HIBERNACIÓN DEL GUSANO DE SEDA

Cómo hacer hibernar los gusanos de seda

¿El gusano de seda hiberna?

El gusano de seda, polilla de seda o mariposa de seda, según como se le quiera llamar a este invertebrado, es un insecto lepidóptero y, como tal, sufre metamorfosis completa, es decir, que pasa a lo largo de toda su vida por una serie de fases hasta llegar a la fase de adulto o polilla, que son la de huevo, larva u oruga y pupa o crisálida.

El gusano es la fase larval del lepidóptero bombícido Bombyx mori

Los gusanos de seda llegado su punto tejen un capullo y a dentro se desarrolla la crisálida

De la crisálida nacerá una polilla de aspecto blanquecino y rechoncho

La particularidad de esta especie, llamada científicamente Bombyx mori, es que pasa el invierno en reposo cuando está en fase de huevo. Esto es así porque el gusano de seda experimenta diapausa, que no hibernación. La hibernación es exclusiva de los animales de sangre caliente u homeotermos.

La diapausa se define como el estado fisiológico de ciertos animales, como los insectos, en el que hay inactividad durante una parte del año, que acostumbra a ser el invierno. Sin embargo, la diapausa tropical no se relaciona con esta estación del año, sino con otros factores desencadentantes, como la presencia de alimento o la abundancia de lugares para poner los huevos.

El gusano de seda si se mantiene en unas condiciones ambientales naturales experimenta también la diapausa. Es decir, si llega el frío y guardamos los huevos que han puesto las polillas en una habitación sin calefacción y que no esté resguardada del frío, no eclosionarán hasta la primavera siguiente, con la llegada del buen tiempo.

¿Por qué es bueno hacer hibernar al gusano de seda?

La realidad es que podemos aprovechar precisamente este fenómeno biológico de la diapausa (o "hibernación") que se da en Bombyx mori para dirigir el momento que queramos que nazcan las orugas. No a pocos criadores amateurs se encuentran con el problema de ver como les han salido los gusanitos y todavía las moreras, su fuente de alimento, no tienen hojas. Esto pasa porque los hogares de las casas están provistos de toda clase de aparatos eléctricos que aumentan la temperatura ambiental y suelen tener también calefacción en invierno.

Durante el mes de noviembre, preferiblemente a finales de este mes, ya sería bueno empezar con el proceso de la hibernación, introduciendo las puestas de Bombyx mori en el frigorífico, para inducirles a sus huevos una hibernación artificial controlada. La temperatura constante de 5ºC de las neveras es ideal para esta especie, para que pueda experimentar lo que llevaba haciendo en estado salvaje y lo que los biológos llaman diapausa. Haciendo que los huevos reposen en invierno se evita que mueran de hambre las orugas antes de primavera y se consigue que nazcan casi todas ellas a la vez, asegurando una ventajosa uniformidad de cara a la reproducción.

A la hora de colocar los huevos en la nevera, los situaremos en una zona del electrodoméstico libre de humedades y que se mueva lo menos posible. El lugar situado en la puerta donde se guardan los huevos puede ser una buena opción, pero siempre que estén alejados de la pared. Los huevos de este insecto se guardarán envueltos en papel de cocina y nunca en envases de plástico herméticos, porque necesitan respirar.

Con la llegada del buen tiempo, cuando vemos que los árboles ya han sacado las primeras hojas ya podemos retirar los huevos de Bombyx mori de la nevera. Y al cabo de unas 2 semanas de su puesta al exterior, eclosionarán y nacerán las diminutas orugas.

Debemos tener en cuenta que los huevos de gusano de seda no soportan la diapausa por mucho tiempo. Si los hacemos despertar más tarde del mes de abril, sufriremos pérdidas y más allá de julio probablemente ya no nazca ninguno o muy pocos.

* Ver más sobre: Cría de gusanos de seda

Más información sobre otros animales de cría en el listado superior.

Otros artículos de interés

Hazte fan en Facebook
Hazte fan en Facebook

El contenido de este artículo es informativo. Le recordamos que la comercialización y tenencia de las especies animales exóticas están sujetos a la legislación de cada país.