Volver al índice del trabajo

 

 

9. CURIOSIDADES

Antiguamente la ortiga también era una planta para supersticiosos. Decían que era una planta que daba coraje y, en tiempo de los griegos, era símbolo de virilidad y se usaba como afrodisiaco.

También los médicos de entonces hacían servir un curioso método para predecir si un enfermo podía sobrevivir o no de la patología que padecía. El médico ponía ortigas en el líquido de la orina del enfermo y, si al cabo de 24 horas, la ortiga estaba seca el enfermo no tendría posibilidades de sobrevivir , pero, por el contrario, se mantenía verde, el enfermo sobreviviría.

Paracelso, un médico del siglo XVI, recomendaba recogerla cuando la luna se encuentra en Escorpión y traerla siempre encima para obtener valentía y audacia.

10 ¡ PRECAUCIÓN . CONTRAINDICACIONES !

Todo lado bueno tiene su malo. En este caso se trata de la toxicidad, y es que dicen que todos los excesos son malos.

No conviene abusar de esta planta porque, en algunos casos, puede ocasionar reacciones estomacales sobre todo en caso de cocer la ortiga con la raíz. Se trata de una especie que, dado que vive en zonas ricas en residuos orgánicos, tiende a acumular en sus tejidos grandes cantidades de nitratos, por lo cual, de no tomarse con moderación, puede resultar perjudicial.

En algunos casos, su ingestión ha producido reacciones cutáneas adversas, como la aparición de erupciones, problemas en la micción
( en el momento de orinar), diarreas y sudores. No es recomendable que sea utilizada por personas que padecen insuficiencia renal o cardíaca, excepto en prescripción médica o bajo control de un médico.

En infusión no se recomienda tomar más de 5 gramos de ortiga al día, en tintura se puede tomar hasta un máximo de 6 ml al día y si la tomamos en zumo unos 15 ml. En cualquiera de los casos habremos de separar estas dosis en tres veces al día.

Si se padece una patología grave, siempre habremos de recurrir a un médico y no automedicarnos pero, si es leve, las plantas medicinales son un muy buen remedio aun cuando hace falta pedir siempre la aprobación del médico, de un farmacéutico o de un homeopata sobre todo si se está tomando algún medicamento de cualquier clase y por cualquier motivo puesto que puede interaccionar con los principios activos provocando efectos secundarios nocivos.

La medicina general no reconoce los efectos curativos de las plantas medicinales por falta de pruebas científicas que lo demuestren puesto que las plantas medicinales no padecen los rigurosos exámenes y estudios a los cuales las medicinas convencionales y recetadas estan sujetas. De ahí que es aconsejable pedir la aprobación del médico sobre todo con los más susceptibles, es decir, niños, mujeres embarazadas o en periodo de lactancia personas mayores ... etc. Además es difícil de predecir la intensidad con la cual actúa cada planta y, al contener diferentes principios activos, puede tener más de un beneficio, pero también algún efecto secundario. En el caso de las medicinas convencionales, en cambio, están creadas pensando en los efectos que tiene que producir, con qué intensidad... etc

 

Volver al índice del trabajo

 


www.botanical-online.com
El Mundo de las Plantas

©1999-2014 Botanical-online SL.Todos los derechos reservados. Política de uso