Germinación

Cómo germinan las semillas

¿Qué es la germinación de las semillas?

La germinación es el proceso mediante el cual la semilla pasa de un estado de reposo o latencia a un estado de actividad. La germinación es un proceso que debe tener lugar en el momento adecuado y en el lugar adecuado.

germinado trigo
Foto experimento germinación de granos de trigo.

¿Qué es el periodo de latencia o letargo de las semillas?

Las semillas, después de madurar dentro de los frutos, y de ser dispersadas por el viento o por los animales, se sitúan en algún lugar donde permanecen aparentemente inactivas durante un periodo de tiempo. Este periodo de tiempo, en el cual las semillas parecen estar dormidas, se denomina periodo de latencia.

Utilidad del periodo de latencia en las semillas

El periodo de latencia es necesario en algunos casos porque la semilla es todavía inmadura y necesita que se se produzcan en su interior una serie de cambios químicos que terminan su maduración. Otras veces, es necesario que las condiciones ambientales y del suelo reblandezcan la parte exterior de la semilla para que la radícula sea capaz de romperla y pueda salir al exterior. Por ejemplo, algunas semillas como la chía o el lino tienen mucho mucílago en su capa externa, para absorber humedad e hidratarse.

¿Cuánto tiempo pueden durar las semillas sin germinar?

El periodo de latencia de las semillas depende del tipo de especie que se trate. En algunas especies, las semillas permanecen inactivas durante un periodo corto de tiempo, otras veces, durante ese periodo las semillas se pudren por alguna infección. En otros casos, la germinación puede esperar cientos de años.

germinado trigo
Foto semillas para hacer germinados comestibles.

Ejemplos de periodo de latencia de las semillas

Por ejemplo, las semillas de las plantas de los desiertos pueden permanecer muchos años dormidas entre la arena. Son capaces de detectar cuando llueve lo suficiente para poder crecer adecuadamente después de germinar, de manera que solamente germinarán cuando hayan detectado que el aguacero caído ha sido lo suficientemente abundante.

Por otra parte, se ha comprobado que algunas semillas como la del sauce deben germinar después de unos pocos días después de caer del árbol. En caso contrario, se pudren en el suelo.

También se han encontrado semillas de loto en las tumbas de los Egipcios que mantenían su capacidad germinativa al cabo de 3.000 años de ser depositadas allí. Lo mismo sucedió con el popular trigo kamut, que hay quienes aseguran que se obtuvo de una tumba egípcia.

Se dice que los cocoteros y otras plantas que viven en el agua o muy cerca de ella, pueden viajar flotando por el mar grandes distancias antes de alcanzar tierra en un sitio diferente del punto de partida, donde, libres de competencia, están en disposición de germinar.

¿Cómo se detiene el periodo de latencia?

En muchas plantas, el fin del periodo de latencia se produce por cambios ambientales de temperatura o humedad, lo que es indicativo, en realidad, de cambios de estación en la naturaleza o de condiciones más favorables para crecer.

En agricultura, cuando se quiere sembrar, hay semillas que necesitan la aplicación de temperatura para activarse, lo que se denomina estratificación de las semillas.

¿Qué son las semillas viables?

Se dice que una semilla es viable cuando todavía mantiene su capacidad para germinar durante su periodo de latencia. La viabilidad media de las semillas se estima que es de unos 5 o 25 años. Cuando las semillas son expuestas a temperaturas, humedad u oxigenación bajas, su viabilidad aumenta. Por este motivo, en horticultura, jardinería o agricultura las semillas se someten a un tratamiento y a unas condiciones de conservación que permiten mantenerlas en mejores condiciones para el momento de la siembra. (Véase más información sobre Conservación de semillas)

¿Qué es lo que hace germinar a las semillas?

Entre los factores que influyen en el proceso de germinación se encuentran:

animación sobre germinación de una semilla
Ejemplo de germinación epigea. Película sobre la germinación de una semilla.
  • Temperatura

  • Humedad

  • Oxígeno y el dióxido de carbono

  • Luz

Temperatura para la germinación de las semillas

Las semillas necesitan una temperatura adecuada para poder germinar. Cada semilla suele tener una temperatura ideal para que la germinación se produzca en las mejores condiciones.

En general, la mayoría de las semillas de climas mediterráneos prefieren unas temperaturas medias para poder germinar que se sitúan entre los 15 y los 25 ºC. Las semillas de lugares fríos germinan mejor entre los 5 y los 15 ºC mientras que las semillas de climas tropicales prefieren las temperaturas más elevadas. Así, por ejemplo, la temperatura ideal de germinación de las acelgas es de 18 a 22 ºC. Sin embargo, pueden germinar con una temperatura mínima de 5ºC y una temperatura máxima de 35 ºC.

Una semilla de melón tienen una temperatura ideal de germinación de 28 a 30 ºC, aunque puede germinar con una temperatura máxima de 45 ºC. Muchas especies de montaña pueden germinar con temperaturas de 0ºC. En general, se ha comprobado que la germinación se beneficia de temperaturas cambiantes entre el día y la noche, siempre que estas variaciones se mantengan constantes.

*Véase Tablas de germinación de las semillas

Humedad en la germinación de las semillas

botellas plastico siembra germinación
La técnica de la botella de plástico sirve para modificar la temperatura y la humedad y permite acelerar la germinación de determinadas semillas.

La humedad consiste en proporcionar la candiad de agua necesaria para que se produzca la germinación. Durante el periodo de latencia, las semillas están muy deshidratadas, es decir contienen muy poca agua. La deshidratación es necesaria para que las semillas se mantengan "aletargadas".

Cuando las semillas se hidratan con la humedad del suelo, absorben agua. Si además las semillas están expuestas a una temperatura y a una oxigenación adecuadas, se produce la germinación.

Para favorecer la germinación, muchas semillas son sometidas a un proceso de remojo o activación que acelera la germinación y posibilita que un numero mayor de semillas germinen.

* Véase: Semillas en remojo

El oxígeno y el dióxido de carbono durante la germinación

El oxígeno (O2) y el dióxido de carbono (CO2) son necesarios para que se activen una serie de procesos metabólicos que inician el crecimiento. Por ejemplo, el oxígeno activa una serie de enzimas necesarias para transformar el almidón de la semilla en productos aprovechables para el crecimiento de la futura planta.

Las semillas de las plantas terrestres necesitan disponer de mucho más oxígeno que dióxido de carbono para poder germinar (Un 22 % frente a un 0, 03%). Sin embargo, las plantas que viven en medios acuáticos precisan disponer de una cantidad elevada de dióxido de carbono (hasta un 8 %). La absorción de oxígeno esta en relación con la temperatura y la humedad.

A mayor temperatura, el oxígeno es menos soluble en agua y la semilla lo absorbe con mayor dificultad. El aumento de humedad disminuye la absorción de oxígeno. Cuando las humedad es excesiva la semilla no puede germinar y desarrolla muchas enfermedades.

Cantidad de luz para que se produzca la germinación

La luz puede ser un factor necesario para acelerar la germinación en algunas plantas, tal como ocurre con algunas verduras, como el apio; en otras la luz no afecta en el proceso de germinación.

Los agricultores, jardineros u horticultores conocen por experiencia propia la importancia de sembrar en el momento oportuno y en unas condiciones determinadas para que se produzca una germinación adecuada. Saben que no es lo mismo sembrar en el fondo del surco, que sobre el caballón, que en los laterales del mismo o sobre el caballón. Sembrando de una u otra manera se modifica el grado de humedad y de oxigenación. Dado que cada cultivo requiere unas cifras diferentes, sembrar de una manera u otra puede influir en el posterior desarrollo de la plántula.

* Más información sobre Cuándo y cómo sembrar

¿Cómo se produce la germinación de las semillas?

animación sobre germinación de una semilla
Ejemplo de germinación epigea. Película sobre la germinación de una semilla.

Cuando la germinación empieza, la radícula sale en primer lugar, dirigiéndose hacia el micrópilo y perforando la testa. Se introduce en la tierra, produciendo las raíces.

El hipocótilo se extiende y hace que la semilla emerja del suelo. Los cotiledones se abren. Por desarrollo de la plúmula, por encima de ellos,, aparece el epicotilo y por debajo el hipocotilo, conformando el tallo.

Los cotiledones se marchitan y nuevas hojas surgen en el tallo.

Este es un tipo de proceso germinativo, el que eleva los cotiledones por encima de la tierra (germinación epigea), pero algunas veces los cotiledones se quedan debajo de la tierra, como pasa con las judías (germinación hipogea).

*Más información: Cuándo y cómo sembrar

punto rojo Más información sobre las semillas.

Otros artículos de interés

El material que aquí se trabaja tiene carácter informativo. En caso de duda, consúltese con el facultativo.
"Botanical-online" no se hace responsable de los perjuicios ocasionados por la automedicación.