PLANTAS DE INTERIOR

 

 

Cuidado de las plantas de interior





 

 

¿ CÓMO CUIDAR LAS PLANTAS DE INTERIOR?

 

Importancia de las plantas de interior

 

Las plantas de interior resultan muy importantes para nuestro hogar. En principio, las plantas de interior recrean un ambiente que empieza cada día a escasear más: el ambiente de la naturaleza. Cada vez nos falta más en nuestras vidas el verdor que nos proporcionan las plantas en el campo. Nuestras ciudades están más masificadas. Añoramos " Lo verde" en un paisaje donde el hormigón ha sustituido completamente la tierra y donde los tonos grises se imponen sobre el color de la clorofila. Disponer de un buen ejemplar en cualquier rincón de la casa es construir una parcela pequeña de vida.

Sin embargo el concepto de " masa verde decorativa" esta cada día siendo superado por otras perspectivas respecto a la importancia que las plantas juegan en el interior de las casas, oficinas, grandes almacenes, etc. Las plantas no solamente tienen un valor estético sino que pueden desempeñar otras funciones mucho más amplias. Frente a una visión exterior sobrecargada de vehículos y masificación, las plantas pueden actuar de pantalla, cambiando la visión de una ventana.

Colocadas en una entrada o delante de una pared, suavizan los ángulos y humanizan las dimensiones haciéndolas más asequibles al ojo humano. Convierten los largos y deshumanizados corredores en pasillos más humanizados. Se ha comprobado que el uso adecuado de plantas de interior proporciona sentimientos de seguridad a las personas que trabajan junto a ellas. Utilizadas adecuadamente en una oficina o empresa proporcionan bienestar a los trabajadores, por lo que inciden en el rendimiento en el trabajo y disminuyen el absentismo.

Absorben el dióxido de carbono, un gás tóxico para los humanos, y expulsan el oxígeno. Ayudan a mejorar las condiciones ambientales de los espacios interiores dado que son capaces de filtrar y purificar el aire, eliminando contaminantes perjudiciales que, de otra modo, quedan retenidos en los espacios cerrados y son absorbidos por las personas, pudiendoles producir enfermedades como el benceno o el formaldeheído a los que se les hace responsables de la aparición de muchas enfermedades, entre las que se encuentra el cáncer.

Mejoran las condiciones de humedad, reduciendo la electricidad estática, sobre todo en lugares de trabajo donde cada día existen campos eléctricos mayores que pueden ser responsables de mayor tensión, cansancio, dolores de cabeza, enfermedades musculares, etc. Reducen el ruído ambiental al absorber las ondas sonoras por lo que proporcionan ambientes para vivir o trabajar más silenciosos, agradables y saludables.


¿ Cómo seleccionar las plantas de interior?

 

Muchas son las especies de plantas de interior que podemos escoger para nuestro hogar u oficina. A la hora de comprar las plantas de interior tendríamos que tener en cuenta una serie de consejos:

- Escoger plantas libres de insectos plagas o enfermedades : Lo primero que debemos hacer es comprobar el estado de las plantas que queremos comprar. Debemos mirar adecuadamente que no presenten insectos o plagas. Para ellos miraremos bien toda la planta en detalle, especialmente la parte del enves de cada hoja donde suelen aparecer los primeros síntomas de alguna infección.

- Escoger plantas que no muestren signos de debilidad: Comprobaremos que las plantas presenten una forma adecuada, con las hojas bien frondosas y con un aspecto general compacto. Una planta demasiado achaparrada, alargada o rala es signo de que no se ha críado en las condiciones ambientales adecuadas o que no se le han proporcionado los nutrientes adecuados. Las plantas deben mostrar un aspecto sano, bien equilibrado, con las raíces perfectamente encajadas en la tierra. Estas deben tener un color claro y una buena distribución. Cuando las raices sobresalen por debajo o estan muy juntas quiere decir que la planta necesita trasplantarse. Es importante también tener en cuenta el aspecto de la tierra. Esta es mejor que este suelta, que presente una textura blanda y un buen grado de humedad. Una tierra demasiado apelmazada o reseca puede indicar que ha sido mál regada o que los nutrientes no esten equilibrados.

- Escoger plantas con el follaje en buenas condiciones: Miraremos adecuadamente las hojas y tendremos en cuenta que no presenten manchas oscuras o amarillas. Las hojas deben tener la forma y el tamaño equilibrados. No escogeremos aquellas que sean demasiado reconchas o demasiado larguiruchas. Los márgenes de la hojas deben presentar un buen estado de salud. Desecharemos aquellas plantas que presenten bordes resecos o con manchas marronosas o que presenten cortes o roturas. Escogeremos aquellas plantas que se nos presenten de una manera natural, sin productos abrillantadores de las hojas que disimulan en brillo natural de la planta y pueden enmascarar su autentido estado.

- Escoger especies que sean adecuadas a las condiciones de nuestro hogar u oficina: Solamente serán válidas aquellas plantas que sean capaces de adaptarse al lugar donde vamos a necesitarlas. Es mas difícil cambiar las condiciones ambientales de un interior para adaptarse a las condiciones de la planta que escoger aquellas plantas que sabemos que se adaptan a las condiciones particulares de un espacio cerrado.

- Más grande no significa que sea mejor: Una planta deberá cubrir las necesidades para el lugar donde se debe colocar. No es lo mismo situar una planta en un salón de 30 m2 que hacerlo en un pequeño estudio de 10 m2. Sin embargo el hecho de que compremos una planta más grande no nos indica que se vaya a adaptar mejor en nuestra casa. En todo caso si que será mucho más cara. Mas que mirar el tamaño hemos de tener en cuenta otra vez las condiciones de cultivo, la resistencia de la misma y la facilidad para el cultivo. Solamente con plantas muy delicadas y dificiles de aclimatar, como la camelia, el comprar un ejemplar más grande nos da más garantías de que pueda vivir en nuestra casa.

- Mas cara no significa que sea mejor: La plantas son más caras por diversos motivos. Todas las plantas son más caras cuando son más grandes. Un caso especial lo constituyen los cactus, que pueden ser extremadamente baratos cuando son pequeños o extremadamente caros cuando son grandes. Las plantas exóticas siempre son mucho más caras que las plantas autoctonas. Las plantas de temporada son las más baratas. Las plantas que están de moda son las más caras. Comprar una planta muy cara no significa que vaya a ser mejor que comprar una barata. Sin embargo, también tenemos que tener en cuenta que algunas plantas muy baratas son simplemente esquejes de otras plantas por lo que, algunas veces, no han enraízado adecuadamente y pueden morir al cabo de unos días de llevarlas a nuestro hogar. Con las plantas pequeñas hemos de tener en cuenta que esten perfectamente enraízadas. Ver crecer una planta pequeña es a veces más gratificante que cuidar de un ejemplar adulto.

- Escoger plantas con flores y hojas futuras: Si escogemos plantas de interior con flores, es mejor escoger aquellas que presenten más capullos que flores abiertas. Un ejemplar con todas las flores desarrolladas puede marchitarse al cabo de unos días, mientras que las plantas con flores a punto de abrirse nos garantiza flores futuras. En el caso de plantas de hoja verde es importante que, junto a las hojas bien desarrolladas y sanas, aparezcan brotes tiernes en fase de desarrollo, lo cual es indicio de que la planta presenta buen estado de salud.

 

El transporte de las plantas de interior.

 

Las plantas escogidas deben transportarse a casa. Debemos tener en cuenta que en este proceso pueden sufrir agresiones que pueden debilitar o incluso matar el ejemplar que hemos elegido para nuestro salón u recibidor.

Las plantas, durante el transporte, pueden sufrir en verano por un exceso de calor o en invierno por un exceso de frío. Normalmente transportamos nuestras plantas en coche. Durante los meses de calor los coches pueden convertirse en auténticos hornos y quemar una planta en muy pocos minutos.

Tendremos en cuenta que la temperatura ideal para la mayoría de las plantas de interior se situa entre los 15 y los 25 º C. Dentro de un vehículo cerrado y aparcado al sol se pueden alcanzar fácilmente temperaturas de 50 o 60 º C. Dejar una planta en el interior de un vehículo aparcado con las ventanillas cerradas puede destruir una planta rápidamente. Incluso con el vehículo circulando, la mayoría de los maleteros alcanzan altas temperaturas, porque a ellos no llega el aire acondicionado, por lo que es mejor no dejar las plantas en ellos. Las dejaremos en el habítaculo, procurando que la temperatura en el interior se ajuste a sus necesidades. Aún así evitaremos que el sol les de directamente puesto que las podría quemar.

Con temperaturas frías procuraremos no dejar tampoco las plantas en el maletero. Muchas plantas de interior sufren daños considerables cuando la temperatura baja de los 10 ºC , algo muy facil de alcanzar y superar en invierno dentro de un maletero. Es mejor dejar las plantas en el habitáculo, después de envolverlas adecuadamente con papel de periódico y situarlas en un lugar del habitacula donde la temperatura este por encima de los 15 ºC. Procuraremos no dejarlas enfrente de las toberas de calefacción pues el chorro directo de aire caliente las podría perjudicar.

 

Aclimatación de las plantas de interior.

 

Una vez compradas y transportadas, las plantas de interior deben adaptarse a las condiciones de nuestro hogar. La mayoría de las plantas de interior han crecido en invernaderos con unas condiciones de luz superiores a las que habitualmente disponemos en nuestros hogares, por ello las plantas de interior deben realizar una serie de cambios en sus hojas para aumentar la capacidad de absorción de la luz. Todo ello significa que las plantas durante las primeras semanas suelen sufrir un cierto estres hasta que se adaptan a las condiciones particulares de un espacio cerrado.

Para minimizar estos efectos es importante proporcionar a las plantas recien compradas unas condiciones de luz elevadas durante el mes o mes y medio posterior a la compra. Para ello deberemos situarlas en aquellos lugares de nuestra casa donde haya más luz, es decir junto a las ventanas o en miradores. Evitaremos dejarlas en un lugar donde les de directamente el sol porque las podría quemar.

Cuando llegue el buen tiempo, y pasado el periodo de aclimatación, las plantas de interior agradecen que sean sacadas al exterior para disfrutar de la bonanza primaveral. A la hora de dejarlas en nuestra terraza o jardín les procuraremos un lugar adecuado para que tengan tiempo a aclimatarse a las condiciones de luz en exterior. Para ello las colocaremos en un lugar con menos luz y progresivamente las iremos cambiando a otros lugares con mayor intensidad lumínica. Cuando llegan los primeros días de otoño, las plantas de interior deben volver a introducirse en la casa, por lo que de nuevo estableceremos un nuevo periodo de aclimatación en el que las colocaremos en el lugar más iluminado para ir poco a poco cambiandolas a lugares con menos luz hasta llegar a su emplazamiento definitivo.

 

Más información sobre las plantas de interior en el listado superior.



CONSULTA EL SIGNIFICADO DE LAS PALABRAS
BUSCA OTRAS ESPECIES DE PLANTAS


Copyright ©1999-2011 Botanical-online SL