CONCHAS PARA COLECCIONAR

¿Qué conchas podemos coleccionar?

En la imagen: conchas de caracolas

En una colección de conchas se pueden desarrollar varios temas. Podemos coleccionar sólo aquellas piezas más espectaculares, más exóticas o más bonitas. También podemos coleccionar una determinada familia de moluscos. Otra opción es coleccionar sólo conchas terrestres. Se puede hacer colección de microconchas, que tienen que ser admiradas bajo una lupa. Y hay quienes sólo coleccionan una parte de las conchas, como los opérculos (tapadera de los moluscos para cerrar sus conchas) o guardan conchas de determinados colores.

En la colección científica, se adquieren ejemplares de los distintos puntos donde habita la especie en lo que se conoce como colección por lotes. En este tipo de colecciones, se preserva el animal entero en alcohol para ser usado posteriormente en estudios morfológicos en lo que se conoce como colecciones húmedas.

¿Qué ciencia estudia las conchas?

El estudio de las conchas de los moluscos se llama conquiliología. La conquiliología es una rama de la malacología o ciencia que estudia los moluscos.

¿Dónde podemos encontrar conchas?

Casi en cualquier hábitat podemos encontrar algún tipo de animal con concha, ya sea un río, una playa, un parque o un bosque. Sin embargo, el medio acuático es un ambiente especialmente rico en conchas de moluscos de distintos tamaños. Y el mejor lugar para coleccionar conchas es una playa arenosa.

¿Cuando es el mejor momento para buscar conchas?

El mejor momento para buscar conchas es en marea baja y sobre todo, después de una tormenta. En la arena, aparecerá una mayor cantidad de conchas. En este momento, también podemos encontrar animales con concha vivos, entre las rocas y las algas y los charcos que se forman tras la marea.

* Información relacionada: Cómo coleccionar conchas

Más información sobre animales en el listado superior.

Otros artículos de interés

Hazte fan en Facebook
Hazte fan en Facebook

El contenido de este artículo es informativo. Le recordamos que la comercialización y tenencia de las especies animales exóticas están sujetos a la legislación de cada país.