Alimentación de los animales rumiantes

Este artículo ha sido avalado por Vicenç Martínez - Redactor especializado en animales y naturaleza.

Dieta de los rumiantes

Aparato digestivo de los rumiantes

Paja para vacas

Foto de paja para rumiantes

Los rumiantes, como la vaca, la oveja, la cabra, el bisonte o el ñu, para aprovechar la fibra vegetal han ideado unas estrategias anatómicas y conductuales, llamadas preestómagos y rumia.

Estos animales, en lugar de tener un estómago como nosotros, tienen 3 cavidades o preestómagos llamadas: panza o rumen, redecilla o retículo y libro u omaso.

Los preestómagos se sitúan entre el esófago y el estómago, también llamado cuajar o abomaso. La función de los preestómagos es la de alojar los microorganismos, principalmente el rumen, que realizarán la fermentación bacteriana.

En el rumen, hay una gran población de microorganismos (bacterias y protozoos) que se encargan de digerir la fibra vegetal para convertirla en una serie de moléculas llamadas ácidos grasos volátiles aprovechables para los rumiantes.

* Información relacionada: Alimentación del caballo / Alimentación de la vaca

¿Cómo hacen la digestión los rumiantes?

En el rumen, hay una gran población de microorganismos que están en simbiosis con los rumiantes

La hierba y las plantas tragadas sin masticar pasan a la panza, la cámara más grande. En la panza o rumen, se produce la fermentación de la fibra gracias a la ayuda de las bacterias. Además, en el rumen se producen contracciones de las paredes que suavizan el alimento.

Al acabar de comer, el material semidigerido es devuelto a la boca, cuando el rumiante empieza a masticar. La comida pasa del rumen al retículo o redecilla. Las paredes del retículo están recubiertas de relieves en forma de red. En la redecilla, el alimento es dividido en porciones y devuelto a la boca para su masticación e insalivación.

Terminadas estas operaciones, el bolo alimenticio recorre nuevamente el esófago y llega al libro u omaso. El omaso está laminado en fina láminas paralelas. El libro constituye una antecámara, desde la cual pasa el bolo alimenticio al cuajar. El cuajar o abomaso es el verdadero estómago. Aquí se segregan los jugos gástricos que somete el alimento a un tratamiento químico. El cuajar está conectado con el principio del intestino.

El bolo alimenticio no regresa al rumen porque la abertura que lleva a esta cámara tiene en su unión con el esófago dos márgenes adhesivos, permitiendo el paso únicamente a materias más voluminosas que el bolo alimenticio.

Los animales rumiantes regurgitan la comida por bocados, la mastican un buen rato, se la tragan nuevamente y la digieren. Este tipo de digestión se llama rumia.

* Ver más sobre: Pastoreo en rumiantes / Comportamiento de rumia / Animales rumiantes / Tipos de rumiantes

Más información sobre la alimentación de los animales.

Editorial
Escrito por Editorial Equipo de Botanical-online encargado de la redacción de contenidos

22 abril, 2019

Otros artículos de interés