Aves rapaces nocturnas
Animales


...


LAS RAPACES NOCTURNAS



Características de los búhos y de las lechuzas



¿Qué son las rapaces nocturnas?

Estos majestuosos animales, las rapaces nocturnas o aves de rapiña nocturnas, se agrupan dentro del orden Estrigiformes. Aunque existen diferencias entre los búhos y las lechuzas, en realidad, no son tan grandes, hasta el punto de que en algunos idiomas, como el alemán o el inglés, utilizan la misma palabra para referirse a ellos.

Los búhos y sus parientes, como los cárabos, los mochuelos o los autillos, se agrupan dentro de la familia de los Estrígidos, mientras que en la familia de los Titónidos están las lechuzas. Hay menos variedad de lechuzas que del resto de rapaces nocturnas, del orden de 10 veces menos.

El grupo más abundante en especies de rapaces nocturnas es el de los autillos, con más de 30 tipos distintos,
Se calcula que existen más de 200 especies en el mundo de búhos y lechuzas.

Los búhos tienen un par de penachos de plumas
sobre la cabeza llamados orejas, mientras que las lechuzas están desprovistas de estos penachos de plumas en la parte superior de la cabeza.
Por otra parte, la cara de las lechuzas tiene una forma característica de corazón y los ojos de esta ave son más pequeños que los de los
búhos.
Además, la cabeza de las lechuzas es algo más grande que la de los búhos, así como sus patas.
También acostumbran a ser, proporcionalmente, más grandes las alas de las lechuzas que la del resto de rapaces nocturnas.


Una característica común para búhos y lechuzas que las hacen distintos de las otras aves y les otorga esa majestuosidad inherente en estos animales (además de su fortaleza) es la típica postura vertical que adoptan las rapaces nocturnas cuando se encuentran en tierra.

Donde viven las rapaces nocturnas

Los búhos y lechuzas pueden vivir en todo el mundo, salvo el continente antártico, ya que prefieren las zonas más templadas.
La lechuza común (Tyto alba) es la rapaz nocturna que tiene una área de distribución mayor. Vive en todos los continentes del planeta tierra, excepto, claro está, de la Antártida.


Utilidad de las rapaces nocturnas

Las aves de presa nocturnas son cazadores de animales nocivos para el hombre, como roedores sobre todo (ratones y ratas) e insectos. Por el contrario, estas aves raramente atacan a animales beneficiosos para la agricultura.

Hasta tal punto es de gran utilidad la mano de estas aves que en muchos países del mundo la caza de las rapaces nocturnas esté prohibida.

Todas estas ventajas junto con su gran belleza han contribuido a que las rapaces nocturnas, como las rapaces diurnas, sean domesticadas por el hombre y mantenidas como hábiles cazadores y compañeros entrañables.
El carácter tímido y discreto de lechuzas y búhos se moldea cuando se las doméstica hasta el punto que aceptan la compañía del hombre sin problemas y pueden tomar la comida de su mano.

El tamaño de las rapaces nocturnas

Las rapaces más grandes son las del género Bubo, como el búho real (Bubo bubo) propio de Europa y Asia, de 60 cm de longitud y 1'8 m de envergadura o el búho de Virginia (Bubo virginianus), de 0'5 m de altura y 1'5 m de envergadura, que habita en todo Norteamérica y una gran parte de América del Sur.
El cárabo lapón (Strix nebulosa) es la rapaz más grande, un poco mayor que el búho real, con una talla superior a los 60 cm de longitud y una envergadura sus mide y tiene una envergadura.
El cárabo pescador común (Scotopelia pelis) es otra rapaz de gran tamaño.

Las aves de presa nocturnas más pequeñas son el mochuelo chico (Glaucidium passerinum) de 17 cm de altura y el tecolotito enano o mochuelo duende (Micrathene whitneyi) con un tamaño inferior a los 15 cm es de un tamaño parecido al gorrión. El mochuelo gnomo o tecolote (Glaucidium gnoma) mide unos 17 cm de altura.
El mochuelo Común (Athene noctua) mide unos 21 cm de longitud.
El autillo (Otus scops) es más pequeño que el mochuelo común, mide unos 19 cm y su envergadura tan solo es de 50 cm.

¿Búhos y lechuzas, animales nocturnos?

La gran mayoría de los búhos son nocturnos, es decir, aprovechan las horas de oscuridad para estar despiertos y duermen durante el día.
Sin embargo, hay algunas excepciones, como el mochuelo chico (Glaucidium passerinum), el mochuelo de California (Glaucidium californicum), el mochuelo de caburé (Glaucidium brasilianum) el búho nival (Nyctea scandica), la lechuza gavilana (Surnia ulula) que son aves diurnas. El mochuelo común (Athene noctua) es una especie bastante diurna.
También hay especies de estrigiformes que no son nocturnas sino crepusculares y están despiertos cuando empieza a ponerse el sol o cuando todavía no ha salido el astro.

La reproducción de las rapaces nocturnas

Aunque los búhos y lechuzas son animales silenciosos y discretos no sucede lo mismo en los inicios de la época de cría cuando los machos se disponen a cortejar a las hembras, momento en que son muy ruidosos.
No obstante, las rapaces nocturnas monógamas que mantienen la misma pareja durante años no tienen la necesidad de buscar pareja y con sus gritos más débiles se limitan prácticamente a comunicarse con su propia pareja, por ejemplo, durante la búsqueda de un buen nido para criar a sus polluelos.
Eso sí, con su poderoso grito, cualquier ave de presa nocturna marca su territorio durante la época de cría para advertir su presencia a otros machos competidores o rivales.
Se pueden diferenciar a machos y hembras simple vista porque las hembras de ave rapaz, normalmente, son algo más grandes que los machos.

Las lechuzas y búhos hacen sus nidos en zonas muy variadas. Son lugares útiles para nidificar para estas aves las cavidades de los árboles o entre las rocas, como hace el búho real, o también en los árboles. Además, existen rapaces terrestres, como la lechuza de los arenales (Speotyto cunicularia), que hacen sus nidos en el suelo. Sin embargo, la mayor parte de aves de presa nocturnas eligen las cavidades para criar a su descendencia.

En realidad, la mayoría de rapaces nocturnas construye, si se puede decir así, nidos extremadamente rudimentarios. Muy pocas rapaces nocturnas hacer verdaderos nidos. Este es el caso, por ejemplo, de la lechuza campestre (Asio flammeus). Este ave se ve obligada a construir un nido, en forma de plataforma, si no quiere que sus pollos no salgan adelante, dado que su hábitat está cubierto por el agua.

Las crías de estas aves nacen con el cuerpo emplumado y con los ojos bien abiertos.
Todas las crías de las rapaces nocturnas salen, tras una incubación efectuada exclusivamente por la madre, de huevos redondos y completamente blancos, a diferencia de los de otros pájaros de colores muy distintos como el marrón o el verde y de manchas de distintos tonos en muchos casos.
Especialmente en lechuzas y búhos, es posible ver un acto profundamente cruel pero necesario de asesinato de las crías más pequeñas por parte de los hermanos mayores cuando les llega poca comida a la boca. De este modo, se regula las poblaciones de depredadores según la oferta de presas y se evitan desequilibrios que pondrían en peligro a otros animales depredadores.

Diferencias y semejanzas entre las rapaces nocturnas y las rapaces diurnas


Los búhos, al igual como las lechuzas, (Estrigiformes), son aves rapaces nocturnas, en contraposición a las aves de presa diurnas (Accipitriformes y Falconiformes), como los halcones, las águilas y los milanos.

Las rapaces nocturnas, es decir, búhos y lechuzas, no tienen una relación con las rapaces diurnas (águilas, halcones, milanos y similares), a pesar de las grandes similitudes entre estos dos grupos de animales. Estas son, por ejemplo, una gran vista, un poderoso pico en forma de gancho y unas garras muy fuertes con las que sujetan a sus presas y las matan.
Esto es explicado en biología como un fenómeno de evolución convergente, es decir, las rapaces nocturnas y las rapaces diurnas en un principio eran especies muy distintas en cuanto a la forma de sus cuerpos pero poco a poco han ido evolucionando independientemente hasta parecerse tanto como ahora.

A pesar de todo, las diferencias entre las rapaces diurnas y las nocturnas son evidentes. Una cabeza más grande y redonda, un cuerpo más rechoncho y un cuello casi inexistente son rasgos característicos de los búhos y lechuzas, junto con un plumaje mucho más desarrollado que les hace parece mayor de lo que son en realidad. De hecho, las aves de presa nocturna están más emparentadas con los chotacabras que con las águilas, los cernícalos o los halcones.

Sin embargo, las rapaces diurnas desarrollan una función en la natura equivalente a la de las aves de presa nocturnas, ambas comparten el mismo nicho ecológico.

Comparen la forma corporal de la rapaz nocturna (a la izquierda) con la rapaz diurna
Foto de halcón de harris
( Parabuteo unicinctus )


Más información sobre las aves rapaces en el listado superior.



www.botanical-online.com



El mundo de la Naturaleza

1999-2014 Botanical-online SL.Todos los derechos reservados. Política de uso

Diseño:

www.dibujosparapintar.com