Alimentos ricos en hierro

Revista de Plantas de Botanical-online

Cómo multiplicar árboles frutales y plantas por acodo

Técnicas adecuadas de reproducción de plantas mediante acodos

¿Qué es la técnica de acodo?

El acodo es una técnica de reproducción asexual de las plantas que consiste en formar nuevos ejemplares a partir de una rama de la planta madre, no separada todavía de la misma, a la cual se le hacen brotar raíces. Una vez producidas las raíces, la rama se separa de la planta madre. Mediante esta forma de multiplicación se obtienen nuevas plantas que son genéticamente iguales a la planta de la cual se obtuvo la rama.

acodo reproduccion asexual
Dibujo de acodo simple

Este método de multiplicación es más complejo que si se hace a través de esquejes, aunque tiene la ventaja que el acodo puede recibir agua y nutrientes de la planta madre mientras esta echando raíces. De hecho, en la naturaleza este proceso se realiza de una forma natural en muchas plantas cuando algunas de sus ramas tocan el suelo y producen raíces adventicias.

Tipos de acodo

Existen dos tipos de acodo:

  • Acodo simple: Se utiliza con arbustos o árboles de ramas flexibles y con ramificación baja.

  • Preparar el árbol madre: El año anterior al acodado se prepara la planta madre de la cual se va a enterrar una porción de una rama baja. En primavera o finales de invierno se poda una rama baja para que produzca ramas jóvenes que sean capaces de enraizar con facilidad. Son los conocidos acodos aéreos y acodos en montículo.

Cómo realizar el acodado simple

A finales de invierno o a principios de la primavera del año siguiente, se dobla una rama joven de una planta "madre" dirigiéndola hacia la tierra, de manera que la parte que será enterrada en el suelo quede a unos 15 o 30 cm del extremo final. En este punto de contacto con el suelo se realiza un agujero de unos 10 o 15 cm de profundidad, con el costado opuesto al árbol completamente vertical.

Se cubre el fondo con una capa de unos 20 cm de mantillo de hojas o turba y arena. Este tipo de sustrato garantizará un buen drenaje y una buena aireación al mismo tiempo que mantendrá un cierto tipo de humedad constante.

Cortar los brotes y las hojas laterales del tallo, dejando los brotes y hojas finales del mismo en una porción de unos 15 o 40 cm. Se dobla la rama sobre este agujero de manera que forme un ángulo recto y se sujeta con un gancho para que permanezca en contacto con el suelo y no se levante. Posteriormente, se cubre con tierra de manera que la porción final de la rama de entre 15 o 30 cm quede elevado por encima del suelo y parte de la porción intermedia quede enterrada a unos 10 cm de profundidad. Apretar la tierra sobre la rama y sujetar el extremo final de la misma clavando una estaca o caña en el suelo y afianzado en ella la rama con una cinta o cordel.

Preparación del acodo simple

Para facilitar el nacimiento de las raíces se puede realizar un corte sesgado con una navaja limpia y bien afilada en la parte inferior de la porción de la rama que queda enterrada.

Para que las dos partes no se toquen, colocar en medio un mondadientes. Será a partir de este punto donde se producirán nuevas raíces. Si se desea, se puede aplicar en la zona de corte hormonas de crecimiento.

Cuidados para el acodo con éxito

Regar abundantemente de manera que el suelo esté siempre húmedo.

La formación de las nuevas raíces depende de las condiciones de calor, luz y humedad. Para que el tallo produzca raíces debe estar a oscuras por lo que se enterrará adecuadamente en el suelo o se aporcará, es decir se cubrirá con un montón de tierra.

Cómo separar el acodo de la planta madre

La parte introducida en el suelo produce nuevas raíces durante todo el periodo vegetativo. Al llegar el otoño, se desentierra la rama y se comprueba si ha producido raíces. Si es así, se corta por delante de la zona donde se han producido las raíces y se planta en un tiesto o en el suelo. Si todavía no se han producido raíces, se deberá esperar una temporada más.

Cuando se encuentre bien establecido se puede trasplantar en su lugar definitivo. De esta manera se pueden plantar árboles frutales como la morera o el avellano.

Acodo en montículo

El acodo en montículo se utiliza para propagar arbustos y árboles frutales con ramas menos flexibles, como los manzanos, los membrilleros, los arándanos o los groselleros.

acodo en monticulo
Acodos en montículo

Preparación de la planta madre para acodo en montículo

Se puede plantar un árbol a raíz desnuda y dejar que este se afiance durante una temporada o utilizar un árbol ya existente. Sea un caso u otro, al llegar el invierno se poda la planta madre a unos 2,5 cm del suelo.

Realización del acodo en montículo

Al llegar la primavera, cuando la planta haya producido nuevos rebrotes de unos 13 cm de altura se amontona tierra, turba o aserrín hasta la mitad de los rebrotes de manera que queden parte de los tallos enterrados. A medida que la planta va creciendo se va aumentando el montículo hasta que este alcance una altura de unos 40 cm. La parte cubierta del tallo emite raíces.

acodoacodo
Dibujo realización de acodo en montículo

Cuándo cortar los acodos en montículo

Una vez bien enraizado se descubre el montículo y se cortan cada una de las ramas por debajo de la zona donde han producido raíces. En el caso del manzano se podrán separar sobre el mes de diciembre; en el caso del membrillero a finales de otoño.

Acodo aéreo

El acodo aéreo se denomina también acodo chino. Se utiliza con plantas de tallo leñoso y se lleva a cabo en primavera utilizando tallos maduros del año anterior o a finales de verano con tallos del mismo año.

¿Qué plantas se reproducen por acodo aéreo?

Con este proceso se consiguen reproducir, por ejemplo:

Preparación del acodo aéreo o acodo chino

Para preparar el acodo aéreo se realiza el siguiente proceso de preparación de la planta madre: Se cortan las hojas y los brotes de la rama escogida en los primeros 15 o 30 cm dejando los brotes y las hojas finales.

Con un cuchillo limpio y bien afilado se quita un anillo de corteza de menos de 1 cm de anchura en el centro de la parte limpia de la rama. Sobre este corte se aplican hormonas para estimular el crecimiento de las raíces.

acodo aereo
Dibujo de acodo aéreo

Realización del acodo aéreo

Después de haber dejado en remojo la noche anterior musgo de esfagno, se toma una cantidad que cubra ampliamente las dos manos bien abiertas y se distribuye bien apretadamente alrededor de la rama teniendo como centro del mismo el corte efectuado anteriormente.

Una vez la rama rodeada con la masa de musgo de esfagno bien compacta se cubre con un plástico negro y se sujeta por los dos extremos dándole vueltas en cada uno de ellos con cinta aislante. Para que el conjunto quede bien impermeabilizado es importante que la cinta aislante envuelva bien los extremos del plástico y sujete parte de la rama en contacto con los mismos. El plástico permite que el conjunto se mantenga húmedo y que no entre la luz. Este tipo de cobertura es importante para aquellas plantas que les cueste más echar raíces.

Otras veces, lo que se hace es utilizar un plástico trasparente para rodear el el musgo de esfagno y luego se cubre con papel de periódico o con papel de aluminio. Incluso existen en el mercado unos dispositivos de plástico especialmente indicados para esta tarea. Estos dispositivos están provistos de un recipiente para guardar agua y cuentan con el sistema adecuado para abrirse y ver como se van desarrollando las raíces. De no contar con este sistema de reserva de agua, se deberá humedecer el interior cada 15 días, durante los dos primeros meses. Para ello se puede inyectar agua con una jeringuilla sin necesidad de abrir el envoltorio.

Si se trata de plástico negro opaco, papel de periódico o dispositivo especial, se deberá abrir el paquete al cabo de 60 días para comprobar la formación de raíces. Transcurrido este periodo, cada dos semanas se comprobará el desarrollo, estando a punto cuando las raíces envuelvan bien el musgo de esfagno.

Primer año del acodo aéreo

Durante el periodo vegetativo se irán produciendo las raíces poco a poco. Normalmente la formación de raíces se lleva a cabo entre los 2 y los 4 meses, aunque hay especies de plantas que les cuesta más. Muchos árboles frutales producen suficientes raíces a finales de verano. Algunas plantas como las azaleas, las magnolias o el acebo tardan hasta un año.

Separación del acodo aéreo

En general, transcurrido el periodo de latencia estival, se llevara a cabo la separación del acodo aéreo. Para ello, en primer lugar se podará el final de la rama escogida para que tenga la misma longitud que tenía al principio de iniciar el acodo. Posteriormente, utilizando una podadera limpia y bien afilada, se cortará la rama y se separará del tallo. Se quitará el plástico o las hojas de periódico y se esponjará el musgo.

Una vez separado, se deberá plantar en una maceta con tierra para esquejes. (realizada con partes iguales de turba y arena gruesa) Se colocará el acodo en su interior y se cubrirán bien las raíces con el compost de manera que las sujete bien pero que no esté demasiado aprieto para dejar que el musgo de esfagno y las raíces puedan respirar. Finalmente se guardará la maceta en un lugar iluminado, resguardado y protegido del sol, para que se produzca en enraizamiento adecuadamente.

Más información sobre multiplicación de los árboles frutales y plantas.

Otros artículos de interés

El material que aquí se trabaja tiene carácter informativo. En caso de duda, consúltese con el facultativo.
"Botanical-online" no se hace responsable de los perjuicios ocasionados por la automedicación.

© 1999-2017 Botanical-Online SL. Todos los derechos reservados.

Ver versión de móvil