Animales


 

 

 

 

Animales útiles y perjudiciales

 

LAS POLILLAS







¿Qué son las polillas?


Las polillas son insectos, por lo que tienen 3 pares de patas y carecen de columna vertebral y de esqueleto interno al tratarse de animales invertebrados.

Las polillas son lepidópteros. El término "lepidóptero" está formado por dos palabras griegas: "lepis" que significa escamas y "pteros" que significa alas. Ello quiere decir que estos insectos tienen las alas recubiertas de escamas de preciosos colores.

Cuando hablamos de polillas, nos referimos a mariposas de hábitos nocturnos. Las polillas son menos vistosas y bonitas que las mariposas y son, normalmente, más pequeñas.

 

Esfinge de la correhuela (Agrius convolvuli)

 

Anatomía de las polillas


Estos insectos tienen el cuerpo dividido en 3 unidades funcionales: cabeza (ojos, antenas, aparato bucal), tórax y abdomen.

Las alas de las polillas están recubiertas de escamas por tratarse de lepidópteros.

Las polillas tienen 3 pares de patas, pues son insectos.

Una característica que diferencia las polillas de las mariposas son las sus antenas. Las polillas tienen las antenas en forma de peine, penacho o pluma o bien son filamentosas pero no tienen el aspecto de bastón de las mariposas. Otra característica que permite distinguir una polilla de una mariposa es el frenulum. El frenulum es la unión entre alas.


¿Cuántas especies de polillas existen?

Los lepidópteros (grupo de insectos al que pertenecen las mariposas y las polillas) son el segundo grupo de insectos más numeroso después de los escarabajos (coleópteros) con un total de 120.000 especies y hay 12 veces mas polillas que mariposas.

- Ver Especies de polillas



Cuánto viven las polillas


Las polillas adultas tienen una vida muy corta, de pocas semanas.


Alimentación de las polillas


Las polillas adultas pueden alimentarse del néctar de las flores y son beneficiosas para la agricultura y las plantas en general, pues contribuyen a su polinización.

Ciertas especies de polillas no se alimentan durante el estadio de adulto sino sus larvas.

Según la especie, las larvas de polilla pueden alimentarse de los productos almacenados, como harina o cereales y son consideradas por el ser humano una plaga o bien pueden consumir las partes verdes y los frutos de las plantas y ser plagas forestales o plagas de los cultivos.

 

Reproducción de las polillas

 

Estos insectos tienen metamorfosis completa (son holometábolos), lo que significa que pasan por 4 estadios a lo largo de su vida: huevo, larva, crisálida (pupa) y adulto.

 

Las polillas tienen reproducción sexual y ovípara, es decir, mediante huevos.

 

El ciclo biológico de la polilla es corto, sin embargo, pueden causar mucho daño en los tejidos almacenados y en los productos almacenados. Algunas especies de polillas ponen más de 300 huevos.

La duración del ciclo biológico de estos insectos depende de la temperatura y del grado de humedad. Las estancias cálidas, húmedas y oscuras son los lugares ideales para el desarrollo de estos insectos.


Problemas de las polillas

Existen miles de especies distintas de polillas, sin embargo, afortunadamente, unas pocas son perjudiciales para el ser humano y son cosideradas plagas. El resto de polillas son mariposas de hábitos nocturnos pero que se alimentan del néctar de las flores en lugar de productos almacenados o piezas textiles de origen animal.

Las orugas de ciertas especies de polillas, como la polilla buck (Hemileuca maia), la oruga perrito (Megalopyge opercularis), la oruga saddleback o silla de montar (Sabine stimulea) la espinosa lingote de roble oruga (Euclea delphinii) o la oruga hag (Phobetron pithecium), pueden picar, pues son venenosas.

Algunas especies de polillas causan daños en la agricultura. Las principales polillas plagas forestales o de cultivos son:

- Polilla de la col (Plutella xylostella): ataca las especies cultivadas y silvestres de crucíferas como la col, el brécol, la coliflor y la col de bruselas. Además, se alimenta de la mostaza y del rábano.

- Polilla del limonero (Prays citri): ataca los cítricos, especialmente el limonero, tanto sus flores como sus frutos.

- Polilla de la Manzana (Cydia pomonella): se alimenta de las hojas y frutas del manzano.

- Polilla del naranjo (Cryptoblabes gnidiella): ataca las flores y frutos de los cítricos.

- Polilla de la papa (Phthorimaea operculella): ataca patatas y berenjenas, tomates, tabaco, pepinos o el tabaco silvestre.

- Polilla del tomate (Tuta absoluta): se alimenta de la tomatera, tanto la propia planta como el fruto.

- Polilla de la vid o polilla del racimo (Lobesia botrana): ataca principalmente a la vid, la flor y el fruto.

- Polilla gitana (Lymantria dispar): daña alcornoques, encinas y distintas especies de pinos desfoliándolos.

Otro grupo de polillas corresponde a las polillas de los productos almacenados. Según un estudio de la FAO, las pérdidas causadas por los insectos durante el proceso de almacenamiento de los alimentos fueron estimadas entre el 10 y el 25% en los principales países del mundo.

Las polillas de la ropa, que atacan distintos tejidos animales y pieles, son las plagas principales y las que más daños causan.

Las polillas, a diferencia de otras insectos perjudiciales, como los mosquitos, las moscas o las cucarachas, no son un problema desde el punto de vista médico, pues no representan un riesgo para la salud.

 

Cómo combatir las polillas


Es muy importante la prevención en el caso de las polillas ya que la detección de muchas polillas significa que están muy diseminadas por la casa, porque son insectos que pasan desapercibidos.

Una pequeña infestación de polillas puede ser tratada con productos comerciales. Sin embargo, cuando el problema es importante es necesario acudir a un profesional en el control de plagas.

Para ahuyentar a las polillas se pueden usar ciertas maderas, como el cedro o el enebro o el aceite esencial de lavanda. Las bolas de naftalina (también llamada alquitrán blanco) son muy utilizadas en los hogares pero tienen el inconveniente que producen un olor desagradable y son tóxicas, por lo que deben mantenerse fuera del alcance de niños y mascotas. Otras sustancias químicas que se emplean para ahuyentar a las polillas son el diclorobenceno y el alcanfor.

 

La utilización de trampas adhesivas son inocuas para el ser humano y de fácil manejo. Para combatir a las polillas se puede utilizar también trampas con feromonas. También se pueden emplear las trampas con embudo que son bolsas de recolección de insectos. Se colocan cerca de lugares frecuentados por las polillas.

Los productos almacenados sospechosos de ser contaminados pueden congelarse para matar las larvas y huevos de polilla.


Más información sobre los animales en el listado superior.

 


 


El mundo de la Naturaleza

©1999-2014 Botanical-online SL.Todos los derechos reservados. Política de uso

Diseño:

www.dibujosparapintar.com