Alimentos ricos en hierro

Revista de Plantas de Botanical-online

HISTORIA DE LAS BAYAS DE GOJI

(Lycium barbarum L.)

HISTORIA DE LAS BAYAS DE GOJI

Historia y origen: ¿de dónde provienen las bayas de Goji?

El fruto de Goji en la alimentación se ha asociado desde sus principios hasta la actualidad a propiedades milagrosas para la salud, que le han convertido en un suplemento de moda y ha extendido su consumo por todo el mundo.

Igualmente, de la comercialización de las bayas de Goji han nacido mitos acerca de su historia; y lo cierto es que es un alimento del que existe poca bibliografía respecto su descubrimiento y expansión de su cultivo. Aquí se recogen algunos vestigios documentados sobre el origen de las bayas de Goji.

Origen de las bayas Goji

El Goji es un arbusto originario de los valles de la cordillera del Himalaya, y desde antiguamente extendido por todo el Tíbet, China, Mongolia, Corea y Japón.

Los primeros vestigios sobre la historia de este fruto se encuentran en la mitología china, en la Divinidad Shennong o Emperador Yan; quien es considerado que fue el primer emperador chino en el año 2800 a.C.

Su nombre significa “el Divino Granjero”, y representa el padre de la agricultura y de la Medicina Tradicional China por su trabajo a través del estudio de las plantas y sus propiedades.

Fue Shennong de los primeros en descubrir y utilizar el fruto de Goji, y en aplicar y difundir verbalmente sus propiedades medicinales.

foto de bayas de goji
Foto de bayas goji

Las bayas Goji en la Medicina Tradicional China

La transmisión oral fue entonces la encargada de difundir sus propiedades hasta los primeros registros escritos. El consumo documentado de bayas de Goji se remonta muchos años después de Shennong, durante la dinastía Han (206 a.C. – 220 d.C).

Es en esta época donde se toman los primeros pasos para registrar los remedios de la medicina herbolaria en el Compendio Jingshi Zhenglei Beiji Bencao (“Clasificación de Materia Médica para Emergencias”).

No fue hasta finales del siglo XVI, durante la dinastía Ming, que se editó el primer Libro de Materia Médica China (1593), también conocido como “Bencao Gangmu” o “Materia Médica del Tratado Del Divino Granjero”. Cabe destacar la labor de Li Shizhen, su autor; que recogió en este libro los conocimientos médicos de más de 30 años de práctica y citando más de 800 libros de referencia médica. Por ello, Li Shizhen es comparado con el legendario Shennong.

En el libro, Li Shizhen refiere la fruta de Goji de la siguiente manera: “Tiene un sabor amargo y frío, cura la enfermedad interna demoníaca, calienta el corazón y el riñón, disminuye la sed, es buena para mantener el cuerpo joven”.

En la actualidad, el Bencao Gamu sigue siendo un libro de referencia para los practicantes de la Medicina Tradicional China.

La planta Goji fue bautizada en 1974 por el médico y botánico tibetano Dobos Bradley. La palabra “Goji” procede de la denominación china “Gouqizi”.

Popularmente, en China se dice que el fruto de Goji es uno de los tres preciados tónicos para la salud, junto con el Lingzhi (Ganoderma lucidum) –un hongo común en los bosques orientales; y el Ginseng. Las bayas de Goji también son fruto de muchas leyendas dentro de la cultura china.

Expansión de las bayas de Goji

Hay mucha confusión en la literatura de esta planta, debido a la nomenclatura binomial y la gran cantidad de nombres comunes para esta especie.

Puede deducirse de su nombre científico Lycium barbarum que la planta se extendió por Asia menor, pues etimológicamente el nombre significa “extranjera de Licia”. Licia fue una ciudad situada en las actuales provincias turcas de Antalya y Mugla.

Fue probablemente el comercio y las sucesivas conquistas (de los persas, de Alejandro Magno, de los romanos y los turcos) quienes introdujeron esta planta y su fruto por Europa.

Se conoce que el Goji se introdujo en Inglaterra en el siglo XVIII, a cargo del Archibald Campbell, el tercer duque de Argyll –antigua zona oeste de Escocia; para cultivo en su jardín exótico en Whitton, Middlesex. Al principio se creyó que era la planta del té, pero pronto se descubrió el error y se hizo conocida, tal vez irónicamente, como «el árbol de té del duque de Argyll».

Entonces se utilizó como planta decorativa, formando setos en las zonas de costa debido a su fortaleza, debido a que es una planta que se adapta a todo tipo de climas y que crece en prácticamente cualquier tipo de tierra. Además, sus bayas rojas eran y siguen siendo atractivas y de alimento para la gran variedad de pájaros británicos.

Más de 300 años después de su importación, el 18 de junio de 2007, la agencia británica “Food Standards” (FSA) reconoció que había un consumo histórico significativo en Europa antes de 1997, dándole la calificación de “no nuevo alimento”. Actualmente, la planta continúa creciendo salvaje en Reino Unido, especialmente en las zonas de Suffolk Sandlings, Hadley, Bawdsey, Ipswich y Walberswick.

Informes científicos la relacionan también con una especie invasora en Australia, que forma extensos y densos bosques. En África existe la variedad conocida como “African boxthorn” (Lycium ferocissimum L.), y que también se ha escapado de cultivo. Estas plantas suponen un alimento para aves y pequeños mamíferos, que a la vez, dispersan más el cultivo de esta planta.

En la Península Ibérica abunda una especie denominada comúnmente como cambrón, cambronera o escambronera (Lycium halimifolium y Lycium europaerum L.).

Esta especie, Lycium europeaum L., crece por toda Europa y se cree que su nombre latín spina santa alude a la Corona de la Pasión. Según un informe de la Sociedad Dendrológica alemana, las reliquias de la corona romana de Cristo que se conservan en Roma y en Milán son de Lycium europeaum L.

Consumo de las bayas de Goji en la actualidad

En el siglo XXI los países desarrollados han reconocido las bayas de Goji como un alimento rico en antioxidantes y con propiedades medicinales (a menudo exageradas), conduciendo a una gran producción para exportaciones, principalmente de origen chino.

Las dos variedades que se cultivan con fines comerciales son la planta Lycium chinense L. y Lycium barbarum L.

Productores de bayas de Goji: ¿de dónde vienen las bayas de Goji?

La mayoría de las bayas de Goji que se encuentran en el mercado proceden de China, concretamente de la región de Ningxia, la más importante (42% producción China, 13 millones de kg en 2001). En Ningxia, y concretamente en la región de Zhong Ning, se cultiva Goji desde hace más de 600 años, y área agrícola se extiende a lo largo del río Amarillo.

Las bayas de Goji de esta región tienen gran reputación, y por su historia y entorno natural, a menudo son descritas comercialmente con el nombre “diamantes rojos”. Estas bayas son las prescritas con fines terapéuticos por los médicos chinos.

Los cultivos chinos con fines comerciales crecen en las regiones de Mongolia, Quinghai, Gansu, Shanxi y Hebei.

La producción China generó en el año 2004 la cantidad de 120 millones de dólares. Esta producción derivó a cultivar más de 82.000 hectáreas por toda la nación, rindiendo 95.000 toneladas de bayas de Goji.

También se cultiva Goji en el resto de Asia, Oriente Próximo, Gran Bretaña y América del Norte.

Cultivo de bayas de Goji en el Himalaya: un mito

El “boom” del descubrimiento de la baya y sus propiedades desencadenó una serie de mitos acerca de su origen.

Lo cierto es que en el Himalaya no se cultivan realmente las bayas para fines comerciales, siendo lógico debido a las tierras inhóspitas que se encuentran en la región: las temperaturas frías de la noche alcanzan un promedio anual de -4°C, con seis meses de helada continua. Estas condiciones inhiben el desarrollo del brote de la planta e impiden la formación de la fruta.

Curiosidades de las bayas de Goji

- Festival de Goji en Ningxia. Ningxia, en el noroeste de China junto al río Amarillo, se considera la capital mundial del Goji. Cada año se celebra en Ningxia un festival de dos semanas, que coincide con la cosecha de la baya, para honrar el Goji.

- Leyenda Tibetana de baya de Goji. Cuenta la leyenda que en un lejano valle del Himalaya habitaba un pueblo conocido por la excepcional longevidad. La leyenda dice que crecía un arbusto al borde del pozo de un venerable templo budista en el que unas bayas rojas caían al agua una vez maduras. Al salir del templo después de haber rezado, los fieles bebían una taza de esta agua. Se cree que el fruto impregnaba el agua de sus nutrientes, y los monjes disfrutaban de las virtudes de las bayas de Goji, que les aseguraba una salud próspera hasta alcanzar una edad muy avanzada.

- Poema sobre la leyenda china de Goji. En el siglo IX d.C. el poeta Tang Liu Yuxi, del que se dice que murió a los 120 años, escribió el siguiente poema dedicado a la baya de Goji, en relación a la leyenda del pozo de agua:

Un pozo de agua fresca junto a la morada del monje
un claro manantial lo alimenta
y el agua posee grandes poderes
hojas verde esmeralda brotan de las paredes
y las cerezas rojo intenso brillan como el cobre
la rama floreciente parece un bastón
la antigua raíz con forma de perro augura buena fortuna
el Goji nutre el cuerpo y el espíritu
bebe del pozo y goza de una larga vida.

- Leyenda de Li Qing Yuen. Existe otra leyenda más reciente relacionada con la baya del Goji es la de Li Qing Yuen, herborista chino y artista marcial. Éste afirmaba que nació en 1734, mientras que los registros indican que fue en 1677. Se dice que consumía las bayas de Goji a diario en forma de sopa y llegó a vivir la asombrosa edad de 122 (o 256) años.

punto rojoMás información sobre las propiedades de las bayas goji y recetas.

Otros artículos de interés

El material que aquí se trabaja tiene carácter informativo. En caso de duda, consúltese con el facultativo.
"Botanical-online" no se hace responsable de los perjuicios ocasionados por la automedicación.

© 1999-2017 Botanical-Online SL. Todos los derechos reservados.

Ver versión de móvil