Sistema inmunitario: qué es, cómo funciona y qué partes tiene

Características del sistema inmunitario

¿Qué es el sistema inmunitario?

El sistema inmune está formado por un entramado complejo de órganos encargados de proteger el organismo de las substancias ajenas a las cuales destruye.

niños
Los niños necesitan estar en la naturaleza para mejorar su sistema inmunitario

Funciones del sistema inmunitario

El sistema inmune protege al organismo de las enfermedades causadas por parásitos y agentes infecciosos exterior (hongos, virus, bacterias) o del propio organismo (células tumorales). Esta capacidad se denomina inmunidad adaptativa.

Además, el sistema inmunológico posee también lo que se llama memoria inmunológica, que consiste en la capacidad de elaborar un sistema defensivo más fuerte, en contra de los antígenos con los cuales una vez se puso en contacto. Así, cuando el sistema defensivo se vuelve a enfrentar con un microorganismo conocido, tiene más capacidad de eliminarlo.

Tipos de inmunidad

El sistema inmunológico consta de tres subsistemas o barreras:

  • Barreras mecánicas defensivas: La primera barrera del sistema defensivo la constituyen una serie elementos que tienen como misión impedir la entrada en el organismo de elementos extraños.

  • Inmunidad natural

  • Inmunidad adquirida

  • Sistema complemento

Barreras mecánicas defensivas

Son barreras mecánicas que forman la primera línea defensiva. Pueden proteger el organismo con una cubierta externa que les impide la entrada, como es el caso de la piel, o pueden destruirlos, tal como ocurre con la acción de la saliva o de los ácidos gástricos en los organismos ingeridos.

Pueden expulsarlos al exterior, como sucede cuando un cuerpo extraño penetra en los pulmones y es expulsado violentamente con la tos o cuando penetra en la nariz y es expulsado con el estornudo. Las lágrimas de los ojos también desempeñan una función semejante.

Inmunidad natural: sistema inmunitario innato

A pesar de estas primeras barreras defensivas, bastantes elementos extraños consiguen entrar en el organismo. En este momento, es cuando se enfrentan al sistema inmunitario innato, formado por leucocitos, que son capaces de reconocer los microorganismos como algo extraño y matarlos.

Es una barrera innata constituida por las células defensivas. Esta barrera responde de una manera inmediata a las agresiones exteriores. Ha sido producida por la especie humano como resultado de la adaptación frente al ataque de los agentes infecciosos.

La inmunidad natural actúa, por ejemplo, cuando se produce una herida. La herida permite la entrada de microbios en la sangre, y los leucocitos son los encargados de devorarlos para evitar que se produzca una infección.

Inmunidad adquirida

El sistema inmunitario adquirido es otra barrera defensiva. Esta defensa no es heredada sino que, para que se desarrolle, hace falta que el organismo se vea atacado por agentes que él considera extraños.

senderismo
El contacto con la naturaleza disminuye el estrés y aumenta las defensas

Esta es la base de la teoría higienista que dice que, cuanto más en contacto estén los niños con la naturaleza, mejor inmunidad desarrollan. Eso no debe confundirse con no mantener condiciones de higiene básicas: se trata de exponer al niño o niña a diferentes ambientes naturales, como sería tierra, piedras, hierba, troncos, animales domésticos, etc.

¿Qué son los antígenos y los anticuerpos?

Está constituido por lo que se desarrolla a partir del contacto con los elementos que el organismo considera extraños, denominados antígenos. A partir de este contacto, el organismo desarrolla anticuerpos, que son los encargados de eliminar los antígenos cuando estos vuelva a aparecer.

Los antígenos son principalmente proteínas producidas por hongos, bacterias, virus y otras substancias tóxicas o extrañas para el organismo. El sistema inmunitario es capaz de detectar los antígenos y producir anticuerpos para destruirlos. Para cada antígeno el cuerpo produce un anticuerpo específico.

¿Cómo se obtiene la inmunidad adquirida?

La inmunidad adquirida se obtiene de una manera natural a través de la exposición a sustancias extrañas y mediante enfermedades. Además, este tipo de inmunidad puede adquirirse de manera artificial mediante las vacunas.

Muchas de las enfermedades, consideradas enfermedades infantiles, producen este tipo de inmunidad. Así, por ejemplo, cuando una persona enferma de sarampión desarrolla anticuerpos que son capaces de eliminar los posteriores ataques del virus que lo produce. Sin embargo, es posible que puedan darse complicaciones.

La vacuna contra esta enfermedad se realiza precisamente para desarrollar los anticuerpos necesarios para que las personas no enfermen cuando entran en contacto con el agente infeccioso. Otras enfermedades que generan inmunidad son la rubeola o el sarampión.

Otras enfermedades generan una inmunidad temporal, solamente válida para el tipo de microorganismo que la produjo. Dado que estos microorganismos tienen una gran capacidad de mutar, producen variedades que pueden atacar de nuevo al cuerpo e infectarlo de nuevo. Este es el caso de la gripe.

Una persona puede desarrollar inmunidad después de un episodio de enfermedad y tiene mucha más posibilidades de no caer enfermo, sin embargo, el virus de la gripe muta muy fácilmente de un año a otro y puede infectar fácilmente cuando vuelve a aparecer. Por este motivo la vacuna de la gripe sólo garantizan una protección durante una temporada.

¿Qué es la inmunidad pasiva?

Se podría hablar también de una barrera temporal. Es una inmunidad de corta duración que también se denomina inmunidad temporal, como la que proporciona la leche de la madre al bebé lactante.

Componentes del sistema inmunitario

Los principales agentes del sistema inmunitario son:

Glóbulos blancos o leucocitos: funciones y tipos

Los glóbulos blancos o leucocitos son las principales células defensivas. Existen dos tipos de leucocitos: los fagocitos y los linfocitos.

Características de los fagocitos

Los fagocitos son células encargadas de devorar los organismos extraños. Dentro de éstos, los más comunes son los granulocitos, formados por neutrófilos, basófilos y eosinófilos.

Los neutrófilos son los más abundantes y los que primero responden a la infección. Su función es la de fagocitar, es decir, se comen, a los organismos invasores eliminándoles. Cuando se produce una herida, el pus que se origina esta formado principalmente de neutrófilos.

Otros grupos de fagocitos son los monocitos y los macrófagos. Los macrófagos responden más lentamente que los neutrófilos, aunque son más grandes, viven más tiempo y son más capaces. Además, de eliminar a los invasores personalmente, los macrófagos alertan al resto del sistema inmune sobre elementos extraños en el organismo.

Los monocitos son los leucocitos más grandes. Su función es fagocitar los cuerpos extraños. Tienen poca duración dado que se convierten en macrófagos al cabo de unas 24 horas.

Finalmente, otro grupo importante de fagocitos son las células dendríticas. Al igual que el resto de fagocitos, son capaces de devorar a cualquier invasor. Además, pueden informar al resto del sistema inmune de la presencia de cuerpos extraños y purificar los líquidos orgánicos.

Características de los linfocitos

Los linfocitos son un tipo especial de leucocitos y constituyen las células del sistema inmune adquirido. Son células que se originan en la médula ósea pero se desplazan a diferentes partes del sistema linfático, como el bazo, el timo o los ganglios linfáticos.

Pueden ser células de dos tipos:

  • Linfocitos B: se encargan de reconocer que organismos son extraños y marcarlos para que el organismo puede eliminarlos.

  • Linfocitos T: además de reconocer organismos extraños, colaboran, junto con los fagocitos, en eliminarlos.

Funciones de los linfocitos B

Los linfocitos B son extremadamente útiles porque son los que producen anticuerpos, también llamados inmunoglobulinas. Los anticuerpos son proteínas que se enganchan a los antígenos y los reconocen como extraños al organismo.

Además, los linfocitos B, cuando entran en contacto con los antígenos, son capaces de crear una memoria de cada uno de ellos.

En la superficie de los linfocitos existen receptores capaces de reconocen los anticuerpos. Los receptores son muy especializados, dado que solamente pueden reconocer un solo antígeno. Existen, tantos receptores como antígenos. De esta manera, cuando alguno de estos antígenos memorizados vuelve a invadir de nuevo el organismo, se produce rápidamente una producción de anticuerpos que permitirá que el sistema defensivo actúe rápidamente.

La función de los anticuerpos no es eliminar los antígenos, sino reconocerlos e indicar a otros componentes que deben destruirlos. Los que ejercen esta función son los fagocitos, los linfocitos T y las proteínas del llamado grupo complemento.

Funciones de los linfocitos T

Los linfocitos T o células T pueden ser principalmente de dos tipos:

  • Linfocitos T cooperadores: su función principal de los linfocitos T cooperadores es activar los linfocitos B y las células asesinas naturales. Para ello son activadas por los receptores de su cubierta externa que reconocen la presencia de invasores a través de las marcas que estos dejan en la superficie de los fagocitos.

  • Linfocitos T "natural killers" (células asesinas naturales): Las células asesinas naturales son capaces de reconocer y eliminar células infectadas por virus y bacterias, así como células cancerosas.

Vacunas para producir anticuerpos

Podríamos decir que una vacuna, la de la gripe, por ejemplo, contiene virus de la gripe debilitados para que el organismo puede crear anticuerpos que reconozcan el virus de la gripe normal cuando éste penetre en el organismo.

La aplicación de vacunas responde precisamente a la creación de anticuerpos. Mediante las vacunación se introduce un organismo debilitado para que se creen anticuerpos. Este reconocimiento permitirá una rápida respuesta para que la infección pueda ser eliminada antes que progrese.

Sistema de complemento

El sistema complemento es un grupo de proteínas que también interviene en la eliminación de antígenos. Se encuentran en la sangre y actúan rápidamente cuando se produce una infección.

Su función consiste en producir inflamación en la zona (acumulando más sangre y, por lo tanto más células defensivas), llamar la atención de los macrófagos, rodearlos esperando que los fagocitos puedan devorarlos, o eliminarlos ellos personalmente.

Sistema linfático

Además de drenar los líquidos sobrantes del organismo, el sistema linfático constituye, el principal componente del sistema inmunitario. Los canales de circulación se conocen como vasos linfáticos y los nódulos o ampliaciones se llaman ganglios linfáticos. Los ganglios linfáticos tienen forma de guisante y se distribuyen formado racimos en ciertas partes del organismo, como axilas, el cuello o las ingles.

En los ganglios linfáticos se purifican los líquidos absorbidos. Además, en los ganglios linfáticos se almacenan los leucocitos. Cuando los microorganismos invaden la linfa, o cuando se reconocen en ella células anómalas u objetos extraños, los ganglios linfáticos producen mas linfocitos para ser capaces de combatir la infección o eliminar los objetos extraños.

sistema linfatico
Funciones del sistema linfático

Enfermedades o alteraciones del sistema inmune

Un sistema inmune fuerte es capaz de garantizar la inmunidad contra un gran número de enfermedades. Sin embargo, algunas veces se producen alteraciones en el sistema inmunológico.

Podemos distinguir 4 grupos de trastornos que afectan al sistema inmune:

  • Inmunodeficiencia

  • Autoinmunidad

  • Trastornos alérgicos

  • Cáncer inmunitario

enfermedades inmunitarias
Enfermedades inmunitarias

punto rojo Más información sobre inmunidad.

Otros artículos de interés

El material que aquí se trabaja tiene carácter informativo. En caso de duda, consúltese con el facultativo.
"Botanical-online" no se hace responsable de los perjuicios ocasionados por la automedicación.

Botanical-online es una página informativa que describe, entre otros temas, los usos tradicionales de las plantas desde un punto de vista terapéutico. Sus descripciones no sustituyen el consejo profesional. Botanical-online no se hace responsable de la automedicación y recomienda consultar con el facultativo.
Aceptar