indice
iniciodiccionariorevista gratuitacursosforobibliografiarecomendar

LAS PLANTAS  

 

SEMILLAS DE CRASAS O SUCULENTAS

 

 

Reproducción de cactus y suculentas mediante esquejes

 

La reproducción de plantas suculentas mediante semillas es un procedimiento más complejo aunque se hace necesario con ciertas especies que no permiten otros métodos de reproducción como el esqueje o la división. A diferencia del esqueje que produce clones idénticos a la planta madre de la cual se obtuvo, la reproducción con semillas no es tan controlable y produce ejemplares no tan predecibles ya que las semillas transportan el código genético del padre y de la madre.

El sistema de reproducción mediante semillas no es muy habitual en el cultivo doméstico de las plantas suculentas aunque si que es realizado habitualmente por los profesionales de la jardinería cuando desean obtener ejemplares híbridos. A traves de este método se consigue realizar híbridos muy pecualiares o muy vistosos. Son muy conocidos los híbridos de algunos géneros como Conophytum, Rebutia, Crassula y Euphorbia.

 

Como obtener semillas de cactus y suculentas

Para conseguir un porcentaje elevado de éxito es necesario disponer de unas semillas adecuadas y en buen estado. La duración de las semillas de las suculentas en general es bastante prolongada. Algunas semillas de ciertos géneros , como los Lithops, si se conservan adecuadamente pueden mantenerse durante varios años; otras semillas, como la mayoría de las Asclepediáceas, hay que plantarlas rápidamente o pierden su poder germinativo.

Lo más seguro es comprar semillas de confianza en algún establecimiento especializado. No obstante se pueden obtener semillas propias si se siguen unos pasos adecuados. Las semillas propias, bien optenidas y preparadas, son las que garantizan un germinado superior.

Para obtener las semillas propias debemos dejar secar los frutos de manera que estas caigan fácilmente. Posteriormente, las limpiaremos bien con agua quitando la parte de pulpa que puedan tener para que no exista el peligro de formación de hongos. Dejaremos que se sequen y las guardaremos en un lugar fresco dentro de un saquito de papel. Si no disponemos de un lugar que reúna estas características, podemos guardarlas en la parte menos fresca de la nevera.

Semillas de san pedro (Trichocereus pachanoi )

 

A la hora de optener semillas, hemos de tener en cuenta que algunas especies no son auto-fértiles y solamente producen semillas cuando se las cruza con una especie polinizadora. En la mayoría de las ocasiones tendremos que realizar una polinización artificial. Para ello utilizaremos un pequeño pincel que pasaremos por encima de la flor polinizadora y, posteriormente, lo pasaremos por encima de la flor que queramos polinizar.

 

Como sembrar las semillas de cactus y suculentas

Una vez tengamos las semillas podemos empezar con la siembra de las mismas. La siembra se realiza entre los meses de primavera y verano. Previamente es conveniente preparar el terreno, para lo cual humedecemos bien el contenedor y lo fumigaremos con un poco de insecticidad para evitar la formación de hongos. No hace falta introducir las semillas en la tierra de siembra, a no ser que se trate de semillas grandes, en cuyo caso pueden plantarse individualmente a medio centímetro bajo tierra. Para la mayoría de las semillas, es suficiente dejarlas sobre el substrato y esparcirles por encima una capa finísima de arena. Si se mantienen la humedad y el calor adecuados, pronto empezarán a germinar y ellas mismas arraigaran sobre el suelo. Para que germinen necesitan una temperatura mínima de 15 o 20 ºC , aunque la temperatura ideal se sitúa entre los 20 y los 30 º.

Las semillas procedentes de suculentas de invierno necesitan ser estratificadas con frío para poder germinar. Para ello se puede seguir el mismo procedimiento de sembrado que en el resto de las semillas y, posteriormente, introducirlas en la nevera para que el frío acelere la germinación. Otro procedimiento es sembrarlas durante el invierno y dejar el recipiente al exterior para que sea el frío ambiental el que las haga germinar.

Para facilitar el arraigo, al igual que se hace con el resto de métodos de propagación, se puede comprar un " kit de esquejes o propagador" que mantiene mejor el calor y la humedad ambiental adecuada. Si no se dispone de este artilugio se pueden elaborar otros sistemas caseros,. Uno muy simple consiste en colocar unos palos de unos 20 cm alrededor de la tierra, junto al borde de la maceta y otros en el interior para apoyar un pástico que cubrirá todo el el conjunto. Se puede aprovechar también una botella de plástico grande para cortarla por la mitar y colocarla en forma de campana sobre la maceta. Para que las plantas germinen y las plantulas crezcan adecuadamente es vital que dispongan de bastante luz aunque no deben ser expuestas al sol directo porque son muy tiernas y las podrían quemar. Una falta de luz durante la germinación producirá plantulas demasiado flacas y larguiruchas.

 

Cómo cuidar las plantulas de cactus y suculentas

 

Hasta que las plantulas no arraiguen bien y empiecen a crecer se pueden mantener cubiertas o dentro del propagador. Una vez estas empiecen a crecer, es conveniente realizar unos pequeños agujeros en la parte superior para que respiren adecuadamente . Hay cultivadores que piensan que la cubierta debe mantenerse sobre las plantas una buena temporada; otros piensan que es mejor retirar la cubierta o sacarlas del propagador al cabo de unos 30 días. Cualquiera de los dos métodos puede ser válido siempre que se mantenga la humedad adecuada.

A diferencia de cuando son adultas que debe dejarse la tierra seca entre riego y riego, el suelo de las plantulas de plantas suculentas no se debe dejar secar completamente nunca. Tampoco conviene que estén demasiado empapadas puesto que ello favorecería la aparición de hongos. Lo mejor es rociarlas por encima dos o tres veces por semana con un pulverizador. El método de inmersión y riego por raíz solamente se utilizará en lugares muy cálidos, donde el rociado podría no ser suficiente.

Cada dos semanas, más o menos es conveniente incluir en el agua de riego, un poco de abono líquido para plantas suculentas de acuerdo a las condiciones del prospecto.


Como sembrar repicar las plantulas de cactus y suculentas

Con estos cuidados, se obtienen plantones de calidad que deberán repicarse a una maceta individual. El repicado permite que las plantulas del semillero crezcan más hasta que sean plantadas en su lugar definitivo en el caso de hacerlo sobre el suelo o en una maceta más grande. Para repicar la plantula esperaremos que esta tenga un buen tamaño y un sistema radical bien desarrollado. Dejaremos que se seque la tierra del semillero y extraeremos la plantula con cuidado para no dañar las raíces y quitaremos las posible tierra o arena que esté pegada a las raíces. Posteriormente la introduciremos en el suelo para suculentas y dejaremos que las raíces se establezcan bien. Para ello, las mantendremos en un lugar cálido y no regaremos durante los primeros 8 o 10 días. Posteriormente aplicaremos el riego habitual y iremos acostumbrando la planta a un mayor contacto con la luz progresivamente, colocándola al sol durante unos minutos al principio y, luego, ir aumentando el tiempo poco a poco.

El cultivo de las plantas crasas o suculentas

Plantas suculentas Propagación suculentas Semillas cactus y plantas suculentas
Riego en las plantas suculentas Abonado en las plantas suculentas
Fotos de cactus El cultivo de los cactus Cactus de Navidad
Características de las cactáceas Adaptaciones de los cactus Lista de cactus y suculentas

 

Más información sobre las plantas en el listado superior.



www.botanical-online.com



El mundo de las Plantas

©1999-2014 Botanical-online SL.Todos los derechos reservados. Política de uso

Diseño:

dibujosparapintar.com