Lupus eritematoso

Causas y síntomas de lupus eritomatoso sistémico

LUPUS ERITEMATOSO SISTÉMICO

¿Qué es el lupus?

El lupus eritematoso sistémico es una enfermedad autoinmune que causa lesiones inflamatorias en algunos tejidos del cuerpo. Se denomina sistémica porque puede afectar a todos los órganos del organismo, como en la piel, riñones, articulaciones, pulmones, sistema cardiovascular, hígado o sistema nervioso.

Cúrcuma polvo y rizoma
Foto de cúrcuma: la cúrcuma es un remedio antiinflamatorio adecuado para ayudar a tratar el dolor y la artritis.

Causas de lupus

La enfermedad es producida por el propio sistema inmune. El sistema inmunitario de las personas con lupus, por razones desconocidas, ataca a las células del propio organismo, ya que las reconoce como si fuesen "intrusas" (antígenos).

Para eliminar estas células que no reconoce como propias, el sistema inmune produce una serie de anticuerpos, formando lo que se denomina inmunocomplejos. Éstos componentes provocan inflamación en el cuerpo.

Los inmunocomplejos viajan por la sangre y pueden acumularse en distintas partes del cuerpo, provocando lesiones y los síntomas de la enfermedad.

La gravedad de los síntomas varía con el tiempo, y pueden haber períodos sin síntomas, o épocas con molestias agudas (mucho dolor, erupciones en la piel, etc.).

El lupus no es una enfermedad mortal en la mayoría de los casos. Con un tratamiendo adecuado y seguimiento médico, más del 90% de los las personas que tienen lupus tienen una expectativa de vida normal.

¿Quién puede tener lupus?

El lupus puede aparecer a cualquier edad y en cualquier sexo, aunque afecta más frecuentemente a jóvenes, de edad entre 17 y 35 años.

  • La mayoría de pacientes de lupus son mujeres (90%), principalmente en edad fértil (de 15 a 44 años).

  • Se calcula que afecta a 7 de cada 100.000 personas al año. El lupus afecta 9 veces más a mujeres que a hombres.

¿Por qué se produce el lupus?

Las causas del lupus son desconocidas, pero se sospecha que están involucrados factores genéticos y ambientales:

Etiología de lupus
El lupus puede aparecer en todas las etapas de la vida, y afecta más a las mujeres

- Genéticas: se cree que existen factores genéticos que pueden predisponer a padecer lupus.

Sin embargo, la herencia genética no es un factor determinante para tener lupus. No existen tests que puedan dictar si una persona es susceptible al lupus o no, ya que se cree que hay más de un gen involucrado en esta enfermedad.

Las personas con antecedentes familiares de lupus pueden no tener lupus. Otras personas con los mismos antecedentes pueden tener lupus, por ejemplo, si existen factores desencadenantes.

- Factores desencadenantes: se trata de situaciones que pueden provocar brotes de lupus. Estos factores son:

  • Infecciones víricas

  • Exposición solar excesiva

  • Algunos medicamentos, como la hidralazina y la procainamida. En la mayoría de estos casos, los síntomas desaparecen con la interrupción del tratamiento.

Diagnóstico ¿Cómo sé que tengo lupus?

Los síntomas del lupus pueden ser muy diversos, en función de la persona y el tipo de lupus que presente. Las personas con lupus NO padecen todos los síntomas aquí descritos:

Síntomas generales de lupus

Síntomas locales:

- Artritis: articulaciones inflamadas y doloridas, en períodos transitorios. La artritis es el síntoma más común entre los pacientes de lupus (95%), que generalmente se acompaña de debilidad y fatiga. El dolor puede ser tan intenso que impide el movimiento de la articulación.

  • La artritis y la fatiga son los síntomas más comunes de lupus.

- Lesiones cutáneas: se presenta en el 70% de los pacientes, y se pueden manifiestar en forma de eritemas en el cuerpo, manchas en la piel, rash malar, enrojecimientos, ampollas, enfermedad de Raynaud, o quemaduras solares por fotosensibilidad. Suelen aparecer en las zonas del cuerpo más expuestas al sol (cara, cuello, escote, manos, brazos).

- Eritema en mariposa: lesión cutánea característica del lupus. Se produce el enrojecimiento de la nariz y mejillas, que recuerda a la forma de una mariposa con las alas abiertas.

dibujo eritema lupus mariposa
Dibujo eritema en mariposa característico de lupus

- Alopecia: la afectación del cuero cabelludo puede provocar la pérdida de cabello.

- Síntomas digestivos: sequedad de boca, falta de apetito, anorexia, náuseas, vómitos, diarrea, dolor de vientre, llagas en la boca y en el paladar, molestias esofágicas, gastritis o úlceras de estómago.

- Lesiones en el sistema nervioso: los síntomas pueden ser de origen nervioso (hormigueo en algunas zonas del cuerpo, debilidad, convulsiones, parálisis) o algunas veces psíquicos (depresión, cefalea, cambios de personalidad, confusión o psicosis).

- Afectaciones renales: glomerulonefritis (inflamación del riñón que desencadena hipertensión), exceso de proteínas en la orina (proteinuria, cilindruria), insuficiencia renal.

- Afectación pulmonar: es menos frecuente que las anteriores. Pueden inflamarse el tejido que envuelve los pulmones, causando pleuritis, tos, sensación de ahogo o dificultad al respirar.

- Sistema cardiovascular: mala circulación, trombosis, dedos azulados con el frío, problemas de coagulación de la sangre, anemia.

- Alteraciones del hígado: en el 30% de los pacientes se produce hepatomegalia.

- Ojos: ojos irritados, enrojecidos o secos.

- Otros síntomas: el lupus puede presentar síntomas muy diversos en función del tejido que esté afectado. Los anteriormente descritos suelen ser los más comunes.

Otros síntomas pueden ser: anemia, leucopenia, trombopenia, inflamación de los ganglios, tiroiditis autoinmune, dolor torácico, paniculitis, inflamación de los órganos torácicos (ascitis), vasculitis intestinal, fotosensibilidad, úlceras en la boca o en la nariz duraderas.

DIAGNÓSTICO DE LUPUS

Se ha establecido que para poder diagnositcar lupus, el paciente debe presentar al menos 4 de los siguientes 11 síntomas:

  • Eritema en mariposa

  • Erupción cutánea discoide

  • Fotosensibilidad

  • Úlceras en la piel

  • Artritis

  • Pleuritis (inflamación de la pleura, que es la piel que recubre los pulmones)

  • Alteraciones renales tales como aumento de proteínas en la orina, presencia de cilindros en la orina o nefritis.

  • Anemia o leucopenia

  • Convulsiones o psicosis

  • Presencia en la sangre de un tipo de anticuerpo (anti-ADN).

  • Presencia de anticuerpos antinucleares.

Diagnóstico de lupus

Se trata de una enfermedad difícil de diagnosticar por los siguientes motivos:

- "Gran imitadora": se llama también así porque sus síntomas son similares a los de otras enfermedades como artritis reumatoide o esclerosis múltiple.

- Los síntomas son muy diversos, evolucionan con el tiempo y algunos pueden desaparecer. Puede tardar tiempo en desarrollar los suficientes síntomas como para indicar la presencia de una enfermedad multisistémica.

dieta lupus grasas buenas antiinflamatorias
Fuentes de omega 3: este tipo de grasa ayuda a reducir la inflamación del cuerpo

Tests para el diagnóstico de lupus

Debido a su complejidad, son necesarios diferentes tests y pruebas para determinar que es lupus. Las pruebas médicas más determinantes para el lupus son:

o Test ANA (anticuerpos anti-nucleares): el 95% de las personas con lupus san positivo al test ANA, aunque puede indicar otras enfermedades autoinmunes como Síndrome de Sjögren, mononucleosis, reuma, etc. Se trata de un análisis de sangre que busca componentes inmunitarios que atacan el núcleo de las células.

o Biopsia de riñón: consiste en analizar el tejido de los riñones para determinar si hay inflamación del riñón (nefritis) y daño producido por el lupus.

Tratamiento de lupus

El lupus se trata con pautas generales y mediante fármacos:

Pautas generales para el lupus:

  • Estilo de vida tranquilo: los factores estresantes pueden agravar los síntomas de la enfermedad. Se recomienda descansar un poco más de lo que es habitual, y evitar situaciones que generen nerviosismo.

  • Reposo: el reposo es necesario para atenuar los síntomas de la enfermedad. Se recomienda que las personas con lupus duerman entre 10 y 11 horas diarias, y que hagan una pequeña siesta durante el día. Actividades relajantes como cursos de yoga también pueden ayudar a tratar el lupus.

  • Evitar la exposición solar excesiva: la exposición a los rayos ultravioletas, como tomar el sol, pueden desencadenar brotes de la enfermedad. Las personas con lupus deben protegerse del sol y evitar estar directamente expuestos durante horas.

  • Seguimiento médico periódico: especialmente si quiere quedarse embarazada, el control médico debe ser estricto.

  • Alimentación: no existe una alimentación para remediar el lupus, pero sí pueden aportarse a través de la dieta los nutrientes que ayuden a mejorar los síntomas de la enfermedad, o que eviten brotes de la misma.

Alimentos recomendados y no recomendados para el lupus
Lista de alimentos recomendados y no recomendados para el lupus

Tratamientos con fármacos:

Los tratamientos farmacológicos para el lupus varían en función del paciente y los síntomas que presente. Solamente su médico le puede recetar su medicación. Consulte siempre al médico antes de tomar fármacos nuevos o suplementos nutricionales.

  • Antiinflamatorios no esteroideos (AINES): pueden recetarse para tratar la fiebre, la inflamación y el dolor muscular y articular leve. Se utilizan los antiinflamatorios como el ácido acetilsalicílico (Aspirina).

  • Antipalúdicos: se utilizan para tratar erupciones cutáneas y como coadyuvante de algunos tratamientos con fármacos.

  • Corticoides: se recetan en diferentes dosis según el grado de sintomatología y bajo el criterio médico. Si se toman estos fármacos, se debe tener presente que la dieta debe ser rica en calcio. Los corticoides pueden dañar la salud de los huesos. (Más información)

  • Inmunodepresores: solamente se utilizan en determinados casos de lupus con el sistema inmunitario hiperreactivo.

punto rojo Más información sobre lupus

Otros artículos de interés

El material que aquí se trabaja tiene carácter informativo. En caso de duda, consúltese con el facultativo.
"Botanical-online" no se hace responsable de los perjuicios ocasionados por la automedicación.