Características de los himenópteros

¿Qué son los himenópteros?

Abeja doméstica
La abeja doméstica es un himenóptero de comportamiento gregario.

Los himenópteros son un grupo de insectos, de la categoría taxonómica de orden, y por lo tanto son también artrópodos.

¿Cómo son estos insectos?

Las especies más pequeñas miden un mínimo de 0’21 mm, pero las especies más grandes estan entorno de los 4 – 6 cm de longitud. Pelecinus polyturator es el himenóptero de mayor tamaño del mundo, pero la especie de abeja que alcanza mayores dimensiones es la abeja de Wallace (Megachile pluto), con casi 4 cm de longitud.

Estos artrópodos poseen dos pares de alas membranosas, pobres en nerviaciones. Las alas anteriores suelen ser más grandes que las alas posteriores. Las alas de cada par actúan como si fuesen una única ala, porque el par de alas anteriores está unido a las alas posteriores por una serie de pelos duros y con garfios dispuestos en los márgenes adyacentes de las mismas.

Las piezas bucales de los himenópteros son de tipo masticador o lamedor. Ello se debe a que las mismas poseen mandíbulas como cualquier aparato bucal de tipo masticador en algunas familias, como la de los véspidos. Pero en la familia apidae la disposición del labio inferior y las maxilas de estos insectos están dispuestas conforme a un aparato bucal de tipo lamedor.

Estos animales presentan ojos compuestos de grandes dimensiones, sobre una cabeza que varía en forma y tamaño según el grupo. Las especies nocturnas ven reducidos sus ojos. Los adultos poseen tres pares de extremidades y están adaptadas para la locomoción. Sin embargo, las extremidades de muchos himenópteros están preparadas para transportar presas, excavar galerías u otras funciones.

Las larvas de los himenópteros, son de cuerpo rechoncho y tienen forma de gusano, ya que son vermiformes, y la mayor parte de ellas son ápodas o, lo que es lo mismo, carecen de extremidades.

Tipos de himenópteros

Avispa
Las avispas son himenópteros muy evolucionados.

Los himenópteros son uno de los órdenes más numerosos de insectos que existe, de una clase de animales ya de por sí muy amplia, con unos 150.000 representantes. Dentro de esta categoría, encontramos las hormigas, las cuales sólo ellas ya representan más de 10.000 especies.

Existen dos grupos de himenópteros, dos subórdenes más exactamente: los apócritos y los sínfitos.

  • Apócritos: En este grupo de himenópteros se incluyen los representantes más evolucionados de este orden de insectos, como abejas, abejorros, avispas, avispones y hormigas. Estos animales pertenecen a las familias de los ápidos, véspidos y formícidos.

Los himenópteros apócritos están dotados de un aguijón venenoso al final del abdomen, que se utiliza sobre todo con finalidades defensivas. Por ello, estos animales suelen ser venenosos.

  • Sínfitos: Se trata de un grupo primitivo de himenópteros que carece de la articulación del abdomen propia de los apócritos. Por ello, estos animales, que reciben el nombre popular de moscas de sierra, no poseen la típica «cintura de avispa» que define a los himenópteros.

Estos animales presentan un largo ovopositor, que sirve para perforar la superficie epidérmica de los animales o las plantas, con el objetivo de depositar en el interior de sus cuerpos o tejidos la puesta. Gran parte de las avispas parasitoides pertenecen a este grupo de himenópteros.

Comportamiento de los himenópteros

Hormiga de jardín
Las hormigas de jardín se alimentan de la melaza que producen los pulgones.

Este grupo de insectos tiene un comportamiento relativamente complejo, como lo pone de manifiesto el hecho que muchas especies de himenópteros muestran comportamiento social.

Acostumbran a ser sociales los himenópteros de la familia de los ápidos, de los véspidos y de los formícidos. Si bien existen abejas y avispas solitarias, pero casi no existen hormigas que no tengan comportamiento gregario. Una excepción importante son las hormigas gigantes australianas del género Myrmecia, que forman colonias y castas, pero que cuyas obreras no cooperan entre sí en la búsqueda de alimento.

En muchas especies de himenópteros las larvas reciben los cuidados de ciertos miembros adultos de la colonia, llamados obreras, ya que durante esta fase del ciclo dichos himenópteros no son capaces de alimentarse de forma autónoma.

Algunas especies de hormigas para alimentarse realizan comportamientos realmente sorprendentes, como las hormigas granjeras, que crían y ordeñan pulgones, o las hormigas cortadoras de hojas, que cultivan hongos en su colonia.

La mayoría de especies son terrestres, excepto algunas pocas especies acuáticas que son parásitas. Son de costumbres generalmente diurnas y les gusta el calor.

¿Qué comen estos animales?

Los himenópteros sínfitos son especies de dietas herbívoras o carnívoras e insectívoras, y comprenden a muchas de las  especies parasitoides. Las larvas de estas especies se alimentan de los tejidos de estructuras que los mismos vegetales producen, llamadas agallas o gallaritas, o se nutren del cuerpo de los insectos.

Las abejas y otros ápidos son herbívoras y se alimentan directa o indirectamente del néctar y polen de las flores. Los véspidos se nutren de insectos y partes vegetales, pues son animales omnívoros. Las avispas alfareras son vegetarianas durante la edad adulta pero también depredadoras, ya que sus larvas se alimentan de distintos insectos.

La dieta de las hormigas es muy variada en función de la especie o de la familia y hay especies carnívoras, como la hormiga legionaria (Eciton burchellii), omnívoras y también vegetarianas, como Messor barbarus. La mayor parte de las hormigas son omnívoras, como la hormiga roja (Formica rufa), la hormiga de jardín (Lasius niger) o, por ejemplo, la hormiga argentina (Linepithema humile).

En los himenópteros sociales las obreras se encargan, entre otras funciones, de ir a buscar los alimentos de los que depende la colonia para sobrevivir.

Reproducción de los himenópteros

Las distintas especies de himenópteros tienen reproducción ovípara, porque se reproducen mediante huevos, que depositan las hembras en lugares muy diversos, como sobre el suelo, sobre plantas, sobre animales… Las obreras de las especies eusociales, que forman sociedades, como las hormigas o las abejas, se encargan de la supervisión de los huevos y de la cría de las larvas.

En este grupo de insectos se da metamorfosis, por lo que en toda su vida pasan por un total de 5 estadios.  Estas especies suelen producir una generación al año pero algunas especies dan dos generaciones en un mismo año y se les llama bivoltinas.

En este tipo de organización social, típica de los himenópteros apócritos, los individuos sexuados son las reinas y los machos. Las obreras son hembras estériles. Ambos tipos tienen alas que se emplean durante el vuelo nupcial, para encontrarse y realizar el apareamiento. Los machos morirán días después. Las hembras fecundadas se encargarán de buscar un sitio propicio para hacer el nido.

Para el caso de las especies solitarias, como las avispas alfareras, llevan la puesta en nidos que ellas mismas construyen y sus larvas son alimentadas por los adultos con distintos tipos de presas.

Los insectos himenópteros se reproducen principalmente por reproducción sexual aunque en algunos casos también se pueden reproducir por partenogénesis, como es el caso de los cinípidos. En este caso, se produce la reproducción sin que haya fecundación del ovocito, porque no interviene la célula sexual masculina. Este tipo de reproducción es más común que en otros órdenes de insectos.

¿Dónde viven estos insectos?

Este grupo de insectos habita en ambientes muy variados: desde zonas desérticas o montañosas hasta en sabanas de llanura, praderas, bosques y selvas tropicales.

Los himenópteros habitan en muchas regiones del mundo y las hormigas son una buena prueba de ello.

Utilidad de los himenópteros

Avispa icneumónida
La avispa icneumónida Habrocampulum biguttatum ataca las larvas de ciertos lepidópteros.

Las avispas parásitas entomófagas, es decir, aquellas especies devoradoras de insectos son de gran utilidad en la agricultura, ya que actúan como de control biológico contra las plagas del huerto y del jardín. Dentro del grupo de los himenópteros apócritos los icneumónidos son unas avispas parasitoides muy importantes, que se alimentan sus larvas del cuerpo de insectos como orugas de lepidópteros.

Algunos himenópteros más avanzados o apócritos de familias como la Apidae y la Vespidae, es decir, la abeja de la miel, las abejas carpinteras, los abejorros, las avispas, los avispones… participan en la importante función de polinización, sin la cual muchas plantas no darían frutos. Las especies dentro de los formícidos, u hormigas, pueden a veces realizar también la polinización, pero su labor en este sentido es mucho menor.

¿Qué inconvenientes causan estos insectos?

Las avispas parasitoides vegetarianas provocan daños en distintas partes de los vegetales, como las hojas de las plantas, tal es el caso de la babosa de pera (Caliroa cerasi), que ataca a cerezos, perales y manzanos.

Una familia muy importante de avispas de este tipo es la de los cipínidos, o avispas de las agallas, porque sus larvas se desarrollan sobre una estructura que forman las plantas, llamada agalla como resultado de su presencia. Muchos de estos insectos son parásitos de los robles.

Más información sobre los himenópteros.

Editorial
Escrito por Editorial Equipo de Botanical-online encargado de la redacción de contenidos

14 abril, 2020

Otros artículos de interés