TIPOS DE CARACOLES

Alimentación de los caracoles

¿Qué tipos de caracoles existen?

Los caracoles son moluscos que como característica común para la mayoría de ellos el tener su blando cuerpo protegido generalmente por un caparazón, a base de carbonato cálcico, llamado concha. En función del modo de vida, podemos hablar de caracoles terrestres, caracoles de agua dulce y caracoles marinos. Existe un cuarto grupo de caracoles, el de los caracoles parásitos, pero hay muy pocos representantes.

Los caracoles marinos

En la imagen: conchas de caracolas

Los caracoles marinos suelen ser animales carnívoros u omnívoros. En el primer grupo de caracoles marinos tenemos a los caracoles marinos, que son verdaderas plagas para las ostras, como Ocenebra inornata o caracol taladro.

Numerosos son los caracoles marinos de la familia de los murícidos que se alimentan de gusanos marinos. Los conos, caracoles de mar pertenecientes al género Conus, se alimentan de una gran variedad de presas vivas, en función de la especie a que pertenecen. Los hay que comen peces, otros que se alimentan de gusanos de mar e incluso hay algunas especies de conos que se alimentan de otros caracoles, formando parte del grupo de caracoles asesinos.

Los caracoles de agua dulce

Los caracoles de agua dulce tienen una dieta muy variada, los hay que son herbívoros como el gran caracol de estanque (Lymnaea stagnalis) o caracol cebra (Neritina natalensis). También hay especies dentro de este grupo detritívoras, como Physa o también el caracol malasio (Melanoides tuberculata). No podían faltar en este grupo de caracoles de agua dulce las especies carnívoras, como el caracol asesino (Anentome helena).

Los caracoles de tierra

En el grupo de los gasterópodos de costumbres terrestres, es decir, los caracoles de tierra hay muchas especies vegetarianas y aquí encontramos a los típicos caracoles de jardín, como el caracol común de jardín (Helix aspersa) o, por ejemplo, el caracol cristiano (Otala punctata).

Entre los caracoles terrestres incluso podemos ver especies carroñeras y detritívoras, como el caracol gigante africano (Achatina fulica).

También hay caracoles omnívoros como o el caracol destructor o también llamado caracola (Rumina decollata), que consume caracoles de jardín, babosas y sus huevos. De ahí que se utiliza, en el jardín, como control biológico de caracoles. Los caracoles de tierra del género Powelliphanta comen lombrices de tierra y babosas.

Alimentación de los distintos tipos de caracoles

Caracoles herbívoros: Muchos caracoles terrestres pertenecen a este grupo de los animales herbívoros. Algunos caracoles marinos son herbívoros, como Trochus histrio, se alimenta de distintas algas,

Foto de caracol de agua Physa

Estos pequeños caracoles de agua se alimentan de algas y de detritos

por lo que es usado en el mundo del acuario para controlar la proliferación de plagas de algas. El caracol cebra (Neritina natalensis) también es usado en los acuarios de agua dulce para el control de algas, por su régimen herbívoro.

Los pequeño caracoles acuáticos Physa se alimentan de algas y detritos y suelen entrar en los acuarios particulares accidentalmente. La caracola Strombus alatus también es vegetariana, así como los caracoles marinos del género Bulla.

Caracoles filtradores: El caracol de agua dulce bitinia común (Bithynia tentaculata) es un raro ejemplo de este tipo de caracoles que se alimenta por filtración. Dicho gasterópodo se alimenta de las algas microscópicas suspendidas en el agua, a las que previamente ha filtrado con la ayuda de sus branquias y de las algas macroscópicas que ingiere tras rasparlas con la rádula. (La rádula es la estructura bucal de los caracoles utilizada para raspar los alimentos.)

Foto de caracola (Rumina decollata)

Este molusco se utiliza como control biológico del caracol, porque tiene dieta omnívora y se alimenta de gasterópodos terrestres.

Caracoles carnívoros: Muchas son las especies carnívoras entre los caracoles marinos, ya que estos suelen ser carnívoros u omnívoros, como la cornetilla (Ocenebra erinacea), el búsano (Hexaplex trunculus), la cañadilla (Bolinus brandaris) o, por ejemplo, la Natica hebraea. El caracol de tierra Powelliphanta se alimenta de lombrices de tierra y de limacos.

Caracoles carroñeros: Los caracoles carroñeros no acostumbran a alimentarse exclusivamente de carroña, sino que también suelen hacerlo de otros animales vivos, de materia vegetal o de detritus.

Muchos caracoles de agua dulce son carroñeros. El caracol gigante africano (Achatina fulica) es un ejemplo de caracol terrestre de alimentación carroñera y detritívora, porque se alimenta de cadáveres de animales y de restos de algas, de hongos y de líquenes.

Otro ejemplo de caracol carroñero es la especie marina llamada nasa globulosa (Buccinanops globulosus) o los caracoles marinos del género Nassarius, que son carroñeros y también detritívoros.

Por dicho motivo, estos últimos son apreciados como animales de acuario, ya que no dañan a los otros miembros del acuario y limpian los restos de comida que puedan quedar en el fondo.

Caracoles detritívoros: Los caracoles detritívoros, como para el caso de las especies carroñeras, no es habitual que se alimenten exclusivamente de detritos, sino que también suelen hacerlo de alimentos de origen vegetal, como algas u hojas en el caso de los caracoles terrestres. Los caracoles detritívoros se alimentan de materia orgánica en descomposición y se diferencian de los carroñeros porque ésta suele estar en forma de partículas más pequeñas.

El caracol malasio (Melanoides tuberculata) es una especie de caracol de agua dulce muy recomendable para tener en un acuario, porque se alimenta de restos de comida y de hojas muertas y sobre todo porque también come algas.

Los mismos caracoles Physa son herbívoros pero también detritívoros. La pequeña caracola terrestre tropical Subulina octona también se alimenta de detritos.

* Información relacionada: Alimentación de los caracoles

Más información sobre los caracoles en el listado superior.

Otros artículos de interés

Hazte fan en Facebook
Hazte fan en Facebook

El contenido de este artículo es informativo. Le recordamos que la comercialización y tenencia de las especies animales exóticas están sujetos a la legislación de cada país.