ALIMENTACIÓN DE LOS ANUROS

¿Qué dieta tienen las ranas y sapos?

Hormigas

Foto de hormiga

Las ranas, sapos y otros anfibios son depredadores oportunistas, ya que se alimentan en función de la disponibilidad de sus presas, con dieta carnívora insectívora.

Las ranas y sapos comen insectos, como moscas, mosquitos, libélulas, hormigas... También se alimentan de otros invertebrados, como babosas, caracoles o lombrices de tierra.

En las ranas, el canibalismo es muy habitual y las más grandes se comen a las más pequeñas.

Los anfibios únicamente son herbívoros durante la fase de renacuajo.

* Información relacionada:
Dieta de ranas y sapos

Anatomía de las ranas y sapos relacionada con su alimentación

En las ranas y sapos y otros anfibios, la lengua no tiene una función muy importante del gusto sino de caza, ya que las ranas y sapos utilizan la lengua para capturar a sus presas.

La lengua, en el conjunto de animales vertebrados, es una adaptación a la vida en tierra firme, donde hay que humidificar y si hace falta masticar el alimento antes de tragarlo para evitar lesiones en las vías digestivas. Las ranas, sapos y los demás anfibios tienen pequeños dientes en la mandíbula superior y en el paladar. Los dientes de estos animales tan solo cumplen la función de sujetar a las presas. Los sapos y ranas son los únicos anfibios en los que se diferencia bien el intestino delgado del intestino grueso.

* Información relacionada: Anatomía de las ranas y sapos

Técnicas de caza de las ranas y sapos

Las técnicas de caza son distintas en función del tipo de anfibio, así encontramos desde caza al acecho, caza con salto y caza con persecución, hasta utilización de señuelos por parte de algunas anfibios.

* Información relacionada: Técnicas de caza de las ranas y sapos

* Ver más sobre: Alimentación de los Anfibios

Más información sobre la alimentación de otros animales en el listado superior.

Otros artículos de interés

Hazte fan en Facebook
Hazte fan en Facebook

El contenido de este artículo es informativo. Le recordamos que la comercialización y tenencia de las especies animales exóticas están sujetos a la legislación de cada país.