro, mientras que se eliminan las ramas centrales. De esta manera la planta puede aprovechar el calor y la radiación que desprende el reflejo de la luz solar sobre la pared.

Según el clima escogeremos la variedad que más nos interesa. Para ello es mejor consultar con el vivero que tipo de patrón nos interesa. (Más información sobre variedades de albaricoquero)

plantaciónAlbaricoquero. Reproducción, poda, entresacado y recogida de los frutos

La mejor forma de reproducir un albaricoquero es mediante injerto en primavera sobre un patrón de St Julian A de ciruelo, de melocotón, o de almendro (Se denomina patrón a un árbol bien enraizado con un diámetro mínimo de 1 cm) mediante las técnicas conocidas como injerto de brotado de astilla o injerto de escudete.

Injerto brotado de astilla : (Injerto brotado de astilla o injerto en chip)

a) Cortar un fragmento de rama nueva de albaricoquero. Cortar 2 cm por debajo de una yema y 5 cm por encima. Realizar un corte horizontal a la yema a unos 5 mm de profundidad de manera que podamos separarla de la rama y que quede la yema y el cambium en perfecto estado. (En forma de placa, astilla o chip)

b) Cortar horizontalmente y hacia abajo un trozo de corteza del patrón similar en tamaño a la separada anteriormente de manera que quede el cambium del patrón al descubierto. Dejar un pequeño fragmento de corteza inferior sin separar para que sirva de sujeción. Poner en contacto el cambium de la yema cortada inicialmente del albaricoquero con el cambium del patrón y apretar ambas superficies utilizando cinta adhesiva especial o rafia.

Cuando nos demos cuenta que el injerto ha agarrado bien y empieza a engrosarse, podemos quitar el material de unión. Al llegar el invierno se corta el patrón por encima del injerto. El crecimiento se produce a partir del segundo verano de haberlo injertado.

Injerto de escudete (Injerto de T)

a) Realizar los mismos pasos del apartado "a" del injerto en astilla.

b) Sobre el patrón realizar un corte en forma de "T" que alcance el cambium. Abrir las dos partes verticales de la T sin romperlas. Introducir la yema producida con el paso "a" y cerrar la T cubriendo al máximo la yema. Tapar con cinta o rafia. Quitar el material de unión cuando ambas partes se agarren lo que suele ocurrir en el plazo de unas dos semanas. Cortar el patrón por encima del injerto en invierno.

La poda del albaricoquero

La poda del albaricoquero es necesaria para que produzca frutos abundantes dado que estos crecen sobre las ramas jóvenes producidas en la temporada anterior. Para estimular el crecimiento es necesario realizar una poda de las ramas en peor estado o las ramas viejas, de las ramas que se encuentren demasiado juntas o entrecruzadas. En arboles bien establecidos es necesario realizar una poda de primavera mientras los brotes estén aún cerrados en la que se cortan las ramas laterales y sublaterales en un 50 % para estimular el crecimiento de nuevas ramas jóvenes. Cuando llega el verano se efectúa una poda de las ramas florecidas de manera que se elimina la cuarta parte de las mismas hasta el brote. Aquellas ramas de crecimiento nuevo dirigidas hacia abajo o hacia el interior deben eliminarse.

Poda de abanico

Se realiza en aquellos árboles de clima frío plantados sobre un muro. Lo que se hace es ir guiando el árbol sobre esta superficie utilizando cañas sobre las que se atan y se dirigen las ramas. Para comenzar el guiado, se deben dejar las dos ramas laterales de la planta joven situadas a unos 30 cm del suelo bien abiertas formando un ángulo de unos 40 º. Se podan estas ramas dejando unos 4o cm de longitud. Se elimina la rama guía o rama central vertical de manera que quede una planta con dos ramas laterales bien abiertas y un centro bien despejado.

A partir de aquí de cada uno de las ramas laterales se van guiando un par de vástagos en ángulo de 40 º y se van eliminando el resto. En posteriores veranos ir configurando una estructura de brazos laterales con costillas eliminando siempre aquellas ramas que crezcan hacia abajo o hacia el muro.

Distancia de plantación:

Los árboles reproducidos en forma de arbusto a partir de plantones deben plantarse a una distancia de 5 a 8 metros entre ellos y las hileras deberán distanciarse otros 8 metros.

Los árboles reproducidos en forma de abanico deberán distanciarse entre ellos unos 4 o 5 metros, dejando el mismo espacio para las filas.

Entresacado de los frutos:

La función del entresacado de los frutos es eliminar el exceso de los mismos para que pueden producir frutos de la suficiente calidad y del tamaño adecuado. Normalmente lo que se hace es en primer lugar eliminar los frutos necesarios de cada grupo de manera que queden solamente 3. Posteriormente se vuelve a entresecar dejando que entre un fruto y otro queden unos 10 cm de separación.

Polinización:

La mayoría de las variedades son autopolinizantes por lo que no necesitan la intervención del hombre, y no hace falta utilizar variedades diferentes o diversos pies. La abeja es el principal insecto polinizador. En los climas más fríos puede ser necesaria la utilización de un pincel para realizar una polinización manual.

Cosechado de los frutos:

Los frutos deben recogerse un par de días antes de la plena madurez. Es necesario comerlos después de haberlos recogido. Los excedentes se pueden congelar o secar. Al natural se conservan durante poco tiempo.

terrenoAlbaricoques. Suelo y abonado

El sustrato preferido por esta planta es el suelo profundo con un buen drenaje de naturaleza alcalina. No soporta los suelos arenosos o demasiado apelmazados, pues la falta de drenaje les produce podredumbre en las raíces. En su estado natural crecen sobre laderas secas, rocosas y con un fuerte pendiente. No necesitan un abonado especial y prefieren suelos más pobres a aquellos demasiado ricos.

Ver toxicidad. Albaricoquero. Plagas

Las principales plagas que afectan al albaricoque son:

- Tijeretas: (Fortificula auriculata) Se comen las hojas en verano. Se pueden eliminar utilizando trampas o algún insecticida específico.

- Pulgones: Son insectos provistos de artilugios bucales chupadores que se alimentan de la savia de las plantas. Depositan sus excrementos sobre las mismas lo que determina que estas aparezcan pegajosas y, en muchos casos, cubiertas de hormigas que se sienten atraídas por esta melaza. Sobre estas secreciones se desarrollan diversos mohos. Todo ello produce la decoloración y marchitamiento de las hojas. Entre los principales pulgones que atacan el albaricoquero tenemos el pulgón del melocotonero (Myzus persicae), el pulgón ceroso (Hyalopterus amygdali) y el pulgón del almendro (Brachycaudus helichrysi).

Para combatir esta plaga se pueden lavar los árboles en invierno con aceite de alquitrán o aplicar insecticidas como miricarb o malathion antes que se abran las hojas.

- Piojo de San José: (Quadraspidiotus perniciosus) Las hembras no poseen alas y se fijan a la planta protegidas debajo de una coraza de unos 2 mm. Los machos poseen alas.

Las ninfas son móviles al principio con sus tres pares de patas y se fijan luego a la plantan hundiendo sus estiletes en la misma lo que produce costras con un centro marronoso sobre una mancha más grande blanca en las ramas, en las hojas y en los frutos.

Las hojas quedan intoxicadas por su saliva y caen, los frutos presentan puntos sin color y las ramitas o brotes tiernos se pudren.

La prevención de la plaga supone la utilización de plantones no contaminados previamente desinfectados en el vivero. El tratamiento sobre el terreno requiere la utilización de aceite + un insecticida adecuado como tratamiento de choque en invierno y un tratamiento complementario con insecticida + aceite de verano + oxiclururo de cobre 50 en verano para eliminar las larvas. Se ha comprobado la eficacia del polisulfuro de calcio en verano para el tratamiento de esta enfermedad.

Es importante en el tratamiento de invierno mojar bien todas las ramas. No aplicar con viento, en días lluviosos o con temperaturas inferiores a los 5ºC.

- Polilla de la manzana: (Cydia pomonella) Ataca los frutos de los manzanos, nogales, albaricoqueros y perales. Los daños son producidos por las larvas que penetran hacia el interior del mismo para comerse las semillas, lo que produce la destrucción del mismo. El tratamiento requiere el insecticida adecuado.

- Taladros: Se trata de gusanos con aparato perforados que trazan galerías en los árboles huésped. Entre los que afectan al albaricoque podemos mencionar:

- Gusano cabezudo: (Capnodis tenebrionis) Es una plaga que afecta a muchos árboles frutales. Los principales daños vienen producidos por las larvas que construyen galerías en las raíces debilitando la planta que termina por morir. Los tratamientos más adecuados parecen ser la utilización de insecticidas en el terreno para los ejemplares jóvenes o sobre las ramas antes de la fructificación a principios de primavera. Se han utilizado otros recursos biológicos como las trampas con feronomas.

-Taladro rojo: (Cossus cossus) Aunque afecta principalmente al ciruelo, puede también atacar otros árboles frutales como el albaricoquero. Se trata de una polilla nocturna marrón que puede alcanzar los 8 cm de diámetro con las alas abiertas y que se pueden ver desde mitad de junio hasta finales de agosto. Las larvas nacen de los aproximadamente 500 huevos que pone la hembra debajo de la corteza. Son de color carmín con la barriga amarillenta y la cabeza negra, provista de grandes mandíbulas y de unas glándulas que producen una secreción muy maloliente. Durante el primer año se encuentran en galerías excavadas debajo de la corteza a la altura del cuello del tronco. En el segundo año penetran hacia dentro de la madera. Se sabe que el árbol está infectado por el serrín acumulado en la base del árbol. Atacan fundamentalmente los árboles enfermos o viejos. Es necesario la aplicación de un insecticida adecuado para eliminarlos.

- Taladro amarillo de la madera: (Zeuzera pyrina) Es un tipo de plaga que, ademas de muchos árboles grandes como robles, hayas, arces, sauces, tilos o castaños, afecta fundamentalmente a los manzanos y a los perales, aunque puede afectar a otros árboles frutales. Se trata de una polilla cuyo macho alcanza hasta los 6 cm con las alas abiertas. Presenta el cuerpo de color blanco con 6 puntos azulados, las alas son también blancas con pequeños puntos de color azul.

El daño viene producido por las galerías que excavan las larvas, las cuales en un periodo inicial atacan los extremos de las ramas o los peciolos de las hojas pero, finalmente penetran en la madera y dañan fuertemente los árboles, especialmente los ejemplares viejos o en malas condiciones o los árboles muy jóvenes. En los años de sequía los ataques son peores. Las galerías abiertas por estos insectos son aprovechadas por otras plagas como escarabajos, taladros rojos, etc.

Para evitar el contagio de partes sanas de cualquier tipo de taladro es necesario podar las partes enfermas rápidamente, matar las larvas infectantes siempre que sean en número reducido introduciendo insecticida dentro de sus agujeros con algodones empapados o utilizando una jeringuilla y tapándolos posteriormente. Se deberá quemar la madera infectada o cortar las ramas que han sido quebradas por algún golpe o por la acción del viento.

El respeto hacia la fauna autóctona puede servir de ayuda en el control de estas plagas. Los pájaros constituyen un buen insecticida natural y las hormigas eliminan muchos de los huevos.

Planta medicinal. Ver propiedadesAlbaricoquero. Enfermedades

Las principales enfermedades que afectan al albaricoque son:

- Roya: Es una enfermedad causada fundamentalmente por hongos del género Puccinia y Melampsora, que aprovechan el exceso de humedad ambiental para desarrollarse. Se manifiesta en forma de manchas de color naranja o marrón en el envés de las hojas que adquieren un color amarillo en la parte correspondiente del haz.

El tratamiento supone la utilización de un fungicida adecuado. Para evitar la aparición de la enfermedad es conveniente aumentar la aireación de la planta y no dejar que el árbol desarrolle demasiadas ramas que perjudique la ventilación interior.
(Veáse poda)

- Moniliosis o tizón de la flor : (Monilia laxa) Es un hongo que se centra fundamentalmente en las flores a las que seca. Además produce un ennegrecimiento de los frutos que quedan secos sobre las ramas sin caer. Se nota que el árbol esta infectado por la aparición de cancros sobre las ramas y el líquido pegajoso que rezuma de algunos puntos de la planta. Ataca fundamentalmente a los almendros, cerezos, nectarinas, ciruelos pero puede afectar a muchas más frutas. La plaga es más destacada en periodos de mucha humedad ambiental.

El tratamiento supone principalmente la utilización de fungicidas ricos en cobre durante el invierno.

- Oidio: (Podosphaera tridactyla / sphaerotheca pannosa) Esta enfermedad viene producida por hongos del tipo Sphaerotheca o Podosphaera. El primero ataca los frutos en verano y las hojas en primavera. Se produce como una especie de telaraña blanquecina sobre frutos, hojas y tallos. Con el tiempo estas manchas pueden convertirse en costras. Es enfermedad producida por contagio con otras plantas que mantienen el hongo durante el invierno y transmiten sus esporas en primavera.

La Podosphaera tridactyla ataca la hojas y los brotes jóvenes en verano u otoño. Especialmente en los brotes jóvenes se aprecia un crecimiento menor, una distorsión de las mismas que están cubiertas de una especie de polvo blanco. Ataca fundamentalmente a las manzanas y a las uvas, aunque puede afectar también a otras frutas como albaricoques, melocotones y nectarinas. Sobre la piel de las frutas produce manchas marronosas en forma de telaraña. Resisten el invierno sobre las yemas o en la corteza de los árboles. Muchos árboles son contaminados mediante las esporas arrastradas por el viento. No necesitan ninguna humedad ambiental para reproducirse y prefieren las temperaturas poco calurosas y la sombra a las temperaturas muy elevadas y el pleno sol. Es importante para prevenir el desarrollo de esta enfermedad escoger variedades resistentes, plantar los especímenes en lugares bien ventilados y realizar una poda adecuada para liberarlos de un ramaje demasiado espeso.

El riego de todo el árbol puede ayudar a evitar la enfermedad dado que el agua puede ser capaz de limpiar las esporas.

La prevención de la plaga supone, además, la utilización de plantones no contaminados previamente desinfectados en el vivero. El tratamiento sobre el terreno requiere la utilización de aceite de invierno como tratamiento de choque en esta estación. Los aceites vegetales de jojoba y de melia son útiles en caso de existir la enfermedad en condiciones moderadas o leves.

En algunos lugares se utiliza un fungicida biológico llamado AQ10. Se trata del hongo parásito Ampelomyces
quisqualis
que se alimenta a expensas de la Podosphaera. Otro tratamiento biológico es la aplicación de la bacteria Bacillus subtilis que inhibe el crecimiento del hongo que produce el oidio. Se suministra bajo la marca comercial de Serenade.

No debe utilizarse azufre en los albaricoqueros.

- Gomosis: Es una manifestación caracterizada por la exudación de substancias gomosas por la corteza. Puede responder a diversas causas, desde enfermedades a podas excesivas, falta de algún componente en el sustrato, condiciones climáticas adversas, lesiones etc. En muchos casos la gomosis es una adaptación de la propia planta que recubre las heridas producidas para impedir las invasiones de agentes externos.

Para evitar dicha manifestación deberán buscarse y solucionarse las causas que lo producen.

- Eutipiosis:(Eutypa armeniacae/ Eutypa lata) : Los síntomas más comunes de esta enfermedad que también ataca frecuentemente a la vid son las fracturas repentinas de ramas en ejemplares viejos así como el repentino marchitamiento de las hojas. Es una de las causas que produce más gomosis en las heridas cicatrizadas de la poda. Alrededor de las mismas suele producirse un chancro que exuda mucha resina. Posteriormente el hongo avanza hacia el centro de la planta y termina por matarla.

Para prevenir la enfermedad hay que utilizar herramientas de podado previamente desinfectadas. Procurar realizar la poda en días secos, para evitar el crecimiento de estos hongos y procurar reducir las podas en ejemplares viejos.

La solución pasa por la utilización de una pintura fungicida con la que se cubren las heridas producidas en el árbol después de la poda.

- Chancro del melocotonero (Fusicoccum amygdali) Afecta principalmente a los almendros y melocotoneros aunque puede aparecer en los ciruelos y albaricoques Se trata de una enfermedad producida por el hongo Fusicoccum amygdali que produce chancros marrones y alargados en la base de los nudos y las yemas de las ramas del año lo que produce el estrangulamiento de las mismas y su muerte al impedir el paso de la savia y por la acción de las toxinas del hongo. Ataca también las hojas manchas grandes de color marrón.

La infección se produce a través de las esporas diseminadas por la lluvia que penetran en las heridas mas o menos grandes de cada una de las partes de la planta o directamente a través de las yemas jóvenes.

El tratamiento supone la supresión de la parte vegetal afectada y la utilización de fungicidas.

* Información relacionada: El albaricoque en la cocina

punto rojoMás información sobre las propiedades alimentarias del albaricoque.

Otros artículos de interés

El material que aquí se trabaja tiene carácter informativo. En caso de duda, consúltese con el facultativo.
"Botanical-online" no se hace responsable de los perjuicios ocasionados por la automedicación.

© 1999-2017 Botanical-Online SL. Todos los derechos reservados.

Ver versión de móvil