MODO DE VIDA DE LOS PARÁSITOS

Evolución de los parásitos

¿Qué es el parasitismo?

El parasitismo es el modo de vida propio del parásito y también se entiende como un tipo simbiosis en que el organismo simbionte, llamado parásito, es fisiológicamente dependiente del huésped para poder sobrevivir, pero al mismo tiempo el parásito perjudica al ser vivo que necesita.

Efectos del parasitismo a nivel evolutivo

El parasitismo ejerce una presión de selección sobre el huésped parasitado, lo que tiene consecuencias adaptativas tanto para el animal parasitado como para el parásito.
El parásito ejerce un efecto negativo sobre el animal que parasita llamado huésped, manifestándose con una disminución de su vitalidad, de su capacidad reproductiva, del crecimiento, pero, en raras ocasiones, los parásitos terminan por provocar la extinción de una especie animal y, normalmente, tienen como efecto la mejora de la especie animal en términos adaptativos por efecto de la evolución, tal y como determina la ley de la selección natural.
La propia evolución del parasitismo va dirigida hacia una mejor adaptación entre el huésped y el parásito, si no es así, cualquier otra situación conduce inexorablemente a la destrucción final de uno o ambos seres. Si el huésped consigue hacer frente al parásito, éste terminará por desaparecer.

Si el parásito es más fuerte que el propio huésped y le causa la muerte, el propio parásito también se destruirá porque necesita a su huésped para sobrevivir.

Adaptaciones del parásito a la vida parasitaria

Los parásitos más evolucionados han logrado compensar las grandes perdidas de huevos, de larvas o de ambos, con una gran producción de huevos, mediante la existencia de reproducción asexual o con la duplicación de los órganos sexuales en los segmentos de sus cuerpos.

Estas son sólo algunas de las adaptaciones a la vida parasitaria con las que cuentan estos animales con este modo de vida tan particular.


* Información relacionada: Adaptaciones de los parásitos

Ecología del parasitismo

El parásito, aunque tiene como hábitat el cuerpo de otro ser vivo, guarda inevitablemente cierta relación con el medio ambiente. La ciencia que estudia la relación del parásito con su medio ambiente se conoce como ecología del parasitismo.

El parásito necesita para subsistir cuando se encuentra en el medio físico externo a su huésped factores favorables de temperatura, humedad, oxígeno y, a veces, incluso alimento. Los parásitos en el medio físico externo tienen que estar protegidos de los efectos letales de la congelación, del calor procedente de la luz solar directa.

* Ver más sobre: Origen de los parásitos / Lucha antiparasitaria

Más información sobre los parásitos en el listado superior.

Otros artículos de interés

Hazte fan en Facebook
Hazte fan en Facebook

El contenido de este artículo es informativo. Le recordamos que la comercialización y tenencia de las especies animales exóticas están sujetos a la legislación de cada país.