Animales


 

 

 

 

Animales útiles y perjudiciales



EL CIEMPIÉS

 





 



Características del ciempiés


Nombre científico:
Scolopendra cingulata

 

 

Nombre común: Escolopendra

Inglés: Megarian Banded Centipede
Francés: Scolopendre méditerranéenne
Alemán: Europäischer Riesenläufer
Italiano: Scolopendra
Portugués: Centopeia
Orden: Scolopendromorfos
Familia:
Scolopéndridos

Características:

- Peso:

- Longitud: Entre 10 y 15 cm.

- Longevidad: Varios años.

- Hábitat: Bajo piedras y troncos de árboles caídos.

- Distribución: Sur de Europa (España, Francia, Italia, Grecia), norte de África.

- Costumbres: Especie nocturna, territorial y terrestre.

- Alimentación: Carnívora (Insectos: saltamontes, grillos, mariposas, polillas, arácnidos (arañas y escorpiones e incluso pequeños vertebrados, como crías de roedores o lagartijas).

- Reproducción: Puesta 20 o 30 huevos.
Incubación 1'5 meses.

- Enemigos: Insectos de gran tamaño, aves y mamíferos.



Foto de escolopendra
( Scolopendra cingulata )

Existen más de 3000 especies de ciempiés, 30 de las cuales son del género Scolopendra.
Aunque todos los ciempiés están agrupados bajo la clase Quilópodos.



Imprimir dibujo del ciempiés

Más dibujos para colorear


 


Más características del ciempiés



Sobre su aspecto físico:


La escolopendra más grande del mundo es la escolopendra gigante del Amazonas (Scolopendra gigantea) con 30 cm de longitud, que vive en el continente sudamericano y en América Central.
Sin embargo, las especies no tropicales son más pequeñas y no superan, normalmente los 15 cm de largo.

El color de la escolopendra Scolopendra cingulata varia entre el amarillo terrizo del individuo adulto al anaranjado vivo de los jóvenes.
Aunque existen especies de ciempiés con colores muy vistosos azules, rojos e incluso verdes y violetas.

Las escolopendras, así como las demás especies de ciempiés, son miriapódos. Esto significa que tienen el cuerpo dividido entre una pequeña cabeza y un largo cuerpo segmentado por anillos. Cada uno de estos anillos tiene un par de patas.
El cuerpo de un ciempiés puede contener de 15 a más de 200 segmentos, según la especie.
Las escolopendras tienen sus cuerpos divididos por unos 20 segmentos.

Los miriápodos, los ciempiés y los milpiés, son animales de origen muy antiguo. Ello explica la forma tan extraña de estas criaturas.

Como animales artrópodos que son, los ciempiés sufren varias mudas a lo largo de su vida y su exoesqueleto está compuesto por quitina.


Sobre su comportamiento:


Los ciempiés son animales hidrófilos, que les gusta mucha la humedad, y lucífugos, es decir, que se esconden de la luz.
Ello explica porque se esconden debajo de las piedras. De este modo, los ciempiés están en unas condiciones de humedad adecuadas y sin luz.

No obstante, los ciempiés no respiran directamente a través de la piel como las lombrices o los anfibios sino que tienen una respiración de tipo traqueal como la mayoría de artrópodos.


Sobre su alimentación:


Los ciempiés son animales depredadores, que cazan sobre todo insectos, arañas y escorpiones. Sin embargo, las escolopendras más grandes, como Scolopendra gigantea, pueden cazar animales mucho más grandes, como lagartos, sapos, pequeñas serpientes o ratones.
Mediante las piezas bucales de tipo masticador, los ciempiés trituran el alimento hasta comerse toda la presa.
Su agilidad y rapidez y su potente veneno hace a las escolopendras unas eficaces cazadoras.


Sobre su reproducción:

El macho es algo más pequeño que la hembra de escolopendra.

En los ciempiés no se da un apareamiento, sino que es de forma indirecta que los espermatozoides pasan del macho a la hembra mediante los espermatoforos.

La hembra, después de la puesta que efectúa en un pequeño resquicio del terreno, se coloca alrededor de los huevos para protegerlos de los depredadores.


Sobre los lugares en los que vive:

Los ciempiés viven en hábitats muy variados: desiertos, selvas, montañas, bosques, sabanas, humedales, etc. Incluso los medios urbanos son adecuados para estos animales y también se pueden encontrar en parques y jardines con plantas. Más aún, en las paredes de las casas de pueblo pueden vivir pequeños ciempiés.

Entre la hojarasca, debajo de la corteza de árboles, bajo las piedras y troncos de árboles podemos encontrar a estos animales.


Sobre los peligros que le amenazan:


La escolopendra es inmune a su propio veneno, por lo que la mordedura de otras escolopendras no les causa la muerte.

No obstante, estos animales son solitarios y no aceptan la presencia de otros individuos. A menudo, los ejemplares más grandes se comen a los más jóvenes cuando tienen la ocasión, puesto que el canibalismo es una práctica muy frecuente en esta especie.
Este aspecto se debe tener en cuento si queremos iniciar la cría de la escolopendra, dado que la posibilidad de huida es nula cuando son mantenidos estos animales en cautividad.


Sobre los problemas que causa:


Las escolopendras son animales venenosos que inoculan el veneno mediante sus patas más próximas a la cabeza.
Con el veneno que tienen estos animales (los miriápodos), atrapan a sus presas y se defienden de los depredadores. Las especies tropicales, de mayores tallas, pueden llegar a ser un problema para las personas y los animales domésticos.
El resto de ciempiés también tienen veneno pero son inofensivos para las personas dado su menor tamaño. El veneno sólo lo utilizan para cazar a sus presas o defenderse de pequeños animales.

Los ciempiés emigran hacia otros lugares cuando su lugar de residencia se encuentra demasiado seco o húmedo. Con estas migraciones pueden entrar en las casas y llegar a ser un problema para las personas.


- Ir a la Cría de la escolopendra

- Ver Diferencias entre el ciempiés y el milpiés

- Ir a la ficha del Milpiés

Más información sobre otros animales salvajes en el listado superior.


www.botanical-online.com



El mundo de la Naturaleza

©1999-2014 Botanical-online SL.Todos los derechos reservados. Política de uso

Diseño:

www.dibujosparapintar.com