Alimentación de la tortuga mediterránea

Dieta de la tortuga mediterránea

¿Qué come la tortuga mediterránea?

La tortuga mediterránea evita las plantas aromáticas, como el tomillo

Como la mayoría de tortugas terrestres, la tortuga mediterránea es un animal herbívoro.

Esta tortuga se alimenta de una gran variedad de plantas, pero tiene predilección por las gramíneas y las leguminosas. En cambio, rechaza las plantas aromáticas, como el romero, el tomillo o el espliego.

Hierbas que come la tortuga mediterránea

El diente de león es una de las plantas favoritas de la tortuga mediterránea junto con el plantago. También come habitualmente las amapolas y la achicoria del campo.

La tortuga mediterránea a lo largo de su área de distribución se alimenta de otras especies vegetales como las hojas más tiernas de la encina, las hojas tiernas y los frutos del madroño, el lentisco, el acebuche y las agujas de los pinos. La amapola es rechazada por la mayoría de animales herbívoros por su toxicidad, pero la tortuga mediterránea es inmune a ella.

La tortuga mediterránea come diferentes tipos de frutos

Esta tortuga tiene una gran capacidad para aprovechar cualquier fruto comestible que le permite que, cuando es mantenida en cautividad, pueda comer con normalidad todo tipo de fruta, como melocotones, albaricoques, cerezas, ciruelas, etc.

Esta tortuga puede comer carroña, caracoles y hasta heces

Foto de caracol de tierra. Los caracoles de tierra pueden formar parte de la dieta de esta tortuga

La dieta de esta tortuga es fundamentalmente vegetariana pero ocasionalmente puede comer alimentos de origen animal. Si tiene la ocasión, la tortuga mediterránea no rechaza los restos de algún animal muerto. Este reptil puede comer los conejos muertos de mixomatosis o de las palomas torcaces que no han estado recogidas por los cazadores.

Además de carroña, la tortuga mediterránea come invertebrados, como caracoles, siempre de forma complementaria a su dieta vegetariana. Los caracoles pequeños los ingiere enteros y excreta las conchas intactas. Las conchas de los caracoles grandes son digeridas por la tortuga y parece ser que son una fuente adicional de calcio para las hembras, necesario para la formación y puesta de huevos.

De forma anecdótica, se ha visto consumo de heces de vaca. Sin embargo, estas prácticas coprófagas parecen ser observadas también por otras tortugas de la misma familia que la tortuga mediterránea (testudinidae), como la tortuga leopardo o la tortuga sulcata. La ingestión de heces para los reptiles herbívoros cumple una doble función. Por un lado, les permite incorporar microorganismos para la digestión y fermentación de las plantas que consumen. Por otro lado, permite la incorporación de materiales semidigeridos por los animales carnívoros, como trozos de huesos, que son una importante fuente de minerales y otros nutrientes para las tortugas. Se conoce el caso de seguimientos de grupos de hienas por parte de tortugas leopardo para alimentarse de sus heces en Sudáfrica.

La tortuga mediterránea también se alimenta de setas

La tortuga mediterránea también tiene afición por las setas. Sobre todo antes de la hibernación, este reptil es cuando más cantidad de setas ingiere.

No se sabe el efecto que ciertas setas pueden producir en las tortugas y qué capacidad tienen de metabolizar sus tóxicos. Algunas tortugas americanas del género Terrapene son conocidas por su capacidad de digerir sin ser afectadas setas tóxicas y de almacenar sus toxinas en su cuerpo, lo que confiere un respecto razonable entre las comunidades indígenas que se alimentan de tortugas.

¿Por se debe cuidar la alimentación de una tortuga de tierra mantenida en cautividad?

La tortuga mediterránea, si se la mantiene en cautividad, tiene que proporcionársele una alimentación lo mas parecido posible a su dieta en estado natural.

En caso contrario, se corre el riesgo de que el animal tenga problemas de desnutrición, sobrealimentación, mala fecundación, mortalidad infantil, obesidad infantil, enfermedades infecciosas, etc.

¿Cuándo es importante vigilar con la alimentación de la tortuga mediterránea?

Foto de tortuga mediterránea (escondida en su caparazón). Durante los meses más tórridos del año este reptil puede permanecer aletargado

Entre abril y junio, la alimentación de la tortuga tiene una relevancia especial porque coincide en el momento en que este reptil sale de la hibernación y las necesidades energéticas aumentan exponencialmente, ya que hay un aumento de su actividad sexual. La correcta ovulación de la hembra depende directamente de una alimentación abundante y de calidad.

Este factor determina el número de huevos que la hembra va a poner y la cantidad de vitelo necesario para la formación de unas crías sanas y fuertes. La formación de los huevos implica un gasto en grasas y componentes esenciales para la hembra. Por ello, se debe tener un especial cuidado en la alimentación de las tortugas que se destinan a la reproducción.

Si la tortuga mediterránea dispone de alimentos suficientemente ricos en agua, la necesidad de beber no limita su supervivencia. Durante el verano, esta tortuga busca las zonas más húmedas, como los fondos de los valles porque en estos espacios puede encontrar plantas más tiernas y tiene la posibilidad de encontrar agua en charcos o torrentes.

Se la puede ver con la cabeza totalmente introducida dentro del agua para beber. Si se facilita el acceso al agua a una tortuga muy deshidratada puede llegar a ingerir el 15% de su peso corporal de una sola vez. Las tortugas jóvenes y las crías son más vulnerables a la deshidratación que los adultos.

* Información relacionada: Dónde vive la tortuga mediterránea / Costumbres de la tortuga mediterránea / Características de la tortuga mediterránea

Más información sobre las tortugas en el listado superior.

Editorial
Escrito por Editorial Equipo de Botanical-online encargado de la redacción de contenidos
Etiquetas:

Artículo actualizado el: 22 abril, 2019

Otros artículos de interés

El contenido de este artículo es informativo. Le recordamos que la comercialización y tenencia de las especies animales exóticas están sujetos a la legislación de cada país.