Neotenia en el perro

Este artículo ha sido avalado por Vicenç Martínez - Redactor especializado en animales y naturaleza.

¿Por qué el perro se parece a una cría de lobo?

¿Qué es la neotenia?

La neotenia es la persistencia de ciertas características infantiles, tanto físicas como de comportamiento, en los individuos adultos.

Según la teoría neoténica, el proceso de domesticación del lobo logró detener el desarrollo del perro en una etapa muy parecida a la que tienen los cachorros de lobo. Sin embargo, conviene recalcar que no todos los expertos están de acuerdo con la teoría neoténica.

¿Que rasgos infantiles tienen los perros?

Dibujo de maltés
El perro maltés tiene estado neoténico de recién nacido

Hay diferencias en su comportamiento. Mientras que los perros conservan una serie de comportamientos parecidos a los de los cachorros, los lobos los van perdiendo a medida que crecen. Las conductas propias de los cachorros son las que permiten que los perros sean tan buenos compañeros con nosotros.

Por ejemplo, el lobo cachorro como el perro doméstico no tiene miedo a los extraños, acepta al ser humano como líder y cuestiona poco su autoridad, mantiene las ganas de jugar de por vida, mantiene la capacidad de ser entrenados durante toda su vida, ladra para comunicarse y es frecuente que lamen como forma de saludar. Además, estos animales es raro que muerdan, excepto las razas primitivas.

Muchas de las características físicas de un perro adulto se parecen más a las de los cachorros de los lobos que a las de los lobos adultos como el tamaño del hocico, la posición de las orejas, el tamaño o su pelaje.

* Ver más sobre: Diferencias entre el perro y el lobo

Estadios neoténicos en el perro

Según la teoría neoténica, el perro se divide en 5 estadios neoténicos (estadio de recién nacido, estadio del juego, estadio del parador, estadio del depredador y estadio de adulto). Sin embargo, muchas razas no encajan con facilidad en uno de estos estadios sino que pertenecen a estadios intermedios.

Por ejemplo, algunos perros de caza encajan bastante bien en un estadio intermedio entre el segundo y el tercero ya que efectúan una búsqueda en zigzag muy parecida a la parada pero desconfían poco de los extraños y son muy propensos al juego.

Casi todos los sabuesos y casi todos los perros pastores están en un estadio intermedio entre el tercero y el cuarto.

Estadio de recién nacido

Los perros que pertenecen a este estadio neoténico tienen características físicas infantiles típicas de los cachorros de lobo en el primer y segundo mes de vida. Su hocico es corto, las orejas son pequeñas y colgantes, el cráneo redondeado, el cuerpo rechoncho y el andar torpe.

En el terreno psicológico, el cachorro está unido únicamente a la madre y a los cachorros y alejarse de ellos le da miedo y le causa estrés. Tiene miedo de todo lo que desconoce, por lo que suele reaccionar agresivamente ante cualquier estímulo extraño.

Pertenecen a este estadio los molosoides. Estos perros son grandes guardianes, ya que son muy territoriales. No son jerárquicos porque el orden jerárquico se da a los 3 meses de vida. El concepto dueño-jefe no existe en estos perros sino el de dueño-mamá. Es a la madre a quien quieren y respetan.

Estos perros son los más peligrosos en caso de pelea porque no han aprendido todavía las leyes jerárquicas ni la ritualización, que en la naturaleza, limitan los daños en caso de conflicto. Sin embargo, esta clase de perros no buscan normalmente pelea y prefieren solucionar sus problemas en el seguridad del seno de su familia.

Estadio de juego

Los perros que pertenecen al estadio de juego se parecen a los cachorros de lobo de 3 o 4 meses.

Estos perros tienen las orejas más largas, pero todavía colgantes o semierguidas, su hocico es alargado y tienen el cuerpo más ágil y proporcionado.

Manifiestan curiosidad hacia los estímulos externos, juegan espontáneamente con los hermanos y con sus progenitores y empiezan a interaccionar con los otros miembros de la manada. Sin embargo, aún desconfían de lo que desconocen.

Además, experimentan placer cogiendo todo con la boca. Son juguetones y muy afectuosos y sienten verdadera pasión por recuperar los objetos que le lanza su dueño.

Han abandonado el vínculo con la guarida, pero todavía no han desarrollado la territorialidad suficiente de tipo alimentaria y sexual típica del perro adulto.

Empiezan a entender el concepto de jerarquía, pero todavía están unidos a la madre.

No son muy adecuados como perros de guardia y defensa porque les falta todavía coraje.

Pertenecen a este grupo la mayor parte de los bracos y los retriever.

El dueño ideal de esta clase de perros es aquel que tiene un comportamiento intermedio entre la madre y el jefe de la manada.

Estadio de parador

Este estadio de neotenia se corresponde con el lobezno de 4 a 6 meses de vida.

Esta clase de perros tienen las orejas erguidas o semierguidas, el hocico alargado y el andar ágil y desenvuelto.

En este estadio, el perro ya no está en la fase oral, por lo que es menos aficionado a traer objetos lanzados que el perro de la fase anterior. Sin embargo, manifiesta tenencia a sobrepasar cualquier objeto que se mueva, interceptándole y cerrándole la salida.

Este comportamiento, llamado parada, es la preparación hacia el comportamiento depredador

Estos perros están muy jerarquizados, ya que, en la naturaleza, de los 3 a los 6 meses de vida tiene lugar la fase de ordenamiento y jerarquización de la manada.

Estos perros son hábiles para realizar tareas de guardia porque ya son territoriales, de defensa porque están dispuestos a proteger a toda costa al dueño-jefe de la manada, de conducción de rebaños porque tienden a reagrupar a los animales que custodian y de rastreo ya que conocen las técnicas de caza.

Pertenecen a este grupo la mayor parte de lupoides, es decir, a los perros pastores.

Los animales que pertenecen a este estadio neoténico son los más flexibles porque son casi maduros psíquicamente y porque son bastante dependientes del dueño.

Estadio depredador

Los perros de este quinto estadio son independientes, capaces de tomar decisiones y muy cazadores ya que colaboran con los adultos en la caza. Tienden a perseguir a la presa y a bloquearla mordiéndole en las patas traseras.

Son animales muy jerárquicos. Respetan únicamente al jefe y no a la madre, por lo que se deben tratar con rectitud y sin mimos.

Pertenecen a este estadio los perros nórdicos y los lebreles.

Estadio de adulto

El perro de este estadio se parece tanto físicamente como psíquicamente al perro adulto. Casi no ladra porque el ladrido es una manifestación infantil pero puede aullar por motivos sociales.

Es, además, un animal muy independiente y cazador. Puede tener un vínculo bastante fuerte únicamente con los miembros de rango jerárquico superior.

Estos perros están reservados a los muy entendidos en psicología canina.

En este estadio, se engloban 2 razas de perros nórdicos de trineo como el Husky siberiano.

Más información sobre el perro.

Editorial
Escrito por Editorial Equipo de Botanical-online encargado de la redacción de contenidos

8 mayo, 2020

Otros artículos de interés