EL DEGÚ COMO MASCOTA

Cuidados y cría del degú


Características del degú

dibujo de degu

Dibujo de degú

El degú, de nombre científico Octogon degu, es un roedor de gran tamaño y está emparentado con la cobaya y la chinchilla.

El degú guarda cierto parecido con el jerbo tanto físicamente como con su comportamiento. También tiene cierto parecido con la ardilla. Sin embargo, su alimentación se parece a la de la chinchilla.

La mayoría de roedores son nocturnos. Sin embargo, el degú es diurno y duerme por la noche.

Este animal duerme más cuando hace calor, por lo que no es raro que en verano le veamos durmiendo más tiempo.

En Chile, este roedor también se le conoce como ratón cola de trompeta, porque tiene la costumbre de agitar la cola al aire para distraer la atención de sus enemigos.

El degú vive en clanes compuestos de 1 ó 2 machos y de 3 a 5 hembras. A su vez, estos clanes forman grandes colonias que sobrepasan los 100 individuos en muchas ocasiones. Por lo tanto, debemos proporcionarle una pareja o disponer de una pequeña colonia si no queremos que se encuentre deprimido. Si únicamente tenemos un animal, deberemos pasar más tiempo con él para evitar que enferme. Para impedir que nuestro degú se multiplique en exceso (pues se trata de un roedor), le dispondremos de una pareja del mismo sexo. Evitaremos tener varios machos con hembras ya que terminarían por pelearse por ellas.

El degú vive unos 6 ó 7 años en cautividad. Sin embargo, esta especie, en estado salvaje, puede vivir hasta 15 años.

* Ver más sobre: Características del degú

¿Qué come el degú?

El degú tiene un aparato digestivo parecido al del conejo. Como éste, es coprófago y se alimenta de sus propias heces.

En estado salvaje, el degú se alimenta de hierbas, granos, raíces, bulbos, corteza, flores y frutos.

A nuestro degú le podemos dar una mezcla de granulado para chinchillas o para conejillos de Indias, además de heno, verdura, hierba y flores, pues la alimentación del degú es muy parecida a la de la chinchilla.

Como verduras, sirven casi todas, con la excepción de la col y la patata porque son tóxicas para el animal.

Como hierbas silvestres, son muy buenas el trébol o el llantén.

Las flores más adecuadas para alimentar a nuestro degú son las de diente de león.

Para que el roedor no coma alimentos ricos en calorías, le daremos heno ad libitum, es decir, tanto como quiera.

Es importante que nuestro animal disponga de materiales para roer como ramitas de árboles. Le permitirá desgastar sus dientes (recordemos que el degú es un roedor), además de que la corteza de los árboles forma parte de la dieta natural de este animal. Le podemos proporcionar árboles frutales. Los árboles resinosos como el pino no son adecuados porque son tóxicos.

Un degú que coma muchas verduras casi no bebe. No obstante, siempre debe tener agua a su disposición.

* Ver más sobre:
Alimentación del degú

Material necesario para degús

  • Jaula de tipo pajarera con varios niveles de dimensiones 60 x 50 x 150 cm.

  • Rueda giratorio. Cuanto más grande mejor. Instalaremos varias si tenemos más de un animal.

  • Ramas, escaleras y refugios.

  • Bebedero de plástico al exterior de la jaula para el agua.

  • Recipiente con arena para el baño.

Condiciones adecuadas para el degú

La temperatura máxima para el degú es de 32ºC.

Evitaremos las exposiciones largas al sol, aunque un poco de rayos UVA son buenos. En este caso, le dispondremos a la jaula de zonas con sombra.

Evitaremos también cambios bruscos de temperatura, al pasar, por ejemplo, de una zona soleada a un lugar climatizado. Ello es importante para prevenir problemas importantes del aparato respiratorio como la neumonía.

Mantenimiento del degú

El degú se aburre con facilidad, por lo que es recomendable darle numerosas distracciones como ramas con hojas, cajas de cartón, trozos de trapo, pañuelos de papel, etc.

Este roedor adora saltar o escalar, pero lo que es peor, también le gusta roer todo lo que esté a su alcance. De ahí que lo vigilaremos muy bien cuando lo saquemos de su jaula para que haga un poco de ejercicio.

Mantendremos la jaula fuera del dormitorio, porque puede suceder que por la noche se dedique a corretear por la jaula y a hacer ruido.

Podemos ponerle una gota de lejía al bebedero para limitar el desarrollo de microorganismos.

Como sucede con la chinchilla o el jerbo, el degú se limpia el pelaje con arena; por lo que le proporcionaremos un recipiente con dicho sustrato.

Adiestramiento y manejo del degú

Para tener mayores posibilidades de domesticar a nuestro degú, es mejor habituarlo a nosotros desde que es una cría. La domesticación en los adultos también es posible pero cuesta más tiempo.

Parar empezar a domesticarlo, le permitiremos que nos suba a nuestras manos. Empezaremos por situar nuestras manos en la entrada de la jaula, pero no dentro pues es su territorio. Entonces, esperaremos pacientemente a que el degú se acerque. Podemos ayudarnos con comida para atraerlo, pero vigilando de no cebarlo, pues nos podría considerar el animal simplemente como una fuente ambulante de comida. Con el tiempo, el degú terminará por venir hasta nosotros, pero jamás tenemos que forzarle. Debe ser un proceso natural y espontáneo.

Con el objetivo de domesticar a nuestro degú, le hablaremos para que se acostumbre a nuestra voz. De este modo, le pronunciaremos algunas palabras con voz calmada. Este roedor puede llegar a aprender determinados sonidos con determinadas acciones.

El degú es un roedor pacífico. Nunca nos morderá mientras lo tratemos bien y no nos tenga miedo.

Es de destacar que el degú se vuelve más sociable y confiado con la edad.

La cola del degú es muy frágil, por lo que no debemos agarrarle nunca a través de ella.

Salud del degú

El degú puede tener serios problemas en su alimentación porque no metaboliza bien el azúcar. Pueden sufrir ceguera por dicho motivo. Por lo tanto, es muy importante no proporcionarle nada de azúcar en su dieta, a excepción de la fécula y otros hidratos de carbono complejos.

Este roedor es muy comunicativo y hablador, pues emite una serie de sonidos muy amplia. Nuestra misión será la de traducir lo que nos intenta decir nuestro degú.

  • Cuando el degú "canta" como un ruiseñor, indica que está contento.

  • Si emite sonidos estridentes y seguidos, nuestro degú tiene miedo. Puede ser debido a que nos hemos acercado demasiado rápido a él.

  • Cuando emite gruñidos mientras come, significa que no quiere ser molestado.

  • Si emite gritos discontinuos, el animal quiere centrar nuestra atención. Puede significar que está enfadado, que la jaula está sucia, que su compañero le molesta, que quiere compañía, etc.

La rueda es un elemento muy importante para el bienestar de nuestro animal, pues este animal se ve afectado por la obesidad. El ejercicio físico que desempeña nuestro roedor girando la rueda le ayudará a quemar muchas calorías. La falta de la rueda le supone un estrés importante, traducido en mayores ganas de roer los barrotes de la jaula o en correr de un lado a otro de la jaula.

Las salidas fuera de la jaula las apreciará con mucho gusto nuestro degú. Sin embargo, siempre que le saquemos fuera de la jaula y le permitamos pasear por nuestra casa, tenemos que vigilar, pues se trata de un roedor y no dudará en roer todo lo que esté a su alcance. En este sentido, protegeremos todo lo que supone un riesgo para el animal o para nuestro mobiliario. Alejaremos cualquier medicamento del alcance del animal y taparemos todos los lugares donde podría esconderse. Para habituar a nuestro degú a nuestra presencia fuera de la jaula y atraerlo hasta nosotros podemos usar comida.

Puede suceder que observemos a nuestro degú morder los barrotes de la jaula con demasiada frecuencia. Ello es debido a:

  • Necesidad de salir al exterior.

  • Necesidad de hacer ejercicio físico.

  • Jaula demasiado pequeña.

  • Necesidad de roer.

  • Aburrimiento.

Cría del degú

Antes de iniciarnos con la cría del degú, conviene saber el sexo de nuestro animal. Como en el resto de roedores, miraremos la distancia entre el orificio genital y el ano. El macho tiene mayor distancia entre los 2 orificios. Pero a veces es difícil de reconocer el sexo. En estos casos, observaremos el comportamiento de dicho animal para estar seguro de verdad.

La gestación del degú es larga (3 meses).

Las crías de degú son nidífugas, es decir, nacen con pelo y son ya activas.

Este roedor tiene 2 camadas al año, con 5 a 10 crías por cada una.

La lactación dura 1'5 meses.

Cuando una hembra está amanatando es importante separlara de las otras.

La hembra alcanza la madurez sexual a los 3 meses de vida, mientras que en el macho este momento es muy variable y puede ir desde los 3 hasta los 15 meses.

Separaremos la hembra de sus progenitores a partir del sexto mes de vida antes de iniciar la cría.

Más información sobre otros animales exóticos en el listado superior.

Otros artículos de interés

Hazte fan en Facebook
Hazte fan en Facebook

El contenido de este artículo es informativo. Le recordamos que la comercialización y tenencia de las especies animales exóticas están sujetos a la legislación de cada país.