Dracunculus vulgaris, dragoneta

Este artículo ha sido avalado por Julián Masats - Ingeniero técnico agrícola especializado en hortofructicultura y jardinería.

¿Puedo cultivar una dragoneta en mi jardín?

¿Qué es el Dracunculus vulgaris?

La dragoneta (Dracunculus vulgaris) es una planta perteneciente a la familia de las Aráceas (Araceae). Se caracteriza principalmente por su enorme flor, que recuerda una falo en erección, de ahí su nombre de origen griego que esta formado por las palabras «amorphus » (= sin forma) + «phallus» (= falo, pene)

Dracunculus vulgaris

Ejemplar silvestre de dragoneta en Burgos (España)

El nombre del género «Dracúnculus» también procede del griego y significa «Dragón pequeño» (Draco = dragon + unculus = pequeño). Este nombre se debe a las manchas de las vainas foliares que recuerdan la piel de los dragones o culebras.

Se conoce en nombre vulgar como dragoneta, aunque hay multitud de nombres locales que la definen: dragontea, dragón, hierba culebrera, dragoncillo, atrapa-moscas, serpentaria, hierba de la culebra, flor de la muerte, etc

En Grecia se llama «Drakondia» porque el espádice de la flor recuerda la cola del dragón, escondido dentro de la espata.

Características del Dracunculus vulgaris

Es una planta de hoja caduca con un rizoma perenne, de forma redondeada, a partir del cual vuelve a desarrollarse la parte externa cada año. Está moteado de manchas púrpura. Sus hojas de hasta 30 cm aparecen divididas en numerosos segmentos.

Destacan sus flores primaverales, formadas por una larga espata o bráctea de color púrpura oscuro por dentro, y verdoso por fuera, de hasta medio metro de longitud. La espata rodea el espádice con una longitud similar y un color púrpura más oscuro que la espata. Sobre la base de esta prominencia, en forma de falo, nacen las flores masculinas y femeninas, formando dos anillos contiguos con flores del mismo sexo cada uno; el anillo superior formado con flores masculinas encima del anillo inferior que esta constituido por las femenidas.

Los frutos son bayas de color rojo anaranjado.

¿Cómo es la flor de la dragoneta?

La flor, cuando está muy madura, produce un olor a carne podrida muy fuerte. Este olor es una adaptación de la planta para atraer a las moscas, que son los insectos que la polinizan. Normalmente este desagradable olor sólo dura un día.

¿Dónde encontrar el Dracunculus vulgaris?

Es una planta de origen mediterráneo. Su lugar de origen fue los Balcanes, desde donde se extendió hacia numerosos países del mediterráneo oriental y de las islas del Egeo, incluyendo los siguientes: Italia, Croacia, sur de Bulgaria, Servia, Macedonia, Montenegro, Eslovenia, Turquía, Córcega, Cerdeña, Sicilia, Creta, etc.

Es una planta que antiguamente se cultivaba en huertos medicinales, por lo que solía escaparse y asilvestrarse. Por lo tanto, no es de extrañar que puedan encontrarse en otros lugares del mediterráneo, fuera de su lugar de origen.

Hoy en día se ha introducido en numerosos lugares del mundo: Norte de Europa, Canada, Estados Unidos, etc.

Propiedades medicinales del Dracunculus vulgaris

La dragoneta se ha utilizado en el pasado para remedios caseros. Destaca para el tratamiento externo de los tumores cancerosos, los problemas de los ojos y las infecciones cangrenosas.

Se utilizaba fundamentalmente el zumo de la planta, que podía mezclarse con miel y aplicarse sobre las llagas o heridas infectadas, para las quemaduras, los callos o los sabañones. El zumo, aclarado con agua, se aplicaba sobre los ojos, especialmente para combatir las cataratas.

Internamente, se han confeccionado preparados con propiedades abortivas. También se utilizaba la raíz seca tostada y triturada. Esta se mezclaba con miel y se ingería para el tratamiento de problemas respiratorios como bronquitis, tos, etc. El mismo preparado se creía que era útil para remediar el estrés o el nerviosismo.

  • Dada la toxicidad de esta planta, no debe utilizarse en medicina casera para confeccionar preparados curativos.

Dragoneta como planta tóxica

Al igual que los demás miembros de la familia de las Aráceas, la dragontea es una planta muy tóxica. Es rica en aroína, oxalatos y glucósidos cianogenéticos. Su ingestión, en dosis menores, provoca llagas en la boca y en el tubo digestivo, diarrea y vómitos. En dosis mayores, puede provocar espasmos musculares, arritmia, somnolencia, disminución del ritmo cardíaco y muerte por parada cardiorespiratoria.

Aplicada externamente, causa ampollas en la piel.

La planta también es tóxica para los animales, produciendo síntomas parecidos a los que se dan en los humanos.

Planta con propiedades mágicas

Según la tradición, comenta Dioscórides, que los que se friegan las manos con las hojas de esta planta o llevan un trozo de rizoma encima no sufren las picaduras de las serpientes.

Dragoneta como planta de jardinería

Debido a su forma tan extraña y a la originalidad de sus grandes flores, esta planta esta siendo cada vez más utilizada en jardinería. Es una especie que prefiere un suelo fértil, bien abonado. Puede aguantar la sequedad, sin embargo se desarrolla mejor si se riega de tanto en tanto. No soporta el encharcamiento, por lo que el suelo debe mantener un buen drenaje para que no se pudra el rizoma. Es mejor que el suelo tenga siempre un cierto grado de humedad.

Puede cultivarse a semisombra o a pleno sol. Vive mejor en zonas cálidas, aunque también puede cultivarse en zonas más frías, siempre y cuando se proteja el rizoma de las heladas con un acolchado adecuado. También es importante protegerla cuando empieza su periodo vegetativo, a principios de primavera en lugares donde pueden haber heladas tardías.

La dragoneta se puede reproducir mediante semillas, aunque este método es bastante lento y no suele alcanzar el periodo de floración hasta pasados 4 o 5 años. Lo mejor es reproducirlo mediante división del rizoma, durante el invierno. De esta manera suele arraigar y florecer en un par de años. Para ello se escoge un trozo de rizoma y se planta a unos 20 cm de profundidad, habiendo antes preparado un hoyo amplio y rellenado con tierra de jardín enriquecida con abono orgánico.

Mi experiencia con…

La historia siguiente nos cuenta la experiencia personal de un lector que nos escribe desde Burgos (España) y nos cuenta cómo se trata de una planta muy fácil de cultivar y, aunque originariamente procede de zonas cálidas, puede adaptarse muy bien en zonas muy frías, como es el caso del ejemplar que nos expone.

Cómo cuidar un dragoncillo en casa

La planta la encontró el padre de Abilio Ruiz en Orense, hace más de 30 años, y ahora está en un pueblo de Burgos, Argomedo, cerca de Soncillo.

Abilio nos cuenta que su dragoncillo ha aguantado heladas y nevadas durante todos estos años. Ni la cuida, ni utiliza abonos, ni la protege en invierno. Muere el bulbo y vuelve a brotar en primavera.

Dracunculus vulgaris Puntorojo

Fotografías cedidas por Abilio Ruiz

¿Tienes alguna experiencia personal con el mundo de las plantas que quieras compartir? Puedes enviar tus comentarios a info@botanical-online.com y los daremos a conocer. Si lo deseas, puedes añadir tus fotos para ilustrar la historia.

Puntorojo Más información sobre las plantas.

Editorial
Escrito por Editorial Equipo de Botanical-online encargado de la redacción de contenidos

22 abril, 2019

Otros artículos de interés

El material que aquí se trabaja tiene carácter informativo. En caso de duda, consúltese con el facultativo.
"Botanical-online" no se hace responsable de los perjuicios ocasionados por la automedicación.

Botanical-online es una página informativa que describe, entre otros temas, los usos tradicionales de las plantas desde un punto de vista terapéutico. Sus descripciones no sustituyen el consejo profesional. Botanical-online no se hace responsable de la automedicación y recomienda consultar con el facultativo.
Aceptar