Animales


 

 

 

Animales salvajes

 

LA TORTUGA DE PATAS ROJAS








Cuidados de la tortuga de patas rojas
(Nombre científico:
Geochelone carbonaria )


Características de la tortuga de patas rojas (Geochelone carbonaria )

La tortuga de patas rojas es muy atractiva en cuanto a coloración por sus colores muy intensos.
La cabeza y las patas son oscuras con manchas rojas, amarillas o naranjas.
El resto del cuerpo es de color negro u oscuro con el centro de los escudos de color marrón claro o amarillo. El plastrón (parte inferior del caparazón de las tortugas) puede ser amarillo liso o con dibujos negros.Tiene
un caparazón bastante alargado y un poco abombado.

Esta tortuga puede alcanzar los 50 cm de longitud pero lo más habitual es que mida 35 cm como máximo. La tortuga carbonaria pesa entre 15 y 20 kg.
Hay individuos de tortuga de patas rojas que son más grandes que el resto.
Los machos de Geochelone carbonaria suelen tener un tamaño ligeramente mayor al de las hembras (unos
30 cm frente a los 29 cm de las hembras).

 

Foto de tortuga de patas rojas
( Geochelone carbonaria )


Existe una gran variación geográfica, hay variaciones en tamaño y coloración. Como variedades más importantes tenemos: cherry head, cabeza amarilla, variedad del gran Chaco. La tortuga cherry head es la variedad más llamativa, pues su cabeza suele tener tonos amarillos con las mejillas con tonos rojizos. También es la de menor tamaño.
La tortuga cabeza amarilla del norte de América del Sur suele tener las manchas de la cabeza de color amarillo.
La variedad del gran Chaco suele tener tonos amarillos con las mejillas con tonos rojizos. Es la variedad geográfica que alcanza un mayor tamaño.

Su hábitat preferido acostumbra a ser grandes praderas, sabanas húmedas y bosques tropicales. Le gustan los ambientes espaciosos, cálidos y húmedos, como la sabana, pero detesta la luz solar directa.
Geochelone carbonaria se encuentra en hábitats alterados con poca vegetación de sotobosque como cultivos. La tortuga de patas rojas habita en los matorrales y allí encuentra protección y espera pacientemente bajo plantas de frutos maduros que caigan al cumplir su ciclo para poder degustarlos.
Al
vivir en varios hábitats es una de las especies más fuertes de tortuga.

Tiene una amplia zona de distribución que abarca varias zonas de Colombia, Panamá, Venezuela, Guyana, Brasil, Paraguay, Argentina, Brasil, Ecuador y algunas islas del Caribe. En general, vive en zonas adyacentes a la cuenca del río Amazonas.
Estas regiones no están conectadas entre sí lo que ha contribuido a que cada población evolucione de forma un poco distinta al resto.

Esta tortuga acostumbra a estar activa por la mañana y por la tarde. En las horas de máximo calor suele estar escondida entre las hierbas o en su escondrijo.
No le gusta mucho el sol directo.
Disfruta mucho con la lluvia. En los recintos para el aire libre podremos simular la lluvia con una manguera si hace tiempo que no llueve. Pero tendremos que vigilar que el agua no esté muy fría.

La tortuga de patas rojas no duda en cruzar algunos ríos a nado en busca de nuevas zonas para alimentarse.
Algunos investigadores han observado que tiene pequeñas rutas donde encontrar comida de distintos tipos en distintas épocas del año.

La tortuga de patas rojas es una especie diurna. Es más activa por la mañana, al atardecer y cuando llueve
. La mayor actividad es desplegada por los machos adultos en la época de celo y por las hembras en la época de puesta.
Esta tortuga es solitaria.

Los juveniles y unos pocos adultos parecen estar activos todo el día, mientras el resto de adultos descansan largos períodos. Los adultos pueden viajar largas distancias durante pocas horas.

Geochelone carbonaria
está incluida en el apéndice II de la CITES.


 

Qué come la tortuga de patas rojas (Geochelone carbonaria)

Geochelone carbonaria es una tortuga omnívora, pues de vez en cuando consume alimentos de origen animal.

La tortuga carbonaria no viviría bien con una dieta basada principalmente en hierbas silvestres. Le deberemos dar también mucha fruta y algo de carne. Esta tortuga puede ser alimentada con muchas cantidades de fruta porque es asimilada sin problemas por su sistema digestivo.

El 50% de su alimentación estará compuesta de distintas frutas maduras como higos, melón, sandía, manzana, pera, piña, naranja, uva, melocotón, etc. (el plátano no es muy recomendable para la tortuga carbonaria)

El otro 50% de su alimentación lo constituirán plantas silvestres como el trébol o el diente de león, col, y otras muchas verduras, hongos.

De vez en cuando, le daremos carne, insectos y moluscos, puesto que en libertad también se suele alimentar de larvas de insectos, termitas y escolopendras.

3 o 4 veces al mes le podemos dar pienso para gatos o perros bajo en grasa para que le proporcione las proteínas necesarias para su desarrollo en una cantidad máxima de 25 gramos para un individuo adulto y proporcionalmente menos para los individuos más jóvenes.

La dieta debe incluir un buen contenido en calcio, y sobre todo, una alta relación calcio-fósforo, que puede obtenerse añadiendo carbonato de calcio en la alimentación o utilizando un integrador vitamínico.

Para su alimentación, deberemos disponer de una área libre de arena, puesto que ésta se acumula en la tortuga y le puede causar la muerte.

Estas tortugas beben gran cantidad de agua, por lo que es indispensable dejar siempre agua fresca a su disposición, para que puedan beber y sumergirse.

* Ver más sobre: Alimentación de la tortuga carbonaria



Condiciones adecuadas para la tortuga de patas rojas (Geochelone carbonaria)

La temperatura ideal para la tortuga de patas rojas oscila entre los 23 y los 29 ºC, con un descenso nocturno hasta los 21ºC.

En lugares cerrados, es esencial mantener altos niveles de humedad usando regularmente un humificador.

En cautividad, requiere un ambiente cálido y húmedo todo el año, con pocas fluctuaciones de temperatura, tanto a lo largo del día como de las estaciones.
En verano, es posible dejarla al aire libre, mientras que durante el invierno y en las noches frías es indispensable alojarla en un ambiente con calefacción.

La tortuga de patas rojas no hiberna en la naturaleza. Se les debe proveer adecuados cuidados e instalaciones para su salud y bienestar cuando se la mantiene en el interior o en zonas mas frías.

 

Mantenimiento de la tortuga de patas rojas (Geochelone carbonaria)

La tortuga carbonaria es una especie bastante resistente y se adapta bien a la cautividad, por lo que se trata de la tortuga más popular y adecuada para principiantes junto con la tortuga de Florida.

Las tortugas criadas en cautividad suelen vivir bastante bien y no traen muchos problemas. Las tortugas importadas recientemente pueden estar algo tocadas por lo que deberemos vigilar mucho su estado de salud.
No suele ser nada agresiva, pues es muy dócil.
Los hábitats exteriores ofrecen muchas ventajas sobre los interiores y se los debería utilizar siempre y cuando el clima lo posibilite. La tortuga de patas rojas se desarrolla mejor en climas naturalmente húmedos en el exterior. Si su zona no es naturalmente húmeda, puede utilizar timers de agua y un sistema de rociado para lograr la humedad deseada.


En zonas con noches frías, se recomienda utilizar un calentador de cerámico, controlado mediante un termostato, en su escondite de manera que la temperatura no descienda de los 16ºC.

Esta especie tiene el inconveniente que precisa de un gran terrario con calefacción todo el año y mucha humedad. Si no tiene la suficiente humedad, a la tortuga de patas rojas le lloran los ojos y a la larga su salud puede verse dañada.

Como escondite, la tortuga de patas rojas se acomoda a una casa para perros. Al aire libre, esta tortuga debería disponer de amplias zonas de sombra puesto que no le gusta mucho exponerse al sol y de un refugio térmicamente aislado.

Cría de la tortuga de patas rojas
(Nombre científico: Geochelone carbonaria )



Debemos advertir que la tortuga de patas rojas se trata de una especie que no es fácil de reproducir en cautividad.

El dimorfismo sexual (nos sirve para identificar el sexo del animal) en esta especie es muy evidente. En muchos casos, el macho presenta un estrechamiento en forma de reloj de arena en el caparazón y tiene un plastrón marcadamente cóncavo, en contraste con el de la hembra, que es plano. Análogamente a lo que se observa en la Testudo hermanni, las placas anales del macho forman un ángulo más abierto, mientras que en el de la hembra están más juntas y son de forma ovoide. El espacio entre el margen posterior del plastrón y la placa supracaudal del espaldar es el doble en la hembra que en el macho, para facilitar el paso de los huevos. Además la cola del macho y ancha y la abertura cloacal está más lejos de la base de la cola. Todas estas características se pueden observar al alcanzar la madurez sexual.

Esta especie es sexualmente maduras con un tamaño inferior al de adulto, cuando mide entre 15 y 18 cm.

 

Foto de tortugas de patas rojas
(tortugas apareándose)

Geochelone carbonaria se reproduce durante todo el año cuando se dan las condiciones ambientales favorables.

Si tenemos la tortuga en las mejores condiciones, al cabo de unos pocos años empezará a realizar puestas.

Si conseguimos que empiece a criar a partir de este momento, ya cada año puede realizar puestas.

La hembra, entre julio y septiembre, puede realizar entre 2 y 3 puestas poniendo de 2 a 7 huevos en cada una.

Los huevos pueden ser incubados artificialmente en vermiculita mezclada. Deberemos mantener la humedad alta (70-80%) y una temperatura de entre 29 y 30 ºC. La incubación dura unos 150 días.


El ritual de cortejo de la tortuga de patas rojas incluye movimientos con la cabeza por parte del macho
.
El macho primero se sitúa junto a otra tortuga, y mueve su cabeza repentinamente hacia un lado, después retorna al centro, repitiendo este movimiento. Si al otra tortuga es un macho, éste responderá con los mismos movimientos, empujándola y golpeándola. Si, por el contrario, la otra tortuga es una hembra, no responderá moviendo la cabeza.
El macho se mueve para olfatearle la cola para confirmar que es una hembra antes de comenzar el apareamiento.
Unos experimentos han demostrado que para que el apareamiento se produzca, no es necesario únicamente el movimiento de cabeza sino que también es necesario una determinada coloración.

Una
característica particular de la tortuga de patas rojas es que los machos emiten durante el cortejo y apareamiento un chasquido parecido al de una gallina.

Las tortugas juveniles sanas crecerán los primeros 5 años a una gran velocidad.


* Ver:
Tortuga de patas rojas salvaje

Más información sobre otros animales exóticos en el listado superior.

 



www.botanical-online.com



El mundo de la Naturaleza

©1999-2014 Botanical-online SL.Todos los derechos reservados. Política de uso

Diseño:

www.dibujosparapintar.com