Revista de Plantas de Botanical-online

Tratamiento natural de la gripe

Remedios caseros para problemas de salud

CIRROSIS

Síntomas, causas y tratamiento de la cirrosis

SÍNTOMAS, CAUSAS Y TRATAMIENTO DE LA CIRROSIS

dibujo higado con cirrosis
La cirrosis produce la muerte de las células del hígado, que son sustituidas por tejido fibroso. Progresivamente, el hígado pierde sus funciones. Dibujo por cortesía de ©Dibujosparapintar.com

¿Qué es la cirrosis?

La CIRROSIS es una enfermedad del hígado crónica caracterizada por la degeneración de las células del hígado.

Lo que sucede con esta enfermedad es que las células hepáticas normales son sustituidas por tejido fibroso, y se muestran incapaces de realizar las funciones propias del hígado, como son la elaboración de enzimas digestivas, procesamiento de hormonas, metabolismo de las grasas, eliminación de los productos tóxicos, etc.

El hígado con cirrosis se inflama, aumenta de tamaño y deja de funcionar correctamente.

 

Causas de cirrosis

La cirrosis puede producirse por distintas causas. Entre las más comunes, en occidente suele estar producida por alcoholismo o consumo excesivo de bebidas alcohólicas. El alcohol es tóxico, y el hígado es el encargado de su metabolismo y eliminación. Las personas que consumen alcohol regularmente, o lo toman en gran cantidad, o combinado con otras drogas (medicamentos, etc.), suelen desarrollar cirrosis u otras enfermedades del hígado.

Otra de las causas comunes de cirrosis es la infección vírica por hepatitis. En muchos países, existe la vacuna obligatoria contra la hepatitis B. Las personas expuestas (médicos, enfermeras, personas que viajan, etc.) también pueden vacunarse de la hepatitis A y C. En muchos casos, la hepatitis es una infección que no se puede curar y que produce el deterioro progresivo de las funciones del hígado.

Existen otras causas de cirrosis:

- Hígado graso

- Enfermedades hereditarias

- Medicamentos

Tipos de cirrosis

Entre los diferentes tipos de cirrosis tenemos:

Cirrosis nutricional (cirrosis portal): Es la más frecuente ya que constituye el 40 o 50 % de todos los casos de cirrosis. La causa principal es el alcoholismo.

Cirrosis biliar: Producida por la degeneración de los conductos biliares dentro del hígado. Afecta desde un 20 % a un 40 % de enfermos de cirrosis.

Cirrosis pigmentaria (hemocromatosis) : producida por una mala metabolización de la hemoglobina, lo que produce, entre otras consecuencias, una coloración anormal de la piel y degeneración del hígado. De un 5 a un 10% de cirrosis responden a esta causa.

Cirrosis posnecrótica: Es la que responde a infecciones prolongadas del hígado. Puede suponer hasta el 40 % de los casos.

 

Síntomas de cirrosis

A veces la cirrosis no presenta ningún síntoma. Esto se da en un 10 % de enfermos y es lo que se conoce como cirrosis descompensada.

En el resto de los casos, los síntomas más característicos de cirrosis son: 

dibujo ictericia esclerotica ojos amarillos
La coloración amarillenta de la esclerótica de los ojos muchas veces es un indicador de una enfermedad del hígado.
Dibujo por cortesía de ©Dibujosparapintar.com

Trastornos del aparato digestivo : La incapacidad del hígado enfermo por cirrosis en metabolizar los alimentos se manifiesta en forma de trastornos digestivos, entre los cuales tendríamos que mencionar: digestiones lentas, mala digestión, hinchazón de abdomen, mal aliento, lengua sucia, náuseas, vómitos, vómitos con presencia de sangre.

A veces también se pueden dar otros síntomas adicionales como diarrea, heces malolientes, blanquecinas o color arcilla, como consecuencia de la falta de bilis que queda retenida en los conductos biliares intrahepáticos. De igual manera, la orina suele ser de color oscuro o marronoso (coluria). El mal aprovechamiento (malabsorción) de los alimentos conlleva a una pérdida de peso corporal y a un estado de debilidad generalizado.

Trastornos en el aparato circulatorio: La cirrosis produce un tipo de hipertensión denominada, hipertensión portal, que es responsable de la aparición de varices en el estómago y esófago que, a veces son responsables, de grandes hemorragias. También se pueden producir hemorroides.

La cirrosis puede ser responsable de falta de coagulación en la sangre (coagulopatía) que es la que ocasiona sangrados abundantes y muy prolongados. (Es muy habitual que las hemorroides sangren o que se puedan producir sangrado en las encías o por la nariz. A veces las defecaciones se muestran oscuras). Debajo de la piel del pecho y en los hombros aparecen venitas muy pequeñas de color rojo que recuerdan a la forma de las arañas. Las palmas de las manos aparecen enrojecidas. El sangrado habitual es responsable en muchos casos del desarrollo de anemia.

Trastornos en la piel: La intoxicación general del organismo se manifiesta en el estado de la piel. La acumulación de bilirrubina en la sangre produce el color amarillento de la piel, que es el síntoma más característico de la ictericia. Además de la piel, también aparece amarillento el blanco de los ojos (esclerótica). La ictericia puede ser el síntoma más claro de una cirrosis biliar.

Trastornos metabólicos: Entre estos, el más significativo es la acumulación de líquidos en la cavidad peritoneal (ascitis), es decir en la cavidad que comprende el estómago y los intestinos. Esta enfermedad se conoce como ascitis. A veces se produce una disminución en la orina, con acumulación de líquidos lo que puede producir la aparición de edemas en las piernas o una hinchazón general. Se produce un mal control del nivel de azúcar en la sangre, con bajos niveles del mismo que producen falta de energía, mareos, etc.

Trastornos neuronales: La cirrosis puede afectar al buen estado del cerebro y del sistema nervioso. La acumulación de toxinas en el organismo (especialmente amoniaco, que el hígado no puede transformar en ácido úrico para eliminarlo), causadas fundamentalmente por el metabolismo de las proteínas , y la incapacidad de eliminarlas del hígado cirrótico, puede intoxicar las neuronas produciendo alteraciones en la razón o el comportamiento de los enfermos de cirrosis. Este trastorno se conoce como encefalopatía portal o hepática y es un indicador que el hígado se encuentra en muy mal estado. Entre los síntomas mas característicos tenemos: Alucinaciones, mareos, problemas de habla, temblores, problemas de memoria, necesidad de dormir durante el día, etc

Trastornos sexuales: Los cambios hormonales que ocasiona el mal funcionamiento del hígado, con la consiguiente disminución del nivel de testosterona, es responsable algunas veces de la disminución en los testículos en los hombres o del aumento de sus mamas. Esto último se conoce como ginecomastia. A veces se produce una pérdida del bello corporal en los hombres. En las mujeres se producen en algunos casos problemas de menstruación.

 

Pronósitico, evolución y complicaciones de la cirrosis

Dado que el hígado es un órgano vital para el metabolismo humano, la cirrosis es una enfermedad muy grave, responsable de muchas muertes, constituyendo la tercera causa de fallecimientos en personas de 40 a 65 años.

Dentro de la evolución de la enfermedad, se pueden presentar diferentes complicaciones a medida que la enfermedad avanza entre las que tendríamos por ejemplo: hemorragias en el esófago, hipertensión, problemas mentales, coma, etc.

La cirrosis es una de las principales causas de cáncer de hígado.

Es muy importante para evitar la enfermedad la prevención de aquellas causas que la producen, especialmente en lo que se refiere a la hepatitis B y C, y el alcoholismo.

Igualmente se debe evitar el contacto prolongado con aquellas substancias que puedan dañar al hígado. De presentarse algún síntoma que denote un mal funcionamiento del hígado, es absolutamente necesario acudir rápidamente al especialista para que diagnostique y trate los posibles problemas hepáticos que pudieran conducir a la cirrosis.

Tratamiento de la cirrosis

La cirrosis es una enfermedad grave que requiere de un control médico estricto. En el tratamiento de la cirrosis es importantísimo eliminar completamente el consumo de alcohol, evitando cualquier preparación que lo contenga. Se suprimen las bebidas alcohólicas de cualquier graduación, alimentos con alcohol (bombones, postres, etc.), y medicamentos (tinturas, etc.). Eliminar el alcohol aumenta significativamente la supervivencia a la enfermedad.

Juntamente con la eliminación del alcohol, es recomendable realizar una dieta equilibrada y baja en grasas. El hígado tiene una gran capacidad para regenerarse, y seguir las pautas anteriores puede mejorar considerablemente la salud del hígado y el pronóstico de la enfermedad.

El tratamiento natural para la cirrosis consistirá en utilizar una serie de recursos para ayudar a mejorar la función hepática y a que el órgano se pueda regenerar. Se recomienda acompañar de una dieta adecuada para la cirrosis. Se debe evitar la automedicación y la toma de medicamentos, suplementos, plantas u otros recursos naturales que no hayan sido supervisados por el médico especialista.

punto rojoMás información sobre el tratamiento natural de la cirrosis, suplementos y dieta adecuada en el listado superior.

Otros artículos de interés

El material que aquí se trabaja tiene carácter informativo. En caso de duda, consúltese con el facultativo.
"Botanical-online" no se hace responsable de los perjuicios ocasionados por la automedicación.

© 1999-2017 Botanical-Online SL. Todos los derechos reservados.

Ver versión de móvil