indice
Icono de Blog de Plantas
iniciodiccionariorevista gratuitacursosforobibliografiarecomendar

...

 

REVISTA DE PLANTAS

 

REMEDIOS CASEROS

remedios curativos

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


TÉCNICAS DE MACROFOTOGRAFIA





¿ Qué es la macrofotografía?

La macrofotografía o fotomacrografía, en un sentido más purista, se entiende como aquel tipo de fotografía que es capaz de captar imágenes al tamaño natural de la película en las cámaras analógicas o del sensor electrónico en las cámaras digitales. Se dice, bajo este punto de vista, que es macrofotografía cuando existe una relación 1:1 entre la imagen y el tamaño natural, o cuando esta relación es, como mínimo de la mitad del tamaño natural, es decir de 1:0,5.

Este concepto parecía estar muy claro hasta el nacimiento de la fotografía digital. En este momento se habla más de fotografía de aproximación o de fotografía que muestra las cosas en una dimensión mayor que el objeto original. En ella se incluye tanto aquellas fotos que no llegan a los aumentos necesarios para considerarlos desde un punto de vista clásico como auténticos macros como aquellos que muestran una relación mayor al 1:1.

Algunos incluso han definido la fotografía macro como aquel tipo de técnica fotográfica que nos permite acercarnos a un objeto lo suficiente para producir imágenes que sean capaces de generar impresiones en papel de 10 X 15 cm en los cuales el objeto fotografiado tiene el mismo tamaño o un tamaño superior al que tiene en la realidad. Pasado a aumentos, ello significaría una relación con respecto a la realidad de 1:4. De hecho esta es la relación de magnificación mínima de la que parten la mayoría de los objetivos macro.

 

¿ Qué temas trata la macrofotografía?

 

Aunque se asocia este tipo de fotografía con unos temas determinados ( fotografía de flores, fotografía de insectos, numismática, fotografía bucal, etc) cualquier tema puede ser adecuado a la hora de utilizar la fotografía de aproximación. De hecho importa menos lo que se fotografía que la forma en que se hace. Conseguir una buena composición, el ángulo adecuado, resaltar las formas y los colores, lograr una buena iluminación etc. convertirán un sujeto ordinario en una foto original, expresiva y de gran calidad.

La fotografía de primeros planos resulta fascinante para la mayoría de las personas. Cuando los objetos se amplían surgen detalles completamente diferentes a los que nos tenía acostumbrado nuestra vista. En muchos casos aparecen figuras geométricas, repeticiones o abstracciones que resultan tremendamente estéticas y que llaman mucho la atención. Otras veces son los contrastes entre sombra y luz y las texturas que al combinarse por si solas o con el resto de elementos produce fotos de gran calidad.

Experimentar con diferentes temas. Pensar que hubiera sido conveniente cambiar en una foto determinada es la mejor manera de conseguir mejorar en este tipo de fotografía. No basta tener un equipo adecuado y dominar las técnicas, hay que prestar una actitud crítica con respecto al trabajo realizado. Aprender de las fotos de los demás, dar a conocer nuestras fotos y buscar el comentario de los demás es la manera de conseguir cada día un trabajo mejor.

¿ Qué equipo requiere la fotografía de aproximación ?

Indudablemente podemos realizar macrofotografía utilizando simplemente una cámara compacta. La mayoría de este tipo de cámaras cuentan con la posibilidad de acercarnos bastante al sujeto. Sin embargo el tipo de fotografías que realizaremos con ellas será muy limitado dado que, en la mayoría de estas cámaras, no podemos controlar ciertos parámetros como la profundidad de campo.

Mucho mejores son las cámaras compactas más avanzadas o prosumer. Algunas de ellas permiten disponen de mejores prestaciones para conseguir buenas fotos de aproximación , como la Nikon Coolpix 4500, que ha sido durante mucho tiempo un clásico en este campo y cuya validez sigue muy vigente.

 

Borago offiinalis
La Nikon coolpix 4500, sucesora de las anteriores coolpix 950 y Coolpix 990, ha sido y sigue siendo uno de las mejores cámaras compactas con estupendas propiedades para la macrofotografía. Aunque su resolución de 3,9 megapixeles no es muy elevada con respecto a lo que se lleva en la actualidad, su calidad optica y su peculiar arquitectura le permite acercarse hasta 2 cm de los objetos ofreciendo fotos de aproximación de alta calidad. Las fotos obtenidas son mejores que las que ofrecen otras cámaras compactas Prosumer de superior resolución, incluídas las de la propia marca Nikon, tales como la Coolpix 8800 o la P5100. Esta máquina apareció en el 2002 y ya no se fabrica aunque los que deseen pueden conseguir ejemplares disponibles en stock en algunos almacenes o buscar alguna en el propio E-bay. A la derecha de la cámara se pueden ver un par de ejemplos de lo que este dispositivo es capaz de realizar.

 

El mejor material para realizar fotografías de aproximación es disponer de una cámara réflex y un objetivo macro. Los objetivos macro se diseñan especialmente para realizar fotografías de cerca. Este tipo de objetivos nos permite conseguir una relación de aumentos de 1:1 con la mejor calidad posible. Hay algunos que incluso superan estos aumentos . Entre ellos el que consigue mayor magnificación es el objetivo Canon MP-E 65 mm f/2.8 que llega al 5:1 y consigue resultados espectaculares en la fotografía de insectos. Sin embargo, hay que precisar que este tipo de objetivos que supera el 1:1 es muy específico y que no son necesarios tantos aumentos para realizar macrofotografía. Incluso resultarían ineficaces para la mayoría de los temas.

Un equipo de macrofotografía bastante asequible podría ser algo así como el de la foto de arriba: cámara E-510 de Olympus; objetivo zuiko 35mm 1:3.5 Macro; trípode Cullman de patas extensibles con columna central reversible y flash externo FL-36R. Dada la corta distancia focal del objetivo y la gran aproximación de éste al objeto es flash se ha separado de la cámara mediante el cable FLCB0 que mantiene todos los automatismos.

Si se dispone de otra marca de cámara o se prefiere utilizar un objetivo macro compatible con varias marcas se puede ver la lista siguiente de objetivos macro.

 

 

Otro material para realizar macrofotografía

Si disponemos de una cámara réflex y nuestro presupuesto es más modesto podemos optar por una lente de aproximación, que, colocada delante del objetivo, consigue aproximarnos al sujeto y cuyos resultados, siempre inferiores a los objetivos macro, dependerán mucho de la calidad de las lentes utilizadas . Dentro de este apartado, las lentes Rainox, producen resultados bastante aceptables y pueden adaptarse a cualquier objetivo con tamaño de filtro de entre 52 y 67 mm.

Lente Rainox DCR-250 colocada sobre un objetivo con tamaño de filtro de 58mm. Esta lente consigue amplificaciones bastante grandes, que van desde el 1:1 hasta el 7:1, con una calidad aceptable. La cámara pierde el enfoque automático y debe enfocarse manualmente. Se puede utilizar con cámaras Prosumer ya que existen tubos adaptadores para este propósito.



Otra opción bastante económica es montar al revés nuestro objetivo no macro sobre la cámara. Para ello se utiliza un anillo de inversión. En algunos casos, los anillos de inversión permiten mantener todos los controles con la cámara. En otros casos las mediciones deben realizarse manualmente. Con el sistema de objetivo invertido se consiguen aumentos bastante grandes y unos resultados bastante aceptables a un precio muy económico.

Anillo de inversion.

Otra posibilidad es colocar un tubo o varios tubos de extensión entre el objetivo y el cuerpo de la cámara. Estos tubos están huecos en el interior y lo único que hacer es desplazar las lentes del sensor. Con ello conseguimos aproximarnos más al objeto y aumentar la magnificación. Cuanto mayor sea la longitud del tubo o de los tubos añadidos mayor será el aumento conseguido y menor distancia habrá entre la cámara y el objeto que queramos fotografiar. Los tubos de extensión no disminuyen la calidad de la foto, aunque si que se produce una perdida de luz y la capacidad de enfocar la cámara al infinito. A veces mantienen el autofocus del objetivo; otras veces nos obligan a enfocar siempre manualmente. Los tubos de extensión pueden combinarse con el anillo de inversión para invertir el objetivo y conseguir aumentos mayores.

Juego de tubos de extensión Kenko para Canon.

 

Otra solución más cara y extrema es utilizar colocar un fuelle de extensión entre la cámara y el objetivo. Con ello lo que se hace es lo mismo que con los tubos de extensión aunque podemos controlar mejor la magnificación. El objetivo puede también montarse invertido.

Fuelle de extensión

Finalmente podemos mencionar los teleconvertidores que son unos dispositivos ópticos que se colocan entre los objetivos y la cámara. A diferencia de los tubos de extensión o de los fuelles, no son huecos sino que en su interior cuentan con lentes de aumento que consiguen aproximar el objeto. Pueden ser de 1.4× o 2× por lo que la longitud focal del objetivo utilizado, varía en función de estos aumentos añadidos . Así pues, al utilizarlos con un objetivo de 50 mm, éste se convierte en un 70 o 100 mm, respectivamente . Este tipo de dispositivo se utiliza principalmente para aumentar la distancia focal de los teleobjetivos, sin embargo, al mismo tiempo, al acercar el objeto, le otorga propiedades macro cuando tomamos fotografías de cerca. Consigue incrementar la magnificación del objetivo sin cambiar la distancia de enfoque. Sin embargo, si que se produce una perdida de luz que obliga a realizar exposiciones más largas.

Dos teleconvertidores. A la izquierda, el ZUIKO DIGITAL 2.0x Teleconvertidor EC-20 de Olympus. A la derecha, el AF-S Teleconverter TC-20E II de Nikon. Los dos duplican la longitud focal del objetivo al que se unen.

 

 

El problema del enfoque

Técnicamente, la macrofotografía se encuentra con el problema de la poca profundidad de campo, consecuencia del mayor acercamiento de la cámara con el objeto. Muchas veces la zona enfocada es tan solo de unos pocos milímetros.

A ello hay que sumar la posibilidad mayor de movimiento por el viento o el aire cuando se trabaja en el exterior, el movimiento de vibración del espejo al disparar, el peso del equipo o el propio pulso del fotógrafo. Todo ello se traduce en que, en muchas ocasiones, las fotos de macro aparecen poco nítidas, como consecuencia del movimiento en el disparo.

Conseguir que esos pocos milímetros de enfoque estén totalmente claros es muchas veces tarea dura que requiere mucha paciencia, una técnica adecuada y el uso de un buen trípode. La compra de este accesorio es obligada para una persona que desee conseguir las mejores fotos, especialmente cuando se pretenda realizar macrofotografía con un teleobjetivo macro.

 

El problema de la luz


La excesiva aproximación de los objetivos macro a los sujetos, plantea algunas veces la dificultad de una correcta iluminación. El propio objetivo puede tapar la luz o es el propio cuerpo del fotógrafo el que, a veces, se ve obligado a interponerse. Hay ocasiones en las que solamente con el uso del flash podemos iluminar la escena adecuadamente.

El uso de teleobjetivos macro permite alargar la distancia entre la cámara y el objeto, resolviendo en parte el problema de la luz. Sin embargo este tipo de objetivos esta más sujeto a vibraciones y es más susceptible al movimiento que los objetivos macro cortos, por lo que el uso del flash permite congelar la foto, consiguiendo que esta aparezca nítida.

No hay que olvidar el papel que puede juzgar el uso del flash para rellenar las sombras, para crear una iluminación uniforme, para conseguir trabajar unas aperturas mayores, para resaltar las texturas, etc. Dominar el flash es necesario para alguien que quiera realizar buenas fotografías de aproximación. La compra de un buen flash es necesaria para una persona que pretenda dedicarse a la macrofotografía.

Más información sobre macrofotografía en el listado superior.

 


www.botanical-online.com
El Mundo de las Plantas

©1999-2014 Botanical-online SL.Todos los derechos reservados. Política de uso