Especies de escorpiones en España

¿Qué tipos de escorpiones hay en España?

¿Por qué en España hay tantos escorpiones?

Los escorpiones son invertebrados que generalmente viven en ambientes secos y soleados, por lo que España, con su distribución peninsular, insular y norteafricana y su clima mediterráneo, es un territorio complejo y muy adecuado para la existencia de estos animales terrestres, porque en este estado europeo existen climas áridos o semiáridos, subtropicales y hasta húmedos.

En territorio peninsular, encontramos especies de ambientes más o menos áridos pero también hay especies de alacranes de zonas húmedas, cálidas, templadas o frías, tal sería el caso de las Islas Baleares o de algunos sistemas montañosos importantes. Las Islas Canarias, ofrecen un ambiente ideal para escorpiones de distribución tropical o subtropical. En Ceuta y Melilla, situadas en el norte de África, habitan escorpiones de zonas muy áridas.

¿Cuántas especies de alacranes se encuentran en España?

Escorpión amarillo
El escorpión amarillo vive en zonas secas de España

En total, este país del sur de Europa cuenta con 10 especies de alacranes, si tenemos en cuenta el territorio peninsular, todas sus islas y los territorios autónomos del norte de África, de Ceuta y Melilla.

Dentro del género Buthus, tenemos en España al escorpión amarillo o Buthus occitanus, a Buthus montanus y a Buthus elongatus. En este mismo país también habitan dos especies de Euscorpius: el escorpión negro o Euscorpius flavicaudius y también la especie Euscorpius carpathicus. El escorpión ciego o Belisarius xambeui y el escorpión Belisarius ibericus se encuentran en territorio peninsular.

Son también de destacar aunque de carácter más esporádico el escorpión dorado de Israel o Scorpio maurus, la especie Centruroides gracilis y de forma mucho más anecdótica Isometrus maculatus.

¿Dónde veremos estos arácnidos?

Escorpiones de zonas áridas

Una de las especies más ampliamente repartidas por el territorio español es el escorpión amarillo (Buthus occitanus), que lo encontramos a lo largo de la Península Ibérica, en zonas áridas y pedregosas, pues evita los ambientes húmedos y frescos. Una especie muy emparentada con el escorpión amarillo es Buthus montanus, pero de distribución mucho más restringida.

El escorpión de uñas grandes o escorpión dorado de Israel (Scorpio maurus) habita en el norte de África, además del Oriente Próximo. Es una especie de alacrán de zonas desérticas.

En la provincia andaluza de Malaga, se cree que vive otra especie descubierta recientemente y que recibe el nombre de Buthus elongatus.

Escorpiones de climas templados

En el otro extremo tenemos al escorpión balear (Euscorpius balearicus), especie endémica de las Islas Baleares y, por lo tanto, ausente en la Península Ibérica, que habita en distintos tipos de bosques y también en las casas.

En las Islas Baleares también se puede encontrar a Euscorpius carpathicus, aunque esta especie no es un endemismo de estas islas, ya que también se encuentra en los Cárpatos, como bien sugiere su nombre, en países como Rumanía y Bulgaria, cuyo hábitat predilecto es parecido al anterior.

Alacranes de regiones húmedas

De zonas húmedas y frescas en España tenemos a los escorpiones del género Belisarius, como el escorpión ciego (Belisarius xambeui), que vive en cuevas y grietas de los bosques húmedos de los Pirineos (nordeste de España). Otra especie muy parecida a la anterior es Belisarius ibericus, que se encuentra en Sierra Nevada (suroeste español).

Otro ejemplo distinto es el escorpión negro (Euscorpius flavicaudis), que habita en ambientes cálidos pero húmedos, para lo que se puede refugiar en las casas, aunque es inofensivo para las personas.

¿Qué especies de escorpiones españolas están amenazadas?

Al escorpión balear solo se le se le puede ver en unas islas mediterráneas españolas conocidas bajo el nombre de Islas Baleares, y falta en las Islas de Ibiza y Formentera que forman parte del mismo archipiélago, lo que le hacen vulnerable, por ser un endemismo.

El escorpión ciego solo se encuentra en los Pirineos, en la cadena montañosa que hace frontera con Francia, y se le puede ver en ambas vertientes, tanto la española como la francesa, por lo que también es un endemismo de distribución relativamente restringida.

Belisarius ibericus y Buthus montanus únicamente se les puede encontrar de forma salvaje en Sierra Nevada, Andalucía, un macizo montañoso con una superficie de algo más de 2.000 km2. Ambas especies son también endémicas, por lo tanto, lo que contribuye a agravar su estado de conservación.

Buthus elongatus se cree que solo habita en la provincia de Málaga, Andalucía, pues se trata de un endemismo de distribución muy reducida.

Algunas especies de escorpiones españolas vienen de fuera

Las Islas Canarias, archipélago cercano a las costas de Marruecos y de clima subtropical, se han visto invadidas por una especie exótica invasora de alacrán, Centruroides gracilis, que entró en Tenerife desde la segunda mitad del siglo XIX a partir del comercio con América.

Se supone que Isometrus maculatus habría llegado a la costa de Huelva desde algún otro punto de su amplia área de distribución.

Más información sobre los escorpiones.

Editorial
Escrito por Editorial Equipo de Botanical-online encargado de la redacción de contenidos

Otros artículos de interés

El contenido de este artículo es informativo. Le recordamos que la comercialización y tenencia de las especies animales exóticas están sujetos a la legislación de cada país.